Ambientum - Revista Ecotimes Especial Energía - Entrevista Luis Polo

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Revista Ecotimes: la revista online del medio ambiente
>> Especial Energías Renovables y Eficiencia

La Entrevista

Entrevistamos a Luis Polo

>>En 30 segundos<<

Luis Polo es el Director General de AEE.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) es la voz del sector eólico en España. Promueve el uso de la energía eólica en nuestro país, en Europa y en el mundo entero. Representa y defiende los intereses del sector.

Con más de 200 empresas asociadas, representa al 95% del sector en España, que incluye a los promotores, los fabricantes de aerogeneradores y componentes, asociaciones nacionales y regionales, organizaciones ligadas al sector, consultores, abogados y entidades financieras y aseguradoras, entre otros.

Eólica "offshore" / @ stock.xchng

Por Roberto Ruiz
redaccion@ambientum.com

¿Cuál es el estado actual del sector eólico en España?

El sector vive un momento delicado, en pleno proceso de cambio regulatorio, con todos pendientes de la reforma energética en tramitación. Por desgracia, la eólica será la tecnología más afectada si la reforma sale adelante tal y como han sido redactada. La reforma trata al sector eólico, que no es culpable del déficit de tarifa, de una forma tremendamente injusta. Y el impacto será desproporcionado para la principal fuente de energía autóctona de España.

Las medidas cambian las reglas del juego para todas las inversiones del sector. Esto supondrá problemas financieros para muchos parques eólicos.  Sin olvidar que los inversores extranjeros perciben España como un país de alto riesgo. A España le puede pasar con la eólica como a Finlandia con su principal fabricante de móviles: puede pasar de ser un líder mundial en el sector eólico a caer en manos de otros por una mala gestión de la situación. Sólo que en este caso la culpa no será de las empresas, que se han limitado a cumplir escrupulosamente la regulación.

Y a nivel mundial, ¿se apuesta por la energía eólica?

Sin duda. Los grandes líderes mundiales han entendido a la perfección que lo que estamos viviendo en estos momentos gracias a las energías renovables es una revolución industrial. Y así se explica lo que dice Barak Obama: “La nación que lidere el mundo en energía limpia, liderará la economía mundial en el siglo XXI”. O la continua apuesta de la Unión Europea por las energías limpias, dentro de las cuales la eólica jugará un papel fundamental.

La reforma trata al sector eólico, que no es culpable del déficit de tarifa, de una forma tremendamente injusta y el impacto será desproporcionado para la principal fuente de energía autóctona de España.

Hay dos ejemplos recientes que me gustaría destacar, por lo novedoso y lo que significan. El pasado mayo los gobiernos francés y alemán ratificaron su apuesta estratégica por las energías limpias, y así lo comunicaron al mundo en una carta firmada por sus ministros y publicada en Le Monde. Entre otras cosas afirmaron, y cito textualmente, “es importante permanecer en la vanguardia de la nueva ola de innovaciones de las tecnologías de la energía y del medio ambiente, mercados en los que el volumen se doblará en la próxima década”. En junio, China, Alemania, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Francia, India, Marruecos, Reino Unido, Tonga y Sudáfrica anunciaron una alianza para potenciar el desarrollo de las energías renovables tanto en sus economías como en todo el mundo. En su comunicado final, este club de estados recoge afirmaciones tan relevantes como la siguiente:

Acordamos continuar nuestro papel como impulsores de la agenda mundial para acelerar el desarrollo de las energías renovables y promocionarlas como un factor clave de crecimiento económico, prosperidad social y estabilidad medioambiental”.

La pregunta obvia es ¿dónde está España que, casualmente,  ha sido y continua siendo líder mundial en energía eólica?

Uno de los objetivos de la reforma energética es la eliminación del déficit de tarifa, que ya está por encima de los 20.000 millones de euros ¿hasta qué punto son las renovables responsables del mismo?

Energía eólica / @ stock.xchng

No está de más recordar que lo que engorda el déficit no son las primas, que son un coste más del sistema, sino las desviaciones de las previsiones que cada año hace el regulador. Las primas sólo son causantes del aumento del déficit de tarifa cuando se produce un desvío entre lo que prevé el Gobierno que cuesten y su coste real. Si el Ejecutivo se equivoca en sus previsiones, como fue el caso en 2012 o en años anteriores, el error no puede achacarse a las empresas que operan las instalaciones.

