¿Qué ocurre en el mundo vegetal cuando no hay abejas? - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Noticias más leídas (últimos 7 días)

  1. Día Mundial del Reciclaje (1221 veces leída)
  2. La concienciación de la población española con el reciclaje (1187 veces leída)
  3. Consejos para reducir el desperdicio de comida (1116 veces leída)
  4. La economía circular es el envase del futuro (969 veces leída)
  5. Entregados a la biodiversidad (931 veces leída)

Lo más comentado


"Un trabajo muy arduo, difícil por los cambios de conductas y costumbres que deben enfrenta..."


"Hay ectricidad en los nubarrones y de ahi a las cascadas de agua????..."


"En realidad es muy importante que fechas cómo está del DIA MUNDIAL DEL RECICLAJE todos la ..."

AGENDA AMBIENTAL MAYO 2018

  • SWAN Conference 2018
  • Foro de las ciudades de Madrid
  • 16º Congreso Nacional de la Recuperación y el Reciclado

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

¿Qué ocurre en el mundo vegetal cuando no hay abejas?

Internacional


lavanguardia.com


redaccion@ambientum.com


Los medios de comunicación hemos repetido miles de veces esta frase atribuida a Albert Einstein: “Si las abejas desaparecen al hombre le quedarían 4 años en la Tierra”. Los expertos, no obstante, consideran muy poco probable que esta afirmación tan rotunda como discutible fuese pronunciada por el "padre" de la Teoría de la Relatividad

¿Qué ocurre en el mundo vegetal cuando no hay abejas?

En cambio, lo que sí que parece muy probable es que si seguimos reduciendo la población de abejas de la miel y otros insectos similares, los vegetales que producen flores cambiarán de forma y olor en poco tiempo; además, serán menos resistentes a las enfermedades.

Como ejemplo de lo que puede ocurrir en un mundo sin abejas, un equipo de la Universidad de Zurich (Suiza) ha publicado en la revista Nature Communications (ed. on line 14 de marzo) un estudio sobre los cambios observados en plantas polinizadas por diversos tipos de insectos.

En el caso concreto estudiado, las plantas de nabo silvestre (Brassica rapa, una especie similar a la colza) “polinizadas por abejorros [himenópteros muy similares a las abejas] evolucionaron -en solo nueve generaciones- hasta alcanzar mayor tamaño y tener flores con más fragancia y con mayor reflexión ultravioleta.

En cambio, en el mismo periodo de nueve generaciones, las plantas polinizadas por sírfidos (dípteros, insectos emparentados con las moscas) se hicieron más pequeñas y redujeron la emisión de olores en sus flores; además, en estas plantas aumentó la capacidad para la autopolinización.

En las conclusiones de esta investigación de campo, los autores destacan que “el estudio demuestra que los cambios en las comunidades polinizadoras pueden tener consecuencias rápidas sobre la evolución de los rasgos de las plantas y su sistema de reproducción”.

Los investigadores del Departamento de Botánica Sistemática y Evolutiva de la Universidad de Zurich consideran que una parte de los resultados obtenidos confirman que los sírfidos (moscas y similares) son polinizadores poco eficientes, una condición que obliga a las plantas a autopolinización, un método de reproducción que reduce la fortaleza de las plantas. Por contra, los abejorros y las abejas facilitan la polinización cruzada entre diferentes plantas, que a su vez mejora algunas de sus cualidades e incrementa la variabilidad genética de las especies vegetales y las hace más resistentes a enfermedades.


[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

abejas, mundo vegetal, noticias medio ambiente,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

reciclaje y reutilización de los residuos municipales del 55% para 2025.

Será del 60% para 2030 y del 65% para 2035, ha informado hoy el Consejo, que confirmó el acuerdo alcanzado el pasado febrero por los embajadores de los Estados miembros.

Además, antes del 1 de enero del 2025, los países de la UE tendrán que ser más estrictos en la separación de ciertos residuos textiles o peligrosos generados en los hogares.

Biorresiduos y envases

Y antes del 31 de diciembre de 2023 deberán garantizar que los biorresiduos se recogerán por separado o se reciclarán en la propia fuente, por ejemplo, a través del compostaje doméstico, normativa que se suma a la obligación existente de separar papel, cartón, vidrio, metales y plástico, señaló el Consejo en un comunicado.

Los objetivos específicos de reciclaje para todos los envases en general serán del 65 % para 2025 y del 70 % para 2030, al tiempo que se establecen para esos dos horizontes cuotas específicas de plástico (50 y 55%, respectivamente), madera (25 y 30%), metales ferrosos (70 y 80%), aluminio (50 y 60%), vidrio (70 y 75%) y papel y cartón (75 y 85%).

La legislación aprobada contiene objetivos obligatorios para los vertederos, que a partir de 2030 no podrán hacerse cargo de los desperdicios municipales que pueden ser reciclados, salvo que sean los más eficientes en su gestión.

">
<p><strong>El acuerdo,</strong> que entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, <strong>fija que los países de la UE estarán obligados a alcanzar un nivel mínimo de <a href=reciclaje y reutilización de los residuos municipales del 55% para 2025.

Será del 60% para 2030 y del 65% para 2035, ha informado hoy el Consejo, que confirmó el acuerdo alcanzado el pasado febrero por los embajadores de los Estados miembros.

Además, antes del 1 de enero del 2025, los países de la UE tendrán que ser más estrictos en la separación de ciertos residuos textiles o peligrosos generados en los hogares.

Biorresiduos y envases

Y antes del 31 de diciembre de 2023 deberán garantizar que los biorresiduos se recogerán por separado o se reciclarán en la propia fuente, por ejemplo, a través del compostaje doméstico, normativa que se suma a la obligación existente de separar papel, cartón, vidrio, metales y plástico, señaló el Consejo en un comunicado.

Los objetivos específicos de reciclaje para todos los envases en general serán del 65 % para 2025 y del 70 % para 2030, al tiempo que se establecen para esos dos horizontes cuotas específicas de plástico (50 y 55%, respectivamente), madera (25 y 30%), metales ferrosos (70 y 80%), aluminio (50 y 60%), vidrio (70 y 75%) y papel y cartón (75 y 85%).

