Ambientum - Revista Ecotimes Especial Consultorías - Los sectores público y privado se unen por el agua

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum - Revista Ecotimes Especial Consultorías

General

Artículo

Los sectores público y privado se unen por el agua

La Expo Zaragoza, que tuvo lugar en el verano de 2008, puso ya de relieve la importancia cada vez mayor del agua en el contexto mundial. El crecimiento de la población, la transformación de los estilos de vida y el desarrollo económico han acentuado la presión sobre los recursos hídricos, ya de por sí limitados. La necesidad de una buena gestión del agua, en concreto de las aguas residuales, conseguiría aplacar un problema latente que deriva en su mayor parte de la mala administración y distribución de este bien social. No en vano, algunas voces ya avisan de que la demanda de este elemento tan necesario para la vida humana y su cada vez más escaso suministro podría desencadenar una guerra mundial. Por Lara Vesga Cobarrubias.

Por Lara Vesga Cobarrubias
redaccion@ambientum.com

Los sectores público y privado se unen por el agua

Nuestras actuaciones se inclinan
a un consumo exagerado del agua

Casi todo el mundo da por sentado que el agua es un bien inagotable y que nunca faltará en nuestras vidas. En consecuencia, nuestras actuaciones se inclinan a un consumo exagerado de este recurso, que sin darnos cuenta se está agotando. La conciencia ecológica, que se ha acentuado estos últimos años, ha conseguido grandes avances en otros problemas medioambientales, y es solo hasta hace poco tiempo cuando ha centrado su foco de atención en el problema del agua.

Algunas estadísticas señalan que hacia el año 2025 la demanda de agua será un 56% superior a su suministro, lo que hace presagiar un aumento de las posibilidades de que surjan conflictos en el escenario mundial. Sin embargo, es posible una actuación rápida y contundente por parte de los gobiernos internacionales, con el fin de erradicar el problema del agua. Un problema que, en la mayoría de las regiones, no deriva de la falta de este elemento, sino de su mala gestión y distribución.

Gestión de las aguas residuales: la autorización de vertido

La autorización de vertido supone una de las principales herramientas con que cuenta la administración pública para gestionar la contaminación de las aguas. Mediante esta autorización se consigue actuar en el origen de los focos de contaminación para reducir progresivamente el impacto que algunas actividades provocan sobre los ecosistemas acuáticos.

En el 2025 la demanda del agua y su escaso suministro podrían provocar conflictos en el escenario mundial

En materia de gestión de aguas residuales es importante recalcar la Directiva Marco sobre el Agua (2000/60/CE), normativa que opera a nivel europeo. Dentro de nuestro país la máxima competencia en este ámbito es el Organismo de Cuenca, autoridad que regula los vertidos directos a aguas superficiales o subterráneas, además de los vertidos indirectos a aguas subterráneas. También encontramos el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, que prohíbe, con carácter general, el vertido directo o indirecto de aguas y productos residuales susceptibles de contaminar las aguas continentales, salvo si se cuenta con la previa autorización del Organismo de Cuenca.

En este sentido, la autorización  de vertido establece las condiciones en que éstos deben realizarse en aras de reducir al máximo el impacto sobre el agua. Entre las cuestiones de las que se encarga encontramos la búsqueda de las aguas residuales y la localización del punto de vertido, las instalaciones de depuración de agua, la imposición del canon de control de vertidos, las actuaciones y medidas que se deben tomar en caso de emergencia, así como los programas de reducción de la contaminación para la progresiva adecuación del vertido.

Así, la autorización de vertido persigue conseguir un buen estado ecológico de las aguas de acuerdo con las normas de calidad, los objetivos medioambientales y la normativa vigente.

La importancia de depurar el agua

Los sectores público y privado se unen por el agua

Estación depuradora de aguas residuales (EDAR)

Cada persona consume una media de 10-20 litros de agua potable cuando utiliza el baño. Esta agua, tras su uso, pasa a convertirse en agua residual, algo que puede llegar a ser un problema medioambiental si no se gestiona de la manera adecuada. En la mayoría de las ocasiones estas aguas van a parar a los cauces de los ríos y al mar, lo que ya supone de por sí un problema ecológico. El otro gran inconveniente que se produce deriva del poco aprovechamiento de esa agua para otros usos, lo que ocasiona una enorme pérdida energética, económica y ecológica.

Estas aguas residuales que salen de viviendas, industrias y actividades como la agricultura y el sector servicios deben ser transportadas y tratadas adecuadamente si queremos evitar un dilema medioambiental. Es por ello necesaria, además de una infraestructura compuesta de alcantarillas y colectores, otra formada por instalaciones denominadas Estaciones de Regeneración de Aguas Residuales (ERAR), que posibiliten la devolución del agua al medio ambiente en condiciones óptimas.

Al ser el agua dulce un recurso limitado y cada vez más exigido por el aumento poblacional, la carencia de sistemas depuradores puede generar un caos ambiental que repercutiría en la salud pública.

Asimismo, cabe destacar la poca importancia que desde los estados se ha dado al sector de las aguas y al saneamiento. Algo vital, si tenemos en cuenta que este sector tiene relación directa con la salud pública y con el medio ambiente. De ahí la necesidad de una infraestructura de depuradoras adecuada para un mejor aprovechamiento de las aguas que evite su agotamiento.

La respuesta del sector privado

Las aguas residuales deben ser transportadas y tratadas adecuadamente si queremos evitar un dilema medioambiental

Existe una tendencia creciente a la participación del sector privado en la gestión de las aguas residuales. Su función es cada vez más importante en la administración y en el aprovechamiento del recurso hídrico, en lo que al usuario final se refiere. Principalmente existen dos instituciones que gestionan la participación del sector privado. Se trata de las comunidades de usuarios (llamadas regantes cuando el uso prioritario del agua es el riego) y los concesionarios, con derechos a la utilización privada de este recurso.

Por otro lado encontramos una participación cada vez más activa de las consultorías medioambientales: servicios independientes e imparciales que proporcionan los conocimientos necesarios para resolver algunos problemas prácticos de las empresas. Como ejemplo de consultoras medioambientales especializadas en la gestión adecuada del agua, entre otras materias, encontramos Econima y Adantia. Ésta última se encuentra actualmente desarrollando trabajos de control de la explotación de depuradoras de aguas residuales urbanas.

La actuación del sector privado indica un interés cada vez mayor por una administración óptima del agua. Esto, unido a los esfuerzos dirigidos desde el sector público, puede conducir a una mejor gestión de este recurso que impida su agotamiento. Es necesario que recordemos que hay vida porque hay agua. Suficiente motivo para concienciarse.

  • Compártelo
  • Delicious
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Reporter MSN
  • Technorati
  • Wikio
  • Yahoo

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies