Ballesta aseguró que el fin último de este proyecto de colaboración, denominado "LivinBio", entre la Administración y el sector empresarial es diseñar actuaciones dirigidas a posicionar a la Región de Murcia como referente en el ámbito de la producción ecológica "ayudando a las empresas a encontrar los mercados más adecuados y facilitando los recursos disponibles para impulsar la innovación en sus procesos productivos, y todo ello a través de una de nuestras mejores herramientas, como es el Instituto de Fomento".

Para conseguir estos fines, está previsto diseñar acciones que promuevan el consumo y la comercialización de los productos ecológicos, así como reforzar la imagen del sector a través de medios digitales, ofrecer formación en planificación, internacionalización e innovación.

El consejero afirmó que la apuesta por este sector es fundamental "si queremos que la Región siga siendo líder en exportaciones agroalimentarias y si queremos afianzar mercados europeos como los de Alemania, Reino Unido, Francia y Dinamarca, donde cada vez hay una mayor demanda de productos a precios equitativos.

En este sentido, las cifras de negocio apuntan al crecimiento económico del sector. En 2000 había 400.000 hectáreas, cuyo valor de producción comercializada fue de unos 120 millones de euros, mientras que una década después el número de hectáreas superó las 1.650.000 y 700 millones de euros en ventas. Por tanto, la velocidad de crecimiento de la agricultura ecológica se multiplicó por cinco entre los años 2000 y 2010.

Los datos de 2011 indican que el sector en la Región de Murcia logró 200 millones de euros en facturación. El 90% se exporta, siendo los principales destinos Alemania, Reino Unido, Francia, Dinamarca y Suiza, aunque el vino y el aceite también se exportan a Estados Unidos, Japón y la República de Corea.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de