La legislación aprobada contiene objetivos obligatorios para los vertederos, que a partir de 2030 no podrán hacerse cargo de los desperdicios municipales que pueden ser reciclados, salvo que sean los más eficientes en su gestión.

" width="90" height="90" />
mamíferos no descubiertas por la ciencia, la mayoría de ellas en las regiones tropicales, según un modelo predictivo desarrollado por un equipo de ecologistas de la Universidad de Georgia (Estados Unidos). La investigación, publicada en la revista Ecology and Evolution, podría orientar los esfuerzos para encontrar y conservar esas especies aún desconocidas. "Con las tasas de extinción en aumento, es extremadamente importante poder encontrar nuevas especies antes de que desaparezcan si queremos poder entender el mundo en el que vivimos", apunta Molly Fisher, doctoranda en la Facultad de Ecología de la Universidad de Georgia y autora principal del estudio.

Para determinar el número de especies de mamíferos no descubiertas, Fisher y sus colegas encontraron una forma de calcular con la mayor precisión posible el número total de especies de mamíferos, tanto conocidas como desconocidas. Debido a que no es logísticamente posible contar todas las especies del mundo mediante la observación directa, los científicos usaron modelos estadísticos. Fisher basó su enfoque en uno de esos modelos, que se publicó en 2011 y pronosticó el número total de especies de plantas.

"Tomamos su método y lo incorporamos. Decidimos trabajar con mamíferos porque son un grupo que todos conocen y estamos llegando al punto en que realmente hemos descubierto la mayoría de ellos", añade Fisher. El modelo se basa en la relación entre el número de descripciones de especies publicadas y el número y la eficiencia de los taxonomistas (los científicos que describen y clasifican las especies) que trabajan en un momento determinado.

Técnica y conocimiento científico

Fisher analizó los registros de descripciones de especies de mamíferos desde 1760 hasta 2010 y contó cuántos taxonomistas estaban trabajando y cuántas descripciones de especies se publicaron cada cinco años dentro de ese periodo. "Con este método podemos ver el patrón de cuántas especies se describen y cómo se relaciona con la cantidad de taxonomistas que están trabajando en un periodo de tiempo", apunta. Para predecir el número total de especies, usaron una técnica estadística conocida como máxima verosimilitud. "La estimación de máxima verosimilitud calcula cuántas especies probablemente hayan producido el patrón de descripción que hemos visto", añade.

El modelo de Fisher difiere en dos aspectos importantes de aquél en que se basó. Ella y sus colegas utilizaron un método diferente para calcular la eficiencia taxonómica y reflejaron los efectos de las ganancias en la técnica científica y el conocimiento. También aplicaron un patrón de distribución estadística distinto que se adaptaba mejor al tipo de datos que estaban estudiando.

Con el uso de conjuntos de datos simulados, los investigadores realizaron miles de pruebas de ambos modelos y descubrieron que era más probable que el suyo llegara al número correcto de especies. Al ejecutar su modelo con los datos reales, obtuvieron 5.860 especies de mamíferos que existen actualmente, más de lo que se pensaba antes. Luego restaron el número de especies conocidas de mamíferos para llegar a la cifra de 303 aún por descubrir.

Su siguiente paso fue aplicar su modelo a las especies por región geográfica con mapas de distribución de especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Sus resultados indican que los trópicos contienen el mayor número de especies en general, incluidas las especies más desconocidas, y que la región paleártica, que comprende principalmente a Eurasia, contiene el mayor porcentaje de especies no descubiertas. "Esperábamos que los trópicos tuvieran la mayor cantidad de especies porque los trópicos son los menos estudiados y tienen muchas especies crípticas", apostilla Fisher.

">
<p><strong>El planeta Tierra podría tener 303 especies de <a href=mamíferos no descubiertas por la ciencia, la mayoría de ellas en las regiones tropicales, según un modelo predictivo desarrollado por un equipo de ecologistas de la Universidad de Georgia (Estados Unidos). La investigación, publicada en la revista Ecology and Evolution, podría orientar los esfuerzos para encontrar y conservar esas especies aún desconocidas. "Con las tasas de extinción en aumento, es extremadamente importante poder encontrar nuevas especies antes de que desaparezcan si queremos poder entender el mundo en el que vivimos", apunta Molly Fisher, doctoranda en la Facultad de Ecología de la Universidad de Georgia y autora principal del estudio.

Para determinar el número de especies de mamíferos no descubiertas, Fisher y sus colegas encontraron una forma de calcular con la mayor precisión posible el número total de especies de mamíferos, tanto conocidas como desconocidas. Debido a que no es logísticamente posible contar todas las especies del mundo mediante la observación directa, los científicos usaron modelos estadísticos. Fisher basó su enfoque en uno de esos modelos, que se publicó en 2011 y pronosticó el número total de especies de plantas.

"Tomamos su método y lo incorporamos. Decidimos trabajar con mamíferos porque son un grupo que todos conocen y estamos llegando al punto en que realmente hemos descubierto la mayoría de ellos", añade Fisher. El modelo se basa en la relación entre el número de descripciones de especies publicadas y el número y la eficiencia de los taxonomistas (los científicos que describen y clasifican las especies) que trabajan en un momento determinado.

Técnica y conocimiento científico

Fisher analizó los registros de descripciones de especies de mamíferos desde 1760 hasta 2010 y contó cuántos taxonomistas estaban trabajando y cuántas descripciones de especies se publicaron cada cinco años dentro de ese periodo. "Con este método podemos ver el patrón de cuántas especies se describen y cómo se relaciona con la cantidad de taxonomistas que están trabajando en un periodo de tiempo", apunta. Para predecir el número total de especies, usaron una técnica estadística conocida como máxima verosimilitud. "La estimación de máxima verosimilitud calcula cuántas especies probablemente hayan producido el patrón de descripción que hemos visto", añade.

El modelo de Fisher difiere en dos aspectos importantes de aquél en que se basó. Ella y sus colegas utilizaron un método diferente para calcular la eficiencia taxonómica y reflejaron los efectos de las ganancias en la técnica científica y el conocimiento. También aplicaron un patrón de distribución estadística distinto que se adaptaba mejor al tipo de datos que estaban estudiando.

