El rápido crecimiento en la demanda de productos agrícolas, como consecuencia del incremento de la población mundial, ha puesto a la agricultura en el epicentro de la atención pública. La respuesta del campo ha sido hasta ahora demasiado lenta y desde hace años científicos, empresas e investigadores vienen estudiando cómo avanzar en el objetivo de incrementar la productividad de las explotaciones agrícolas reduciendo al mismo tiempo su impacto medioambiental. Máxime cuando se conoce que estas explotaciones están lejos, muy lejos, de su potencial genético, es decir de la máxima producción que podría obtenerse de cada planta en condiciones óptimas. Así, por ejemplo, se estima que podría alcanzarse una producción de 70kg/m2 si llegáramos al potencial genético del tomate, cuando los mejores agricultores logran 12 kg/m2 (excepcionalmente se pueden obtener 20-25 kg/m2) y la mayoría consiguen entre 1-3 kg/m2. Pues bien, ese viejo sueño de incrementar las cosechas, acercándolas más a la producción máxima programada genéticamente en las plantas, es hoy algo más menos quimérico y más cercano, gracias a un desarrollo tecnológico que ha sido presentado en Almería por la multinacional de equipos de riego NaanDanJain, y que es fruto de quince años de I+D y experimentación en diferentes cultivos y en áreas geográficas muy diferentes.

Concretamente, la implementación del sistema AgroNaan permite el aumento de la producción entre un 10-20%, la reducción de hasta el 65% en el consumo de agua y hasta un 75% en el consumo de  fertilizantes y genera un ahorro energético, con el consiguiente ahorro de costes y beneficio medioambiental. En resumen, mayor productividad con menos gastos y menos impacto en el entorno, y todo ello gracias a esta nueva tecnología que funciona de manera autónoma, bajo la supervisión del agricultor, y que a través de una serie de sensores y de un análisis continuo de varios parámetros agronómicos en el entorno más próximo de la planta permite automatizar los procesos de riego y fertilización con unos resultados óptimos contrastados.

En unas jornadas ofrecidas hoy por NaanDanJain y dirigidas a técnicos y agricultores, Eitan Israelí, científico que ha diseñado la nueva tecnología, Gabriel Camhi, vicepresidente responsable de desarrollo de negocios de la multinacional, y Jaume Guardia, Director de marketing y desarrollo de negocios de Naan Dan Jain Iberica, han detallado el funcionamiento de esta tecnología, explicando el mecanismo a través del cual logra optimizar los resultados de las explotaciones. El oxígeno disponible es el factor más importante para el crecimiento óptimo de una planta, y consiste en la cantidad de oxígeno disuelto en agua que la raíz de una planta puede absorber según una serie de factores como la temperatura, la salinidad o la acidez. AgroNaan es el único sistema que calcula el nivel de oxígeno disponible que demanda la planta en cada momento y que controla el riego y la fertilización para mantener constante ese nivel de oxígeno, “de forma que la planta pueda tener un desarrollo adecuado y sin emplear más recursos (de agua, fertilizantes y eléctricos) de los que son necesarios”, ha explicado el diseñador de esta nueva tecnología.

El trabajo de investigación y experimentación desarrollado para el lanzamiento de esta innovación tecnológica de última generación ha tenido un destacada participación española, pues durante el último año los equipos han sido probados en unos invernaderos de El Ejido, con un resultado que se puede resumir en esta frase: “es tan destacable el descenso en el consumo de agua y especialmente de fertilizantes que parece imposible”. Así lo ha explicado Antonio López, propietario de los invernaderos de Riegos Ejido donde se han usado durante un año los nuevos sistemas, quien ha contado su experiencia durante las jornadas y ha destacado la mejora que supone esta nueva tecnología con respecto a los sistemas de gestión de riego convencionales.

Unas mejoras que Pedro Stratijevsky, director de NaanDanJain Ibérica, filial para la Península Ibérica de la multinacional de equipos de riego, ha resumido de la siguiente forma: “de lo que estamos hablando, en suma, es de desarrollo sostenible, de una agricultura mucho más ecoeficiente, más sostenible en un sentido amplio, económico, social y medioambiental”.
 
NaanDanJain Ibérica espera vender en el mercado de la Península Ibérica en los próximos meses las primeras unidades de equipos AgroNaan, lo que podría representar un ahorro muy significativo en el consumo de agua y de fertilizantes, un ahorro importante de la factura eléctrica para los agricultores y a escala más global una caída de la contaminación del suelo y las aguas. Según ha explicado el director de Desarrollo de Mercado de NaanDanJain Ibérica, Jaume Guardia, la nueva tecnología es aplicable a todo tipo de explotaciones y cultivos, aunque las mayores ventas se esperan en cultivos de invernadero y plantaciones jóvenes y en las áreas geográficas del sur de la Península.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de