Para Adrián Baltanás, director general de ASAGUA, el objetivo de este foro es reforzar el compromiso de las empresas participantes con el proyecto de consolidación del sector español del agua como un sector dinámico y competitivo en el mercado nacional e internacional, que suponga una contribución al crecimiento económico y a la generación de empleo. En resumen, que España se constituya como referente mundial en el sector del agua.

En palabras del director general de ASAGUA, “las empresas españolas de tecnologías del agua hemos de consolidar nuestra posición como referente mundial, para lo que es preciso avanzar en los requisitos que un proyecto de esta naturaleza demanda, empezando por el conocimiento mutuo de las empresas, que encuentros como el de hoy permiten mejorar”.

El país precisa de inversiones en agua

Para Baltanás hay tres requisitos importantes, la inversión, la innovación y la internacionalización del sector.

Según ASAGUA, a pesar de las exigencias de contención del déficit público, España tiene que seguir invirtiendo en infraestructuras hidráulicas y tiene que explotarlas adecuadamente. Por tanto, los escasos recursos de que dispongan las tres Administraciones públicas –central, autonómica y local- tienen que completarse con la financiación privada.

Para ASAGUA se trata de un tema crucial, que exige superar y mejorar la escasa experiencia del sector del agua en esta materia y hacer todo el esfuerzo necesario para alcanzar acuerdos entre el Ministerio y el resto de Administraciones sobre la gestión del contrato de concesión específico de cada infraestructura.

Innovación tecnológica

Otro requisito básico del sector del agua, según Adrián Baltanás, es mejorar su competitividad gracias a la innovación tecnológica. Aunque el sector ha avanzado, todavía no se ha logrado un convencimiento general por parte de las empresas de la necesidad real de invertir en I+D+i para ganar posiciones en el mercado. Para ello se precisa también que se mantengan los programas de apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación, y que las cláusulas de las licitaciones de infraestructuras promuevan eficazmente las mejoras tecnológicas, tomando en consideración también que éstas pueden suponer a veces mayor coste de inversión pero siempre son más ventajosas económicamente por la reducción de los costes de explotación.

La internacionalización del sector

El tercer requisito es profundizar en la internacionalización del sector, en lo que sin duda se ha avanzado bastante a pesar de la dura competencia existente, pero no se ha logrado todavía poner totalmente en valor la experiencia y conocimiento de España en la gestión del agua y de las infraestructuras hidráulicas.

El apoyo de la Administración a las empresas en esta materia es esencial, mediante una fuerte coordinación entre el Ministerio de Medio Ambiente y el de Comercio para el establecimiento de convenios bilaterales con los países de mayor demanda y la organización de eventos de todo tipo que pongan de manifiesto las capacidades institucionales y empresariales del sector español.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de