Con el uso de conjuntos de datos simulados, los investigadores realizaron miles de pruebas de ambos modelos y descubrieron que era más probable que el suyo llegara al número correcto de especies. Al ejecutar su modelo con los datos reales, obtuvieron 5.860 especies de mamíferos que existen actualmente, más de lo que se pensaba antes. Luego restaron el número de especies conocidas de mamíferos para llegar a la cifra de 303 aún por descubrir.

Su siguiente paso fue aplicar su modelo a las especies por región geográfica con mapas de distribución de especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Sus resultados indican que los trópicos contienen el mayor número de especies en general, incluidas las especies más desconocidas, y que la región paleártica, que comprende principalmente a Eurasia, contiene el mayor porcentaje de especies no descubiertas. "Esperábamos que los trópicos tuvieran la mayor cantidad de especies porque los trópicos son los menos estudiados y tienen muchas especies crípticas", apostilla Fisher.

" width="90" height="90" />
Semana Verde de la UE 2018 arrancó este lunes 21 de mayo en Utrecht (Holanda), evento medioambiental europeo que este año trata sobre la ecologización de las ciudades y que se clausurará este viernes día 25 en Madrid. Durante esta semana, la Unión Europea aborda los retos para lograr que se produzca la transición sostenible de las ciudades, que está respaldando a través de normativas, herramientas y dotación financiera.

Con la expectativa de que más del 80% de los europeos viva en una zona urbana para 2020, la presión medioambiental en las ciudades está creciendo rápidamente. Desde planes para pasar a ser neutras en carbono a la planificación urbana sostenible, muchas ciudades como las Capitales Verdes de la UE y las ciudades Hoja Verde de la UE están abordando estos retos. Las normativas, que harán del sistema de gestión de los residuos de Europa el más avanzado del mundo, establecen objetivos para que el 55% de los residuos urbanos se recicle para 2025, el 60% para 2030 y el 65% para 2035.

Otro objetivo es garantizar que solo el 10% o menos de los residuos urbanos lleguen a los vertederos para 2035. La recogida selectiva de residuos biológicos será obligatoria para 2023. Las normativas ayudarán a las ciudades a reducir los residuos, impulsar el reciclaje y fomentar nuevas ideas para reutilizar los artículos. A través de eventos en toda Europa, y una gran conferencia sobre políticas en Bruselas, la Semana Verde de la UE demostrará cómo está trabajando la UE para las ciudades y los ciudadanos. Durante este evento se celebrará la cumbre de alto nivel sobre las Ciudades Verdes de la UE, que tiene lugar en Bruselas del 22 al 24 de mayo.

La atención de la UE en las deliberaciones se centrará en cómo pueden aplicarse de forma más eficaz las normativas europeas sobre residuos, agua y aire, por ejemplo, a través de la Agenda Urbana de la UE. Algunas de las asociaciones en la Agenda Urbana, tales como la economía circular, la movilidad urbana y la calidad del aire, tratan específicamente con problemas medioambientales. Cómo integrar la sostenibilidad en el corazón de los procesos de planificación de las ciudades será otro de los temas entre decenas de sesiones temáticas.

Green City Tool

Para ayudar a las ciudades a desarrollar estrategias urbanas sostenibles, la Semana Verde será testigo del lanzamiento de la nueva Green City Tool que permitirá a las ciudades valorar su rendimiento ecológico y calificarse respecto a otras ciudades. Es una fuente de información para ideas verdes y de planificación urbana sostenible. Además, en la noche del 23 de mayo se anunciarán los Premios LIFE, que reconocerán los proyectos LIFE más innovadores, inspiradores y eficaces en los campos de la protección de la naturaleza, el medio ambiente y la acción climática.

">
<p>La <a href=Semana Verde de la UE 2018 arrancó este lunes 21 de mayo en Utrecht (Holanda), evento medioambiental europeo que este año trata sobre la ecologización de las ciudades y que se clausurará este viernes día 25 en Madrid. Durante esta semana, la Unión Europea aborda los retos para lograr que se produzca la transición sostenible de las ciudades, que está respaldando a través de normativas, herramientas y dotación financiera.

Con la expectativa de que más del 80% de los europeos viva en una zona urbana para 2020, la presión medioambiental en las ciudades está creciendo rápidamente. Desde planes para pasar a ser neutras en carbono a la planificación urbana sostenible, muchas ciudades como las Capitales Verdes de la UE y las ciudades Hoja Verde de la UE están abordando estos retos. Las normativas, que harán del sistema de gestión de los residuos de Europa el más avanzado del mundo, establecen objetivos para que el 55% de los residuos urbanos se recicle para 2025, el 60% para 2030 y el 65% para 2035.

Otro objetivo es garantizar que solo el 10% o menos de los residuos urbanos lleguen a los vertederos para 2035. La recogida selectiva de residuos biológicos será obligatoria para 2023. Las normativas ayudarán a las ciudades a reducir los residuos, impulsar el reciclaje y fomentar nuevas ideas para reutilizar los artículos. A través de eventos en toda Europa, y una gran conferencia sobre políticas en Bruselas, la Semana Verde de la UE demostrará cómo está trabajando la UE para las ciudades y los ciudadanos. Durante este evento se celebrará la cumbre de alto nivel sobre las Ciudades Verdes de la UE, que tiene lugar en Bruselas del 22 al 24 de mayo.

La atención de la UE en las deliberaciones se centrará en cómo pueden aplicarse de forma más eficaz las normativas europeas sobre residuos, agua y aire, por ejemplo, a través de la Agenda Urbana de la UE. Algunas de las asociaciones en la Agenda Urbana, tales como la economía circular, la movilidad urbana y la calidad del aire, tratan específicamente con problemas medioambientales. Cómo integrar la sostenibilidad en el corazón de los procesos de planificación de las ciudades será otro de los temas entre decenas de sesiones temáticas.

Green City Tool

Para ayudar a las ciudades a desarrollar estrategias urbanas sostenibles, la Semana Verde será testigo del lanzamiento de la nueva Green City Tool que permitirá a las ciudades valorar su rendimiento ecológico y calificarse respecto a otras ciudades. Es una fuente de información para ideas verdes y de planificación urbana sostenible. Además, en la noche del 23 de mayo se anunciarán los Premios LIFE, que reconocerán los proyectos LIFE más innovadores, inspiradores y eficaces en los campos de la protección de la naturaleza, el medio ambiente y la acción climática.

