En él, los Estados miembros ponen a disposición del plan sus medios de control e inspección, tanto humanos como materiales, con el objetivo de llevar a cabo una vigilancia e inspección conjunta de las actividades de pesca tanto en mar como en tierra. Todas estas actividades se coordinan por un equipo de coordinadores nacionales desde la sede de la ACCP.

El plan reúne a la Comisión Europea, los Estados miembros y la ACCP y cuenta con los recursos de siete Estados miembros implicados en la pesquería –Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta, España, y Portugal- así como con el buque de inspección de la Unión Europea fletado por la Agencia Comunitaria de Control de la Pesca. El plan cubre todas las fases de la cadena de mercado. La inspección y la vigilancia en el mar se llevan a cabo en aguas comunitarias e internacionales y se aplica tanto a barcos comunitarios como no comunitarios.

Antes del primer Plan de Despliegue Conjunto en 2008, las actividades de control, inspección y vigilancia se llevaban a cabo por separado por cada Estado miembro implicado, por lo que no estaban ni bien coordinadas ni distribuidas por las diferentes flotas pescando atún rojo. Desde entonces, ha habido tres planes de despliegue conjunto en el Mediterráneo, con resultados muy positivos. En ellos, inspectores nacionales de los Estados miembros implicados en la pesquería están de servicio durante toda la campaña de control. Este año, la ACCP participará con su nuevo buque de inspección, el Tyr, que, junto con los medios de los Estados miembros, mejorarán las actividades de inspección en el área. La Unión Europea ofrece este barco para mejorar la cooperación con otros estados del Mediterráneo implicados en la pesquería del atún rojo.

ACCP movilizaron 22 buques

Las actividades conjuntas de control, inspección y vigilancia que se llevan a cabo bajo el Plan de Despliegue Conjunto se coordinan por un Grupo Técnico de Despliegue Conjunto (TJDG en sus siglas en inglés) que consiste en coordinadores nacionales con sede en la ACCP en Vigo desde el 1 de mayo de 2011 y que permanecerán operativos hasta finales de noviembre. Este grupo decide sobre la estrategia general de inspección y vigilancia y hace recomendaciones sobre las actividades de control, inspección y vigilancia de los medios nacionales y europeos  basándose en los datos que se recogen a diario y la información recibida por las autoridades nacionales de control y la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA), y en concreto en los datos SLB (sistema de localización de buques, que es un sistema de control satélite) y la información sobre las capturas.

En 2011, los Estados miembros y la ACCP movilizaron 22 buques y 9 medios de patrullaje aéreos para asegurar que el plan de recuperación del atún rojo se respetase. En total, hay planeados  232 de actividad en el mar, 150 días de actividades en tierra y 198 vuelos.

Temporada de pesca de 2011

En su reunión anual (en París, en noviembre de 2010), la CICAA adoptó una recomendación enmendando el plan de recuperación, con un enfoque especial reforzando las provisiones sobre la las operaciones de transferencia y en las jaulas. La Unión Europea se compromete a implementar nuevas previsiones a lo largo de la temporada de pesca de 2011. Estas previsiones incluyen pruebas sobre una metodología mejor para determinar las cantidades transferidas a jaulas donde de atún rojo.

"El Plan de Despliegue Conjunto asegura un control uniforme y efectivo de todos los buques de pesca (de la Unión Europea y de terceros países) que participan en la pesca del atún rojo en el Mediterráneo. También ha sido muy exitoso en coordinar la cooperación entre los servicios nacionales implicados en el control, la inspección y la vigilancia. Como resultado, el control de la pesquería de atún rojo ha sido efectivo, y este año, con la aplicación anticipada de las reglas de la ACCP, probaremos métodos de control mejorados para el futuro" ha dicho Harm Koster, Director Ejecutivo de la ACCP



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de