La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, manifestó hoy que la utilización de fuentes alternativas es la mejor forma de llevar a cabo una gestión óptima de los recursos hídricos, entre las que destacó la desalinización y la reutilización.

La ministra Espinosa se expresó de este modo en el discurso de apertura de la nueva y última semana temática de la Tribuna del Agua en la Muestra, que versa sobre “Nuevas Fuentes de Agua: Reutilización y Desalación”.

Elena Espinosa hizo especial mención a “la obligación de optimizar un recurso, sobre el que cada día hay mayor presión y mayor competencia de los usuarios, lo cual nos obliga a una gestión eficaz e integral del mismo, para mejorar la eficiencia de las infraestructuras y a cuidar su calidad”.

En este sentido, Espinosa anunció que el Gobierno “tiene como reto para 2015 invertir 19.500 millones de euros” para desarrollar tecnologías para la desalación y la reutilización del agua, técnicas que, según matizó, “se pusieron en marcha en la pasada legislatura y han servido para combatir la sequía y reducir costes energéticos”.

En cuanto al reciclaje de aguas residuales, Espinosa señaló que “no es sólo una fuente alternativa de recursos, sino también una actuación que permite incrementar la eficiencia en la gestión integral del agua, aumentando los usos del recurso ya utilizado”.

“La reutilización del agua puede, además, sustituir usos que no requieran una calidad superior del agua”, agregó Espinosa. Sin embargo, la ministra vaticinó que, gracias a la investigación tecnológica en depuradoras, pronto se podrán alcanzar niveles de calidad óptimos para cualquier uso del agua.

PLAN DE REUTILIZACIÓN DE AGUAS

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino recordó que, tras la aprobación el pasado diciembre del Real Decreto que establecía un régimen jurídico de reutilización de aguas depuradas, el Ejecutivo está poniendo en marcha un Plan Nacional de Reutilización de Aguas.

Para Espinosa, “este plan promoverá la cultura del aprovechamiento integral y óptimo de los recursos y contribuirá a aportar otros nuevos sin tener que detraerlos del medio ambiente”.

Asimismo, Espinosa sentenció que el Plan de Reutilización de Aguas “garantizará la calidad y la seguridad en la utilización de este recursos, sea cual sea”.

Según indicó Espinosa, “en un principio, a través del reciclaje de aguas residuales se obtendrán 450 hectómetros cúbicos de agua, pero en poco tiempo esa cantidad se incrementará considerablemente”.

El plan se presentará lo antes posible a las empresas, pero antes, advirtió la ministra en un encuentro que mantuvo posteriormente con los medios, el gobierno tiene que consensuar qué usos se dará a las aguas que salen de las depuradoras con todas las administraciones.

La ministra explicó que este plan hay que entenderlo como “infraestructura complementaria”, porque depende de los usos. Por ejemplo, aclaró que “en caso de utilización agrícola, el agua puede usarse tal y como sale de las depuradoras, pero para otros usos quizá el agua deba pasar por otros filtros para aumentar su calidad”.

En este sentido, la ministra apuntó que el uso mayoritario de las aguas depuradas que están desarrollando es el de limpieza de las calles y riego de zonas verdes.

Respecto a los plazos en los que entrará en vigor el plan, la ministra no quiso aventurar fechas, ya que, según comentó, “el Gobierno no tiene problema en ponerlo en marcha a corto plazo, pero primero ha de ponerse de acuerdo con otras Administraciones”.

“Hay administraciones autonómicas que piden que se ponga en marcha en 2012, pero hay otras que no quieren que entre en vigor hasta 2015”, aclaró la ministra Espinosa.

DESALINIZACIÓN

La otra tecnología que sacó la ministra a la palestra fue la desalinización de agua del mar, “una técnica segura y viable, que se está configurando como un elemento estratégico con el que afrontar la escasez de recursos hídricos en muchas zonas del planeta”, apostilló.

La ministra rememoró que antes de 2004 en España penas existían plantas desaladoras en funcionamiento, pero a partir de esa fecha se pusieron en marcha ocho desaladoras, que generaban 280 hectómetros cúbicos anuales.

Asimismo, la ministra adelantó que en este año está prevista la construcción de 12 plantas más, que producirán 700 hectómetros cúbicos por año.

Espinosa recalcó la importancia de esta tecnología, ya que, según apuntó, “esos hectómetros cúbicos se producen siempre, llueva o no, por lo que son especialmente significativas en lugares áridos del país como el Sureste peninsular, Ceuta y Melilla”.

“Con la creación de las 12 nuevas desaladoras, España se situará a la cabeza de esta tecnología en el terreno internacional, gracias al intercambio de experiencias y la coordinación en I+D+I de las empresas de este país”, concluyó Espinosa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de