" width="90" height="90" />
seres humanos que pueblan la Tierra representan apenas el 0,01% de todos los seres vivientes, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, del que informa el diario The Guardian. Sin embargo, y de acuerdo con este trabajo, desde el principio de la civilización la humanidad ha provocado la desaparición del 83% de los animales salvajes (incluyendo el 80% de los mamíferos marinos y el 15% de los peces) y de la mitad de las plantas, favoreciendo al mismo tiempo una superabundancia de animales domésticos.

El estudio constituye un primer censo completo de las formas de vida en el planeta (la denominada biomasa), y está basado en la huella del carbono que dejan todos los seres vivientes. Entre sus conclusiones destaca que, aunque las bacterias son una de las formas de vida más abundantes (el 13% del total), no son, como se piensa a menudo, las que más presencia tienen. El puesto número uno pertenece, por mucho, a las plantas, ya que estas representan el 82% de toda la materia viva sobre la Tierra. El resto, desde los insectos y los hongos hasta los peces y los mamíferos, suponen tan solo el 5% de la biomasa mundial.

En cuanto a los animales domésticos, el trabajo muestra datos que son también reveladores del impacto de los seres humanos: el 70% de todas las aves del planeta son actualmente aves de corral, y solo el 30% restante son aves salvajes. Y en lo que respecta a los mamíferos, el 60% del total son ganado (principalmente reses y cerdos), el 36% son seres humanos y tan solo un 4% son animales salvajes.

En comparación con otras formas de vida, la cantidad de seres humanos es tres veces más pequeña que la de virus o la de gusanos, 12 veces menor que la de peces, 15 veces más pequeña que la de insectos, arácnidos y crustáceos, 200 veces menor que la de hongos, 1.200 veces más pequeña que la de bacterias y 7.500 veces menor que la cantidad de plantas.

Los investigadores, liderados por el profesor Ron Milo, del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, han realizado los cálculos de la biomasa utilizando datos de cientos de estudios anteriores. Según explica The Guardian, en muchos de estos trabajos suelen emplearse tecnologías avanzadas, como el escaneado remoto a través de satélite de grandes áreas de terreno, o secuencias genéticas capaces de revelar innumerables organismos que habitan en el mundo microscópico.

El estudio, que tiene en cuenta también factores geográficos, climáticos y ambientales, reconoce que los cálculos en algunos casos siguen presentando importantes incertidumbres, especialmente en lo que respecta a las bacterias que viven en el subsuelo profundo, pero asegura que las conclusiones son una visión general útil.

">
<p><strong>Los 7.600 millones de <a href=seres humanos que pueblan la Tierra representan apenas el 0,01% de todos los seres vivientes, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, del que informa el diario The Guardian. Sin embargo, y de acuerdo con este trabajo, desde el principio de la civilización la humanidad ha provocado la desaparición del 83% de los animales salvajes (incluyendo el 80% de los mamíferos marinos y el 15% de los peces) y de la mitad de las plantas, favoreciendo al mismo tiempo una superabundancia de animales domésticos.

El estudio constituye un primer censo completo de las formas de vida en el planeta (la denominada biomasa), y está basado en la huella del carbono que dejan todos los seres vivientes. Entre sus conclusiones destaca que, aunque las bacterias son una de las formas de vida más abundantes (el 13% del total), no son, como se piensa a menudo, las que más presencia tienen. El puesto número uno pertenece, por mucho, a las plantas, ya que estas representan el 82% de toda la materia viva sobre la Tierra. El resto, desde los insectos y los hongos hasta los peces y los mamíferos, suponen tan solo el 5% de la biomasa mundial.

En cuanto a los animales domésticos, el trabajo muestra datos que son también reveladores del impacto de los seres humanos: el 70% de todas las aves del planeta son actualmente aves de corral, y solo el 30% restante son aves salvajes. Y en lo que respecta a los mamíferos, el 60% del total son ganado (principalmente reses y cerdos), el 36% son seres humanos y tan solo un 4% son animales salvajes.

En comparación con otras formas de vida, la cantidad de seres humanos es tres veces más pequeña que la de virus o la de gusanos, 12 veces menor que la de peces, 15 veces más pequeña que la de insectos, arácnidos y crustáceos, 200 veces menor que la de hongos, 1.200 veces más pequeña que la de bacterias y 7.500 veces menor que la cantidad de plantas.

Los investigadores, liderados por el profesor Ron Milo, del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, han realizado los cálculos de la biomasa utilizando datos de cientos de estudios anteriores. Según explica The Guardian, en muchos de estos trabajos suelen emplearse tecnologías avanzadas, como el escaneado remoto a través de satélite de grandes áreas de terreno, o secuencias genéticas capaces de revelar innumerables organismos que habitan en el mundo microscópico.

El estudio, que tiene en cuenta también factores geográficos, climáticos y ambientales, reconoce que los cálculos en algunos casos siguen presentando importantes incertidumbres, especialmente en lo que respecta a las bacterias que viven en el subsuelo profundo, pero asegura que las conclusiones son una visión general útil.

" width="90" height="90" />
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) coincidieron esta semana en Buenos Aires en defender la importancia de una lucha compartida contra el cambio climático, ya que su campo de actuación “no tiene fronteras”.

Las medidas que se deben aplicar son de “mitigación” de los efectos y de “adaptación” para aquellos afectados por los cambios que puedan ocurrir por el calentamiento.

Tener la capacidad de reaccionar, sin embargo, no es posible para todos y, por ello, las regiones que tengan más recursos económicos deberían ayudar a aquellos en dificultades, defendieron la ONU y el IPCC junto a Argentina, que guiará este año en sus negociaciones a los 20 países desarrollados o en desarrollo más influyentes del mundo.

Los desórdenes climáticos pueden generar un aumento de los refugiados

Entre las dificultades que pueden enfrentar los países afectados por el cambio climático está la llegada de nuevas enfermedades, sequías, inundaciones o la subida del nivel del mar, lo que puede generar un aumento de los “refugiados climáticos”, un término que aunque todavía no ha sido reconocido en los acuerdos internacionales sí que es un fenómeno registrado.

“Entre 300 y 400 millones de personas viven a nivel del mar”, recordó el secretario ejecutivo adjunto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), Ovais Sarmad, lo que puede generar situaciones como la que vive la República de Kiribati, en el océano Pacífico, que cada año ve cómo se hunden sus tierras.

Sarmad; el vicepresidente del IPCC, Youba Sokona; y el ministro de Ambiente argentino, Sergio Bergman; se reunieron esta semana en un encuentro del T20 -los laboratorios de ideas del G20- para analizar el cambio climático desde el punto de vista de la defensa nacional de cada país y recordaron lo que le pasa a Argentina, que sufre inundaciones y críticos deshielos en sus glaciares.

">
<p>Tanto Argentina como las Naciones Unidas y el <a href=Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) coincidieron esta semana en Buenos Aires en defender la importancia de una lucha compartida contra el cambio climático, ya que su campo de actuación “no tiene fronteras”.

Las medidas que se deben aplicar son de “mitigación” de los efectos y de “adaptación” para aquellos afectados por los cambios que puedan ocurrir por el calentamiento.

Tener la capacidad de reaccionar, sin embargo, no es posible para todos y, por ello, las regiones que tengan más recursos económicos deberían ayudar a aquellos en dificultades, defendieron la ONU y el IPCC junto a Argentina, que guiará este año en sus negociaciones a los 20 países desarrollados o en desarrollo más influyentes del mundo.

Los desórdenes climáticos pueden generar un aumento de los refugiados

Entre las dificultades que pueden enfrentar los países afectados por el cambio climático está la llegada de nuevas enfermedades, sequías, inundaciones o la subida del nivel del mar, lo que puede generar un aumento de los “refugiados climáticos”, un término que aunque todavía no ha sido reconocido en los acuerdos internacionales sí que es un fenómeno registrado.

“Entre 300 y 400 millones de personas viven a nivel del mar”, recordó el secretario ejecutivo adjunto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), Ovais Sarmad, lo que puede generar situaciones como la que vive la República de Kiribati, en el océano Pacífico, que cada año ve cómo se hunden sus tierras.

Sarmad; el vicepresidente del IPCC, Youba Sokona; y el ministro de Ambiente argentino, Sergio Bergman; se reunieron esta semana en un encuentro del T20 -los laboratorios de ideas del G20- para analizar el cambio climático desde el punto de vista de la defensa nacional de cada país y recordaron lo que le pasa a Argentina, que sufre inundaciones y críticos deshielos en sus glaciares.

" width="90" height="90" />

<p>Las tormentas protagonizarán los próximos días, ha avanzado a Efeverde Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), para subrayar que esta primavera está siendo muy inestable por la falta de estabilidad del anticiclón, lo que favorece la llegada continua de borrascas del Atlántico a nuestro país. Todavía no se ha producido <em>“ningún avance del verano”,</em> tan típicos de esta estación, y, hasta el momento, lo más anómalo es la situación predominante de una <em><strong>“primavera muy primaveral, nada veraniega, que, por inusual, sorprende a los ciudadanos”,</strong></em> ha señalado Gutiérrez.</p><h2>DANA</h2><p>Para esta semana, la situación de inestabilidad apenas diferirá de la de días pasados debido al descuelgue previsto para hoy, de lo que los expertos denominan una DANA -depresión aislada en niveles altos- enfrente de Portugal, y que a partir de hoy alcanzará el Golfo de Cádiz. <strong>Con la llegada de la DANA</strong> -ha continuado la meteoróloga- v<strong>olverá a aumentar el riesgo de tormentas generalizadas por el interior, norte y este peninsular, aunque aún es precipitado asegurar su recorrido.</strong></p><p>La portavoz ha explicado que no se aprecia una estabilización de la atmósfera que de lugar a un cambio <em>“radical en la situación”,</em> más bien, -ha subrayado- esta semana también terminará con bajas presiones que, probablemente, se extiendan a la siguiente. A su juicio, <strong>sería “muy arriesgado” afirmar que esta circunstancia se deba a un cambio en los patrones atmosféricos debido a que las tormentas y chubascos,</strong> acompañados de los vaivenes de las temperaturas, entran dentro de la variabilidad climática normal de la península.</p><h2>Descenso de las temperaturas </h2><p><strong>Esta situación ha generado que las temperaturas estén entre 2 y 4 grados por debajo de la media en la mitad sur peninsular</strong> y en unos 2 grados en el centro peninsular, aunque, a partir del jueves, se prevé una importante caída de los valores, entre 8 y 10 grados, sobre todo en el oeste e interior peninsular. Este escenario en la península contrasta con los grados alcanzados los últimos días en el norte de Europa, donde el verano parece definitivamente asentado con máximas inusualmente elevadas (25/30 grados) en Noruega, Finlandia, Suecia y norte de Rusia.</p><p>Mario Picazo, meteorólogo del portal ElTiempo.es, ha explicado que, aunque los cambios en los patrones atmosféricos pueden ser cíclicos, fenómenos como El Niño o la NAO (Oscilación del Atlántico Norte), empiezan a ser en ocasiones más cortos y con señales más intensas. A su juicio, ese cambio de los patrones puede estar relacionado con el calentamiento global, vía cambios en corrientes oceánicas, o con la circulación general de la atmósfera. <em><strong>“Es un tema relativamente complejo pero, en general, sí parece que la fórmula de circulación atmosférica a la que estamos acostumbrados ha ido cambiando y cambiará más en un futuro no muy lejano”.</strong></em></p><h2>Primavera </h2><p>Respecto a la primavera, Picazo ha detallado que esta estación tiene la “buena costumbre” de dejar extremos de todo tipo, y ha calificado como normal, la formación de tormentas en abril y sobre todo mayo y junio. Por el contrario, <strong>no es tan corriente tener temperaturas tan frescas,</strong> y ha hecho hincapié en la tendencia de este año a la llegada de incursiones de aire más frío de lo habitual desde el noroeste y norte.</p><p>Para este final de mes, Picazo ha enumerado los “ingredientes” que avalan su predicción: una configuración favorable para la llegada de borrascas atlánticas, temperaturas de mar más frías, un suelo empapado de agua y un gran deshielo en las semanas que se avecinan. <em><strong>“Con estas variables el ambiente fresco, nuboso y en algunos casos lluviosos es bastante probable”,</strong></em> ha apuntado.</p>
plantas. Así lo demuestra un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los resultados, publicados en Nature Communications, muestran que los vegetales son capaces de reconocer la identidad genética de sus vecinas y ajustar el número y aspecto de sus flores a las características del grupo.