La energía eólica percibió 1.756 millones de euros en 2011 en concepto de primas y complementos, según los datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Esto representa un 12,46% menos respecto a la cantidad percibida en 2010. Y supone que la contribución de la eólica al aumento del déficit de tarifa fue cero en 2011. Las primas a la eólica representaron el 31,2% del total percibido por las renovables en el año y su producción, el 62% del total generado.

¿Qué supone para el sistema el autoconsumo? ¿Cuáles son sus beneficios?

El autoconsumo permite a los consumidores tener más opciones energéticas.

Hay una gran polémica con la inclusión en la reforma energética del denominado “peaje de respaldo”. ¿Qué implica ese peaje? ¿Cuál es la postura de AEE?

Los consumidores acogidos a modalidades de autoconsumo tendrán que hacer frente, al igual que el resto de consumidores, a los costes del sistema eléctrico, incluyendo aquellos necesarios para financiar las tecnologías de respaldo. Además, el consumidor deberá pagar por la energía autoconsumida de su instalación de generación conectada en el interior de su red. Por el resto de energía consumida deberá pagar el peaje de acceso y otros precios que sean de aplicación según la norma en vigor. Los excedentes vertidos a la red no podrán llevar aparejada contraprestación económica. Es decir, que no se fomenta el autoconsumo.

El pasado mayo los gobiernos francés y alemán ratificaron su apuesta estratégica por las energías limpias, y así lo comunicaron al mundo en una carta firmada por sus ministros y publicada en Le Monde.

Otro de los aspectos de la reforma energética que han generado más polémica son las multas por no registrar una instalación de autoconsumo. ¿Qué opináis al respecto?

Es evidente que cualquier forma de generación debe tener un crecimiento controlado y las instalaciones han de realizarse de forma legal.

¿Veremos una apuesta seria por los parques eólicos marinos Offshore en España en los próximos años?

España tiene un posicionamiento relativamente bueno ya que, a pesar de no contar con las condiciones geográficas idóneas (muy pocas zonas con bajas profundidades en el litoral y cierto rechazo social), las empresas del sector están participando activamente en proyectos de I+D+i , y existen planes para crear parques eólicos experimentales que permitirán a empresas nacionales poner a punto soluciones tecnológicas propias de cara a posicionarse en el mercado (especialmente plataformas flotantes). El tamaño y la complejidad tecnológica de los proyectos hacen que se avance a un ritmo prudente comparado con el de otros países europeos que trabajan en la misma dirección, como Noruega o Portugal (ambos países ya cuentas con prototipos flotantes a escala real instalados y proyectan ampliar el tamaño de sus instalaciones de prueba). Sin embargo, no parece existir la voluntad política para un desarrollo comercial del sector a corto plazo.

¿Cuáles son las mejoras normativas que propondríais para conseguir un sistema energético económica, social y ambientalmente más sostenible?

En junio, China, Alemania, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Francia, India, Marruecos, Reino Unido, Tonga y Sudáfrica anunciaron una alianza para potenciar el desarrollo de las energías renovables tanto en sus economías como en todo el mundo.

El Gobierno puede apostar por seguir comprando combustibles fósiles cada vez más caros a países geopolíticamente inestables, y así no tendrá que hacer gala de capacidad de innovación, ni desarrollar industria propia, ni impulsar empresas líderes en el mundo, ni destinar fondos a I+D para promover patentes, ni formar a una generación de ingenieros...  O puede apostar por sectores como la eólica, y seguir liderando su desarrollo a nivel mundial. ¿Tiene sentido dejar pasar ahora la oportunidad histórica de seguir liderando el sector eólico a nivel mundial? La respuesta es que no. La estrategia hasta ahora ha sido correcta. La eólica funciona, crea riqueza y ha situado a España a la cabeza de un sector de futuro en todo el mundo. Tenemos prestigio, saber hacer y tecnología. No podemos pagar los errores de otros, como no podemos seguir pagando casi en exclusiva el ajuste del sector eléctrico. Si el Gobierno entiende este mensaje, habrá futuro. Y para ello le pedimos que, siguiendo sus propias palabras, resuelva el problema del sector aplicando justicia. Y reconozca que la eólica ya ha pagado su parte de la factura. Y, cómo no, que priorice las conexiones internacionales, para que España pueda explotar su ventaja competitiva y ofrecer su electricidad eólica al resto de Europa. Si esto se entiende, la eólica puede aún dar muchas satisfacciones a España. Con un sector más equilibrado, abierto a la competencia y con la seguridad jurídica recuperada, la eólica tiene mucho que ofrecer.

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies