Día Mundial del Agua 2017

Llamamos aguas residuales a las procedentes de los municipios tras haber sido utilizadas en las actividades cotidianas de una población, incluyendo el desarrollo de actividades industriales y agrícolas. El proceso que se encarga de transportar el agua y asegurar su calidad antes de que esta sea devuelta a los ríos es el que conocemos como saneamiento

La gestión del saneamiento abarca el transporte de las aguas residuales a través de las redes de drenaje urbano a las estaciones depuradoras de aguas residuales, la posterior depuración de estas, su devolución al cauce de los ríos en condiciones óptimas y la regeneración de parte del agua depurada para su utilización en la limpieza de calles y el riego de parques y jardines públicos.

Para ello, resulta necesario que las ciudades cuenten con sistemas de redes de drenaje urbano, colectores y emisarios, estaciones de bombeo de aguas residuales, tanques de tormenta y estaciones depuradoras de aguas residuales. El principal objetivo del drenaje urbano es la recogida de las aguas residuales domésticas, industriales y de escorrentia. A través de estas redes, las aguas residuales viajan hasta los colectores y emisarios que las conducen hasta las estaciones depuradoras de aguas residuales, o en caso de que las condiciones meteorológicas lo requieran, hasta los tanques de tormenta.

Con motivo del aumento del volumen de agua residual que provocan las épocas de lluvia, para garantizar que la capacidad de las diferentes estaciones de depuración de aguas residuales no se vea sobrepasada, las ciudades deben de utilizar los tanques de tormenta, que son capaces de almacenar más de un hectómetro cúbico de las primeras aguas de lluvia, las más contaminantes.    

Las empresas responsables tienen que disponer diversas estaciones de bombeo de aguas residuales cuyo cometido es el transporte, mediante elevación del agua residual en aquellos casos en los que no sea posible realizarlo hasta las estaciones depuradoras mediante gravedad. También deben contar con numerosas estaciones de depuración de aguas residuales, donde tiene lugar el proceso de depuración cuyo objetivo principal es el de eliminar los residuos y las sustancias orgánicas que contienen las aguas residuales para que estas puedan ser devueltas a los ríos en las mejores condiciones, de manera que no se vean alteradas las características medioambientales de estos.   

A grandes rasgos, el proceso de depuración consta de 3 fases principales:

  • Pretratamiento: Consistente en la eliminación por tamaño y mediante desgaste de los cuerpos voluminosos que llegan desde los colectores de aguas residuales.
  • Tratamiento primario: Donde se reducen los sólidos en suspensión.
  • Tratamiento secundario: Cuyo objetivo principal es la eliminación de la materia orgánica mediante procesos biológicos.

Para completar el proceso, estas plantas están dotadas de instalaciones para el tratamiento de los fangos que se producen en el proceso de depuración de agua. El tratamiento de estos fangos permite su posterior utilización en usos agrícolas, o si la instalación dispone de digestión anaerobia pueden incluso ser utilizadas para la cogeneración de energía eléctrica mediante biogas.  

  



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de