Hasta ahora, esta estrategia reproductiva moldeada por la selección de parentesco o familiar había sido demostrada sobre todo en animales. “Lo más novedoso de nuestro trabajo es que hemos observado que las plantas que crecen rodeadas de sus hermanas producen más flores y flores más atractivas que aquellas que se rodearon de plantas extrañas, no emparentadas genéticamente”, explica Rubén Torices, investigador del CSIC en la Estación Experimental de Zonas Áridas.

Los investigadores han cultivado miles de semillas granadinas de la planta ibérica Moricandia moricandioides, en grupos experimentales en un invernadero de la Universidad de Lausana (Suiza). Esta especie tiene una dependencia completa de los polinizadores para su reproducción, utilizando flores con pétalos llamativos de color púrpura para atraerlos. “Básicamente, forzamos a las plantas a crecer en macetas rodeadas de sus hermanas, mientras que otras crecieron rodeadas de una muestra aleatoria de plantas procedentes de la misma población”, recalca Torices.

El reconocimiento familiar

Según los resultados del estudio, que demuestra que las plantas no se muestran pasivas a su ambiente social, el aumento de la floración cuando una planta crece con sus hermanas sugiere que podrían estar cooperando con sus familiares para atraer más polinizadores, ya que un mayor número de flores y flores más atractivas favorecen que esto se produzca.

En los últimos años, otros trabajos han demostrado que las plantas poseen mecanismos moleculares complejos, que les permiten distinguir el tipo de organismo con el que interactúan. Pueden, por ejemplo, detectar qué microorganismos son patógenos y cuáles son inofensivos. Por otro lado, las raíces de las plantas establecen relaciones colaborativas complejas con algunos microorganismos del suelo y hongos.

Este resultado no tiene una aplicación práctica directa, pero sí podría ayudar en un futuro a la mejora de los cultivos. “Los cultivos en sí son ambientes sociales compuestos por centenares de plantas. Descubrir y entender los factores principales que determinan las relaciones sociales en plantas nos ayudará a seleccionar mejor cultivos más eficientes que favorezcan la cooperación y reduzcan la competición entre plantas vecinas”, agrega el investigador del CSIC.

">
<p><strong>La floración, la clave en la reproducción vegetal, depende del ambiente social en el que crecen las <a href=plantas. Así lo demuestra un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los resultados, publicados en Nature Communications, muestran que los vegetales son capaces de reconocer la identidad genética de sus vecinas y ajustar el número y aspecto de sus flores a las características del grupo.

Hasta ahora, esta estrategia reproductiva moldeada por la selección de parentesco o familiar había sido demostrada sobre todo en animales. “Lo más novedoso de nuestro trabajo es que hemos observado que las plantas que crecen rodeadas de sus hermanas producen más flores y flores más atractivas que aquellas que se rodearon de plantas extrañas, no emparentadas genéticamente”, explica Rubén Torices, investigador del CSIC en la Estación Experimental de Zonas Áridas.

Los investigadores han cultivado miles de semillas granadinas de la planta ibérica Moricandia moricandioides, en grupos experimentales en un invernadero de la Universidad de Lausana (Suiza). Esta especie tiene una dependencia completa de los polinizadores para su reproducción, utilizando flores con pétalos llamativos de color púrpura para atraerlos. “Básicamente, forzamos a las plantas a crecer en macetas rodeadas de sus hermanas, mientras que otras crecieron rodeadas de una muestra aleatoria de plantas procedentes de la misma población”, recalca Torices.

El reconocimiento familiar

Según los resultados del estudio, que demuestra que las plantas no se muestran pasivas a su ambiente social, el aumento de la floración cuando una planta crece con sus hermanas sugiere que podrían estar cooperando con sus familiares para atraer más polinizadores, ya que un mayor número de flores y flores más atractivas favorecen que esto se produzca.

En los últimos años, otros trabajos han demostrado que las plantas poseen mecanismos moleculares complejos, que les permiten distinguir el tipo de organismo con el que interactúan. Pueden, por ejemplo, detectar qué microorganismos son patógenos y cuáles son inofensivos. Por otro lado, las raíces de las plantas establecen relaciones colaborativas complejas con algunos microorganismos del suelo y hongos.

Este resultado no tiene una aplicación práctica directa, pero sí podría ayudar en un futuro a la mejora de los cultivos. “Los cultivos en sí son ambientes sociales compuestos por centenares de plantas. Descubrir y entender los factores principales que determinan las relaciones sociales en plantas nos ayudará a seleccionar mejor cultivos más eficientes que favorezcan la cooperación y reduzcan la competición entre plantas vecinas”, agrega el investigador del CSIC.

