Las nuevas soluciones para resolver el déficit hídrico de la cuenca del Segura se estudiarán “a largo plazo”, según manifestó ayer la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, tras su reunión de hora y media con el presidente murciano Ramón Luis Valcárcel. En el primer encuentro entre ambos, la ministra reconoció “los esfuerzos” de Murcia para modernizar los regadíos y hacer el mejor provecho del agua, a pesar de los cuales admitió que la región “tiene un déficit” de caudales para la población y la agricultura.

El presidente Valcárcel, por su parte, quiso dejar claro que el trasvase Tajo-Segura “es irrenunciable” y debe seguir abierto hasta el año 2055, dado que se planteó para estar funcionando durante 75 años. Para ello le hizo entrega a la ministra de un amplio informe jurídico que avala la postura de la cuenca del Segura.

La propuesta del Gobierno murciano de construir una segunda toma para captar caudales en el Tajo-Medio también fue expuesta a la ministra; así como el posible aprovechamiento de caudales del Ródano, para lo cual el Ejecutivo de Valcárcel ha encargado un estudio técnico y económico. En la reunión estuvieron presentes el consejero murciano de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, y la directora general del Agua del Ministerio, Marta Moren. No así el secretario de Estado de Agua, Josep Puxeu, que tenía otros compromisos, según explicaron.

Discrepancias

Espinosa mantuvo en rueda de prensa la versión oficial, recordando que, a día de hoy, su departamento sólo tiene encargado un estudio de viabilidad del Ródano a Cataluña. Con el mismo perfil oficial, manifestó que sobre este proyecto no se habló durante la reunión “ni medio minuto” y aún menos sobre una nueva infraestructura en el Tajo-Medio. Precisó sobre este último que, simplemente “se citó” en la conversación sin que fuera el momento ni el lugar para discutir dicho proyecto, informa Europa Press.

Valcárcel, sin embargo, agradeció que Elena Espinosa escuchara las propuestas del Gobierno de Murcia “para quitar presión al Tajo” creando un nuevo trasvase desde el Tajo-Medio y otro desde el Ródano francés.

Elena Espinosa señaló que en el Ministerio son “conscientes de la necesidad de llegar a un pacto del agua que tendrá como base estudios sobre cada cuenca para solucionar a medio y largo plazo las necesidades de agua de las zonas de España deficitarias, siempre consensuado con todos los agentes implicados”, resaltó Espinosa, quien destacó la “voluntad política” por ambas partes para poner remedio a los déficits hídricos haciendo uso de todos los instrumentos que ofrece la tecnología.

Sobre el informe jurídico en defensa del trasvase, Espinosa señaló que lo enviará a la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados donde se debate el Estatuto de Castilla-La Mancha al considerar que es competencia de esta institución su evaluación.

El presidente Ramón Luis Valcárcel, por su parte, puso de relieve la buena disposición de la titular de Medio Ambiente, “que comprende que la cuenca del Segura es estructuralmente deficitaria y requiere, por lo tanto, los máximos esfuerzos de todas las administraciones. Estamos dispuestos a colaborar, a tendernos una mano, porque Elena Espinosa no nos defraudó cuando era ministra de Agricultura y esperamos que no nos defraude ahora”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de