Ambientum - Revista Ecotimes Especial Energía - ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿A dónde tenemos que ir?

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum - Revista Ecotimes - Especial Energia

Energía

Artículo

¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿A dónde tenemos que ir?

Por Luis G. Alcrudo Abadía
Ingeniero Industrial
luisalcrudo@gmail.com

Según el estudio del IDAE sobre las energías renovables en España, en el año 2010 el sector llegó a suponer un 0,63% del PIB español y demandaba un empleo (directo+indirecto+inducido) de unos 150.000 trabajadores. El esfuerzo inversor en I+D+i promedio era de 1,63% frente al 1.27% de de la economía española y el coeficiente exportador era de más del 20% frente a menos de 14% de la industria española en su conjunto. Además de estas macromagnitudes económicas positivas, a nivel del medioambiental, durante el año 2010 la contribución de las energías renovables al consumo eléctrico fue de un 32,5%, y aportó un 11,4% de la energía primaria consumida por España, evitándose un total de más de 50 millones de toneladas de CO2 emitidas, que a un precio medio de unos 10 € la tonelada de CO2, contribuyó a un ahorro de más de 500 millones de euros. Con estas cifras, España había conseguido durante los últimos años crear un cluster en el sector y ser un referente mundial de las energías renovables, tanto a nivel empresarial como institucional. Y las previsiones del Gobierno, según el estudio de IDAE, eran de seguir en esta misma línea, con unas previsiones doblar la potencia en renovables acumulada (de los aproximadamente 30GW actuales, hasta más de 60GW) para el año 2020, generando un total de unos 200.000 empleos.

¿A dónde vamos?

Sin embargo, estos buenos resultados, impresiones y perspectivas conseguidos tras años de trabajo de las empresas españolas y al apoyo (que no subvención) del Gobierno hacia las energías renovables podrían diluirse significativamente durante los próximos años debido a las últimas actuaciones del Gobierno respecto al sector.

Tarde o temprano, las energías renovables serán económicamente más competitivas que las energías fósiles.

La moratoria del RDL 1/2012 va a ser un gran obstáculo, no sólo para la evolución del sector sino también para la subsistencia de muchas empresas, las cuales se estaban dimensionando para trabajar en un escenario de crecimiento e inversión próximo al descrito en el informe del IDAE.

Dicho Real Decreto Ley afecta principalmente a las nuevas instalaciones, pero también a aquellas ya en funcionamiento mediante nuevas imposiciones fiscales. Así pues, esta nueva política energética va a atacar principalmente a aquellas empresas y trabajadores que se dediquen a la construcción e instalación a nivel nacional, pues su actividad se verá reducida prácticamente a cero. La fabricación de equipos y el desarrollo de proyectos también se verán seriamente afectados. No obstante estas actividades son más susceptibles a la exportación.

Mirando la tabla de empleos por sectores de actividad, podemos estimar que en los próximos años en torno a un 30% de los trabajadores del sector podría perder su empleo. Comparando este dato con la caída del empleo general en España, que ha sido de en torno al 20% desde el comienzo de la crisis, se ve la violencia con la que los nuevos planes del Gobierno van a afectar al sector. Aparte de todas estas consecuencias directas y a corto plazo, otro efecto indirecto, pero no menos importante, es la gran pérdida de credibilidad que se ha generado en el sector financiero con respecto las renovables: ¿cómo va a reaccionar a partir de ahora un prestamista cuando un empresario le vaya a pedir un crédito para una inversión en renovables? Pues el banco ponderará al alza el riesgo de la inversión debido a los vaivenes de la política energética, y efectivamente, se subirá algunos puntos la financiación del préstamo, provocando así un incremento de costes y una menor fluidez de crédito.

Con esta nueva coyuntura, es imposible que a corto/medio plazo se lleven a cabo inversiones en suelo Español. Por ejemplo, ACCIONA ya dijo hace unos meses que no realizará nuevas inversiones en España, y el resto de empresas no lo manifestaron tan claramente pero es el sentir general. Por lo tanto, las empresas del sector inexorablemente se van a ver obligadas a mirar hacia el exterior, y afortunadamente muchas de estas empresas decidieron ya hace unos años abrirse un hueco en el mercado internacional: GAMESA tiene más del 90% del negocio fuera de España y es la cuarta empresa mundial en el sector eólico; IBERDROLA tiene una importante presencia internacional gracias a su adquisición de Scottish Power, ABENGOA no sólo está ganando concursos en el extranjero sino que también está dedicando esfuerzos en I+D+i, ENDESA está enfocando su estrategia en las redes inteligentes… y otras grandes empresas o sus divisiones de energías renovables, como SENER, SOLARIA y ACS, también tienen presencia fuera de nuestras fronteras. Las 22 empresas españolas más significativas del sector, que representan un 69% del empleo, presentan un coeficiente de exportación del 27,5% (13,8% el español) y aproximadamente un 35% de sus puestos de trabajo están asociados a exportaciones. La importancia de España a nivel internacional es principalmente en el sector termoeléctrico y eólico, teniendo algo de relevancia en la fotovoltaica y una presencia más modesta en el resto de tecnologías.