" width="90" height="90" />

<h2>Similitudes morfológicas</h2><p>Las cigüeñas no presentan dimorfismo sexual, lo que significa que los machos y hembras son idénticos en forma, coloración o tamaño.</p><h2>30 días para nacer</h2><p>Los huevos son de color blanco algo más grande que el de una gallina y necesitan 33 días de incubación constante para eclosionar.</p><h2>¡Los pollos tienen dientes!</h2><p>Efectivamente, como la mayoría de reptiles y aves, los cigoñinos al nacer tienen un diente en el pico para romper la cáscara del huevo.</p><h2>Aves prolíficas</h2><p>Las puestas de las cigüeñas normalmente son de cuatro huevos, sin embargo se han registrado nidadas de hasta 7 polluelos en potencia.</p><h2>Custodia compartida</h2><p>Ambos padres participan en la incubación. Tanto el macho como la hembra disponen de placa de incubación -un parche de piel carente de plumas que es visible en la región ventral de las aves- por lo que van haciendo turnos de manera que los huevos nunca se enfrían.</p><h2>La vida en sociedad</h2><p>Se trata de una especie frecuentemente colonial, que suele reunirse en grandes congregaciones para criar. El nido se sitúa con frecuencia en todo tipo de construcciones humanas, desde iglesias y casonas hasta silos, depósitos de agua, chimeneas, torretas de electricidad y antenas, amén de transformadores eléctricos, casas de campo, ruinas y edificios monumentales, aunque un buen porcentaje se sitúa en árboles y, en menor medida, en rocas.</p><h2>Arquitectura de altura</h2><p>Año tras año, la misma pareja vuelve al mismo nido para criar y en su afán por conseguir el mejor lugar para sus cigoñinos coloca y coloca palos hasta alcanzar grandes nidos de 2 metros de diámetro y mucho peso, generalmente de 200 y 400 kilogramos, aunque en ocasiones pueden a superar la tonelada.</p><h2>Pasión Carnívora</h2><p>En cuanto a su alimentación Ciconia ciconia es una especie relativamente oportunista basada en grandes artrópodos, principalmente, saltamontes y escarabajos. No obstante en su dieta aunque en su dieta se incluyen también, con desigual proporción según las regiones, una gran variedad de invertebrados, en particular, lombrices de tierra, y vertebrados, como roedores, culebras, lagartijas, ranas, peces y hasta pollos de otras aves.</p><h2>Efectos sonoros</h2><p>En general, la cigüeña blanca es un ave bastante silenciosa, aunque emite algunas vocalizaciones ásperas de alarma cuando se excita o en presencia de individuos extraños en las inmediaciones del nido. El sonido más característico de la especie es un sonoro castañeteo producido al entrechocar las mandíbulas, conocido como “crotoreo”, que el ave ejecuta como salutación hacia su pareja.</p>
Schindler Ahead es una plataforma de circuito cerrado digital que permite un flujo de información sin interrupciones entre clientes, usuarios y servicio técnico con equipos de transporte vertical conectados. Esta nueva aplicación tecnológica se presenta estos días en la Feria Tecnológica Digital Enterprise Show (DES) 2018, celebrada en Madrid del 22 al 24 de mayo. A través del Internet de las Cosas (IoT), la compañía comparte datos en tiempo real para mejorar el servicio predictivo, la fiabilidad en el mantenimiento y la comunicación entre clientes, administradores y gestores de fincas y usuarios. Todas estas ventajas hacen que el tiempo de actividad del equipo se optimice al máximo, brindando facilidad y precisión en el servicio y en el resultado.

Schindler Ahead dispone de aplicaciones personalizadas, como Ahead ActionBoard, con la que los propietarios de los edificios, los administradores y gestores de fincas pueden comprobar el estado de sus equipos y, en paralelo, los técnicos reciben los avisos en tiempo real y tienen acceso a una base de datos digital de información avanzada. El alcance de Schindler Ahead también contribuye a la personalización de productos por parte de los clientes, mediante diversas soluciones que les permitirán disfrutar de su ascensor desde un prisma nunca visto hasta ahora. Los primeros productos y servicios de Schindler Ahead se enfocan inicialmente a clientes con uso masivo de ascensores y escaleras mecánicas, como por ejemplo, hoteles centros comerciales, transporte público, etc.

“Las principales prioridades para la mayoría de los clientes, administradores y gestores de fincas y usuarios son mejorar el tiempo de actividad y el de mantenimiento y, con Schindler Ahead, lo conseguimos, además de aumentar la comodidad en su día a día. Con Schindler Ahead disponemos de una plataforma digital para soluciones de movilidad urbana inteligentes, gracias al compromiso que tenemos para seguir invirtiendo en innovaciones tecnológicas” afirma Javier Catalina, Director General de Schindler Iberia.

La Feria Tecnológica Digital Enterprise Show (DES) tiene lugar los días 22, 23 y 24 de mayo en Ifema y cuenta con la participación de 45 países y empresas de primer nivel. Schindler está presente en el Pabellón número 7, en el estand E561. La presentación oficial de Schindler Ahead al público tuvo lugar en la Feria Industrial de Hannover 2017 y ahora llega a España para posicionar a la compañía suiza de transporte vertical a la vanguardia de la tecnología. 

“En Schindler, los clientes son nuestra prioridad y lo demostramos ofreciéndoles cada día más facilidades en su movilidad, como Schindler Ahead, plataforma tecnológica con la que nos adelantamos tanto a sus necesidades como a su futuro”, afirma Antonio Baldellou, Director de Instalaciones Existentes y Modernizaciones Schindler Iberia. 

">
<p><strong><a href=Schindler Ahead es una plataforma de circuito cerrado digital que permite un flujo de información sin interrupciones entre clientes, usuarios y servicio técnico con equipos de transporte vertical conectados. Esta nueva aplicación tecnológica se presenta estos días en la Feria Tecnológica Digital Enterprise Show (DES) 2018, celebrada en Madrid del 22 al 24 de mayo. A través del Internet de las Cosas (IoT), la compañía comparte datos en tiempo real para mejorar el servicio predictivo, la fiabilidad en el mantenimiento y la comunicación entre clientes, administradores y gestores de fincas y usuarios. Todas estas ventajas hacen que el tiempo de actividad del equipo se optimice al máximo, brindando facilidad y precisión en el servicio y en el resultado.

Schindler Ahead dispone de aplicaciones personalizadas, como Ahead ActionBoard, con la que los propietarios de los edificios, los administradores y gestores de fincas pueden comprobar el estado de sus equipos y, en paralelo, los técnicos reciben los avisos en tiempo real y tienen acceso a una base de datos digital de información avanzada. El alcance de Schindler Ahead también contribuye a la personalización de productos por parte de los clientes, mediante diversas soluciones que les permitirán disfrutar de su ascensor desde un prisma nunca visto hasta ahora. Los primeros productos y servicios de Schindler Ahead se enfocan inicialmente a clientes con uso masivo de ascensores y escaleras mecánicas, como por ejemplo, hoteles centros comerciales, transporte público, etc.

“Las principales prioridades para la mayoría de los clientes, administradores y gestores de fincas y usuarios son mejorar el tiempo de actividad y el de mantenimiento y, con Schindler Ahead, lo conseguimos, además de aumentar la comodidad en su día a día. Con Schindler Ahead disponemos de una plataforma digital para soluciones de movilidad urbana inteligentes, gracias al compromiso que tenemos para seguir invirtiendo en innovaciones tecnológicas” afirma Javier Catalina, Director General de Schindler Iberia.

