El Servicio Municipal de Playas del Ayuntamiento de Málaga intervino ayer en las zonas de San Andrés y La Misericordia ante la detección de un vertido de origen desconocido, que puso en conocimiento de la Subdelegación del Gobierno y la Delegación de Gobierno andaluz.

Según indicaron en un comunicado, se inició el protocolo establecido para estos casos y se desplegó la bandera roja en ambas playas, ante la presencia en el agua y en el rebalaje de sustancias bituminosas y residuos alquitranados de procedencia marítima.

De este modo, simultáneamente, los tres barcos de recogida de residuos sólidos flotantes comenzaron a retirar estos elementos del agua y los operarios municipales recogieron muestras tanto del agua como de la arena de la playa, que han sido enviadas al laboratorio municipal para determinar su composición.

Finalmente, con la intención de restablecer la normalidad en la playa y facilitar su disfrute, durante esta tarde los operarios de la empresa de limpieza Limasa están retirando los residuos de alquitrán que han llegado a la costa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de