Así lo anunció ayer el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), después de que los representantes de 127 países reunidos en Ginebra acordaran esa medida.

Con esta decisión, el endosulfán se convertirá en el número 21 de la lista de contaminantes orgánicos prohibidos.

Varios estudios científicos demostraron que el pesticida tiene efectos altamente tóxicos en el organismo humano cuando se inhala o se tiene contacto dérmico.

Pese a lo dañino de este producto, su uso en la agricultura es muy socorrido en cultivos como el algodón, tomate, café, tabaco y manzana, entre otros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de