Las 22 empresas españolas más significativas del sector representan un 69% del empleo.

En resumen, un total de 143 empresas españolas tienen actividad en el extranjero según un informe de la APPA. No obstante, el escenario que se presenta para las PYMES es mucho más duro, pues este tipo de empresas tendrán más complicada tanto su expansión internacional como el acceso a la financiación.

¿Dónde deberíamos ir?

Es cierto que la mayoría de las tecnologías de renovables todavía no han conseguido la paridad de red - aunque algunas ya están cerca -, pero también es cierto que la inversión en renovables tiene un multiplicador mayor que uno (según indicadores de EUROSTAT) para la economía de los países, y que frente a las energías tradicionales las renovables son mas intensivas en empleo, provocan mayor capacidad de exportación de las empresas, además, y, esto es muy importante, son insensibles a los precios del petróleo y derechos CO2 – volátiles ambos y claramente crecientes -. También evitan las salidas de divisas nacionales para la compra de energía primaria, siendo éste el mayor coste de las energías fósiles.

Puede haber debate sobre si las energías renovables son o no son competitivas en la actualidad; también puede haber debate sobre él cuando cada una de estas tecnologías será económica y técnicamente más viable que las energías tradicionales, pero lo que está claro es de que el coste de la energía renovable tiene una tendencia decreciente y que el precio de las materias primas fósiles será constante o creciente. Por lo tanto, tarde o temprano (algunos estudios hablan de 2020-2025) las energías renovables serán económicamente más competitivas que las energías fósiles, y estas estimaciones no deben ser muy utópicas, pues Arabia Saudí (el mayor productor mundial de petróleo) hace apenas unos días anunció que tiene entre sus planes a largo plazo generar el 100% de su energía mediante renovables. Así que no deja de ser paradójico que España (importadora de más del 80% de la energía primaria), siendo rica en recursos para generar energía de origen renovable (sol, terreno, ríos y costas) se haya planteado mantener esa dependencia de las energías tradicionales. Dicho planteamiento a corto plazo va a suponer un coste en desempleo, a medio plazo va a generar un coste económico, y a largo plazo y quizás de manera irreversible va a generar un gran coste medio ambiental.

Con todo lo anteriormente mencionado, queda claro que España ha de plantearse de nuevo su estrategia respecto a cómo generar energía. Eso sí, las ayudas del Gobierno hacia las renovables se han de implementar buscando generación de empleo, know-how y externalidades positivas. Hay que facilitar el I+D+i en tecnologías, principalmente de escaso desarrollo (y con gran recorrido) como la geotermia y la mareomotriz, impulsar pequeñas instalaciones de producción, las cuales favorecen el equilibrio de la red y son asumibles para pequeños inversores y pueden ser un nicho de mercado para grandes empresas; favorecer las instalaciones de biomasa y de biogás, que son dos tecnologías con grandes externalidades positivas (eliminación de residuos, reducción de incendios forestales, gran creación de empleo, desarrollo de zonas rurales), desarrollar proyectos de Smart Grids, facilitar la penetración de los biocarburantes, promover una manera eficiente y asequible para la carga de los vehículos eléctricos, etc. Eso sí, todo ello combinado en su justa medida con las energías tradicionales y dentro de un marco legal claro, conciso y estable, de manera que se transfiera confianza a los empresarios y al sector financiero.

No obstante, el esfuerzo hacia un mix energético con predominancia de renovables no tiene que venir únicamente por parte del Gobierno, sino por toda la sociedad en su conjunto. Aunque estamos ya cerca de la paridad de red, hasta que esto se consiga las energías renovables seguirán teniendo un coste económico directo mayor que las energías tradicionales, por lo que no se puede en este momento exigir energías renovables a la vez que se mantiene el coste de la tarifa eléctrica. Y no olvidemos que lo más ecológico, sin duda, es un consumo responsable de los recursos disponibles.

La primera Revolución Industrial se basó en el cambio de una fuente de energía de origen animal a una fuente de energía de origen fósil, ¿nos queremos quedar fuera del cambio de la energía de origen fósil a la energía de origen renovable?

Otros artículos de Energía
D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\revista\2012\octubre\De-donde-venimos-A-donde-vamos-A-donde-tenemos-que-ir.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//revista/2012/octubre/De-donde-venimos-A-donde-vamos-A-donde-tenemos-que-ir.asp?id=1361

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies