La utilización de los gases en sectores como la industria alimentaria o para el tratamiento de las aguas residuales se ha convertido en algo habitual que proporciona soluciones para aplicaciones muy diversas.

Según explicaron diversos especialistas de Carburos Metálicos en un seminario celebrado en Madrid, dentro del sector de la alimentación, los gases, que están considerados ingredientes o aditivos alimentarios y que deben cumplir con las especificaciones exigidas por la Legislación Alimentaria, permiten mejorar la calidad y conservar los alimentos perecederos.

Envasado en EAP

Para la conservación de los alimentos, el Envasado en Atmósfera Protectora consiste en sustituir el aire por una atmósfera o mezcla de gases adecuada para mejorar la conservación y/o presentación del alimento. Según explicó Luis Romero, Especialista en la aplicación de envasado en atmósfera de Carburos Metálicos, el envasado en EAP se realiza combinando el dióxido de carbono, con el oxígeno y el nitrógeno.

Esta técnica permite conservar productos tan diversos como carnes, aves, vegetales, pescado, lácteos, precocinados o productos de panadería. Dentro de estos productos, el sector del pescado es uno de los que más crecimiento están teniendo.

Congelación y refrigeración

En su intervención, Jose Luis Calvo, Especialista Técnico en aplicaciones de gases licuados en el sector de la Alimentación de Carburos Metálicos, habló sobre dos de las últimas novedades de la compañía referentes a la congelación y refrigeración, el nuevo refrigerador de salsas en sistema continuo Freshline® y el nuevo túnel de congelación Freshline® TRS.

El refrigerador de salsas en continuo permite, mediante la inyección de nitrógeno en una mezcladora especialmente diseñada, la refrigeración en segundos de diversas salsas lo que permite una menor pérdida de producto y un proceso de fabricación en continuo.

El túnel de congelación Freshline® TRS, según explicó Jose Luis Calvo, se presenta como una solución ideal para la congelación superficial de carnes y productos cocidos que tienen que ser fileteados y loncheados. Este túnel posibilita una alta velocidad de congelación, estabilidad microbiana, flexibilidad en la producción o la reducción de peso del producto y la oxidación del mismo.

Desinsectación con CO2

Por su lado, Alfonso García, Especialista en gases de alimentación de Carburos Metálicos explicó una nueva técnica desarrollada por Carburos Metálicos para la desinsectación que utiliza CO2 como alternativa a los productos tóxicos usados tradicionalmente para el tratamiento de alimentos.

El sistema consiste en sustituir la atmósfera que envuelve el producto por otra con una alta concentración de CO2. Este gas afecta a varias características fisiológicas, metabólicas, biológicas y de comportamiento de los insectos.

Esta nueva tecnología está indicada para tratar los productos almacenados en silos, cámaras herméticas, palets y big bags y para evitar o eliminar las contaminaciones en los alimentos cuando éstos ya están envasados.

Tratamiento de aguas residuales

El tratamiento de las aguas residuales que puede producir la industria alimentaria u cualquier otro tipo de empresa o centro urbano fue el otro gran tema sobre el que versó el seminario.

Según explicó, Carles Pallé, Comercial Manager en Industria del Metal, Química y Medio Ambiente de Carburos Metálicos, en los 15 últimos años tanto la industria como los núcleos urbanos se han tenido que adaptar a una nueva legislación en materia medioambiental.

Esta legislación obliga al tratamiento de las aguas residuales. Para facilitar este proceso, Carburos Metálicos ofrece la depuración biológica de aguas residuales con oxígeno así como la neutralización de aguas residuales con CO2.

Mediante la utilización de la primera opción se consigue una mayor cantidad de biomasa, que son las bacterias que se encargan de metabolizar la materia orgánica, y una mayor actividad de la misma.

Asimismo, el tratamiento con oxígeno facilita una menor formación de espumas, una menor producción de olores y ruidos, al igual que una menor cantidad de fangos.

Además, para el tratamiento de las aguas con oxígeno, Carburos Metálicos ha desarrollado la tecnología Oxy Dep que permite la adecuación de antiguas plantas de tratamientos a nuevas demandas, una mayor flexibilidad al cambio de caudales o cargas así como reducir costes. Dentro de esta tecnología, Carles Pallé destacó el nuevo Oxy Dep VSA con el que el usuario puede fabricar el oxígeno in-situ sin necesidad de almacenar oxígeno líquido ni depender de un suministro externo.

Finalmente, Carlos Pallé comentó como la neutralización de aguas residuales con CO2 se utiliza para tratar aguas residuales alcalinas en vez de usar ácidos fuertes. Gracias a esta técnica se consigue la eliminación de los problemas causados por los gases tóxicos de este tipo de aguas, un almacenamiento de las aguas residuales más seguro, un continuo control del pH del agua a tratar, lo que evita los riesgos de la sobreacidificación, así como unos menores costes de instalación y mantenimiento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de