Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista abril
Enviar a un amigo
 Consecuencias de la crecida del río Ebro
Edición abril 2007


Dicen que las avenidas son cada vez más frecuentes. «Antes se producían cada 40 años, y ahora, cada cuatro y con mayor nivel», por eso es imprescindible la puesta en marcha de un plan de prevención de avenidas en el Ebro. El alcalde de Pradilla, Luis Moncín, resumía así el espíritu de la reunión mantenida por ediles de pueblos de la ribera afectados por las últimas inundaciones, quienes insistieron en reclamar la declaración de la zona como «catastrófica».

Ríada Ebro

Los alcaldes impulsaron la constitución de una plataforma conjunta, que presionará para que se pongan en marcha un plan de prevención de avenidas en la cuenca del Ebro. Un plan que debería incluir una profunda limpieza y adecuación del cauce, además de acompañarse de importantes ayudas económicas para los agricultores de la zona, para que no abandonen sus explotaciones.

Polémico trasvase

La última riada del Ebro que ha inundado amplias zonas de Navarra y Aragón ha movilizado un volumen superior a los 2.000 hectómetros cúbicos en apenas dos semanas, según datos aportados por el Gobierno murciano a través de las mediciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro. De esta cantidad, el consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, sostiene que sólo se han podido almacenar unos 200 hectómetros, y que otros 1.900 han desembocado en el mar.

Las periódicas riadas del Ebro dan cuenta de la magnitud de excedentes que este río puede originar en apenas unos días. Pero para hacer un análisis más completo sería conveniente precisar que en años de sequía ese río aporta a su desembocadura entre 6.000 y 7.000 hectómetros cúbicos anuales, como ha ocurrido entre 2005 y 2006. Sólo con que se desviara el 10 por ciento de ese volumen -y el 90 restante se depositara en el mar- se podría derivar entre 600 y 700 hectómetros anuales al resto de cuencas mediterráneas.

Una riada es imposible de canalizar y su aprovechamiento es mínimo si no se cuenta con suficientes infraestructuras de almacenamiento y regulación en la cuenca afectada, que permitan siquiera recoger una cuarta parte de ese ingente volumen. El Ebro carece de esas infraestructuras, lo cual resulta más notorio por cuanto ni siquiera se han acometido las obras previstas en el pacto del Agua de Aragón.

¿Pero debe irse toda el agua del Ebro al mar o se puede aprovechar una pequeña parte para usos consuntivos y la actividad económica?
La catedrática de Ecología de la Universidad de Murcia María Rosario Vidal-Abarca Gutiérrez señala que no hay una respuesta sencilla. «En primer lugar, durante una inundación es muy difícil, si no imposible tecnológicamente, contener parte del caudal para su trasvase; el problema es que el agua no pasa directamente al canal, sino que hay que retenerla para después pasarla al trasvase. En segundo lugar, cuando hay una inundación, la preocupación de las confederaciones hidrográficas es que se inunde la menor cantidad posible de tierras y pueblos. Esto lleva a que se evacúe el agua lo mas rápidamente posible abriendo los embalses para que se vaya al mar rápidamente; retenerla sería una temeridad. En tercer lugar, las inundaciones son provocadas por lluvias torrenciales, por lo que la prudencia aconseja abrir embalses y no cerrarlos», explica.

Ayudas para reparar los daños

Inundación río Ebro

El Consejo de Ministros aprobó rápidamente un Real Decreto Ley por el que se adoptan medidas urgentes para reparar los daños causados por las crecida del Ebro. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega , precisó que la norma no establece una dotación económica, sino los conceptos y las cuantías que se podrán percibir. Agregó que todavía no está hecha la evaluación de los daños, que realizará la comunidad autónoma respectiva, en lo que “ya están trabajando” y cuando esté realizada se aplicará “directamente” el decreto y se podrá concretar la cuantía de la ayuda.

Este Real Decreto Ley afecta a ocho Ministerios: Interior, Economía y Hacienda, Presidencia, Fomento, Trabajo y Asuntos Sociales, Agricultura, Pesca y Alimentación, Administraciones Públicas y Medio Ambiente. La referencia recuerda que las inundaciones producidas por el desbordamiento del río Ebro y sus afluentes provocaron que miles de hectáreas de cultivo quedaran anegadas, así como la evacuación de algunos municipios. También originó la inundación de caminos rurales, el corte de carreteras de la red secundaria por desprendimientos e inundaciones y daños en otras infraestructuras, como acequias, alcantarillado, colegios, así como en bienes de titularidad pública y privada.

Las medidas recogidas en el Real Decreto Ley se aplicarán a la reparación de estos daños y afectan a diversos ámbitos, como las infraestructuras locales, ayudas para daños en producciones agrícolas, beneficios fiscales, medidas laborales y de seguridad social, ayudas de emergencia y línea de crédito preferencial.

Vea el vídeo sobre la riada del río Ebro

 

 

 

M. Buitrago
Diego Delgado Valor

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete

Ambientum 2009 | Aviso Legal | Política de privacidad | Contacto | Publicidad |
  Atención telefónica: 91 630 80 73