La Feria Tecnológica Digital Enterprise Show (DES) tiene lugar los días 22, 23 y 24 de mayo en Ifema y cuenta con la participación de 45 países y empresas de primer nivel. Schindler está presente en el Pabellón número 7, en el estand E561. La presentación oficial de Schindler Ahead al público tuvo lugar en la Feria Industrial de Hannover 2017 y ahora llega a España para posicionar a la compañía suiza de transporte vertical a la vanguardia de la tecnología. 

“En Schindler, los clientes son nuestra prioridad y lo demostramos ofreciéndoles cada día más facilidades en su movilidad, como Schindler Ahead, plataforma tecnológica con la que nos adelantamos tanto a sus necesidades como a su futuro”, afirma Antonio Baldellou, Director de Instalaciones Existentes y Modernizaciones Schindler Iberia. 

" width="90" height="90" />
jirafas son animales icónicos. Su largo e inconfundible cuello las convierte en el mamífero más alto del mundo, por lo que cualquiera podría pensar que son animales bien conocidos por la ciencia. Pero no es así. Hace un par de años, científicos alemanes descubrían que existen cuatro especies de jirafa, y uno una como se creía. Ahora, otro equipo británico ha vuelto a poner de manifiesto lo poco que sabemos no solo sobre su ecología, sino también sobre su comportamiento.

Pues bien, los biólogos aceptan de forma generalizada que el tamaño de grupo de los animales aumenta cuando existe un riesgo de depredación, ya que ser muchos reduce el riesgo de muerte de los individuos y hay múltiples ojos para detectar a cualquier enemigo dispuesto al ataque. Ahora, en el primer estudio de este tipo, Zoe Muller, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol ha descubierto que esto no es cierto para las jirafas, y que el tamaño de sus grupos no está influenciado por la presencia de depredadores. "Esto es sorprendente, y pone de relieve lo poco que sabemos incluso sobre los aspectos más básicos del comportamiento de la jirafa", asegura Muller.

El estudio investiga cómo el comportamiento de agrupación de las jirafas difirió en respuesta a numerosos factores, como el riesgo de depredación, el tipo de hábitat y las características de los individuos. Si bien tipo de hábitat tuvo algún efecto sobre el tamaño del grupo, lo que realmente influyó fue el comportamiento de las hembras adultas, que formaban grupos más pequeños cuando tenían crías. Esto es contrario a otra creencia popular de que las jirafas forman grandes grupos para el cuidado comunitario de sus pequeños. El estudio, publicado esta semana en la revista Journal of Zoology, presenta la primera evidencia que demuestra que, en realidad, es todo lo contrario.

Las poblaciones de jirafas han disminuido en un 40% en los últimos 30 años, y ahora se cree que quedan menos de 98.000 individuos en libertad. En reconocimiento a su drástico declive en la naturaleza, recientemente han sido catalogadas como vulnerables en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación en la Naturaleza. Sin embargo, la revisión de la conservación está en curso debido al debate actual sobre su estado taxonómico, ya que algunas subespecies pueden estar aún más en riesgo de extinción de lo que se reconoce actualmente.

Según Muller, esta investigación agrega otra pieza importante al rompecabezas para comprender cómo viven las jirafas en la naturaleza. "Las jirafas son una especie amenazada, que sufre un declive constante en África, y esta investigación destaca que son en realidad una especie increíblemente incomprendida. Solo podemos gestionar y conservar las poblaciones de jirafas de manera efectiva si comprendemos adecuadamente su comportamiento y ecología, algo que apenas estamos comenzando a hacer", dice.

A pesar de su importancia, las jirafas han sido significativamente menos estudiadas en comparación con otros carismáticos mamíferos africanos. La idea errónea común es que las jirafas están en todas partes en África. Sin embargo, los recientes esfuerzos de investigación han resaltado la naturaleza fragmentada y en rápido declive de sus poblaciones. "Su reciente inclusión como vulnerable en la lista roja de la UICN es un paso valioso para reconocer su potencial de extinción, y se necesita más investigación para comprender las amenazas y los desafíos que enfrentan en la naturaleza", señala Muller.

Los próximos pasos para esta investigación serán replicar los hallazgos en otras áreas de África. El estudio se llevó a cabo en África Oriental, y se necesita saber si se observan los mismos efectos en otras poblaciones de jirafas. Los resultados se pueden utilizar para comprender cómo el manejo de los hábitats, las variables ambientales y sociales pueden apoyar la conservación de las poblaciones de jirafas.

">

<p><strong>Las <a href=jirafas son animales icónicos. Su largo e inconfundible cuello las convierte en el mamífero más alto del mundo, por lo que cualquiera podría pensar que son animales bien conocidos por la ciencia. Pero no es así. Hace un par de años, científicos alemanes descubrían que existen cuatro especies de jirafa, y uno una como se creía. Ahora, otro equipo británico ha vuelto a poner de manifiesto lo poco que sabemos no solo sobre su ecología, sino también sobre su comportamiento.

Pues bien, los biólogos aceptan de forma generalizada que el tamaño de grupo de los animales aumenta cuando existe un riesgo de depredación, ya que ser muchos reduce el riesgo de muerte de los individuos y hay múltiples ojos para detectar a cualquier enemigo dispuesto al ataque. Ahora, en el primer estudio de este tipo, Zoe Muller, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol ha descubierto que esto no es cierto para las jirafas, y que el tamaño de sus grupos no está influenciado por la presencia de depredadores. "Esto es sorprendente, y pone de relieve lo poco que sabemos incluso sobre los aspectos más básicos del comportamiento de la jirafa", asegura Muller.

El estudio investiga cómo el comportamiento de agrupación de las jirafas difirió en respuesta a numerosos factores, como el riesgo de depredación, el tipo de hábitat y las características de los individuos. Si bien tipo de hábitat tuvo algún efecto sobre el tamaño del grupo, lo que realmente influyó fue el comportamiento de las hembras adultas, que formaban grupos más pequeños cuando tenían crías. Esto es contrario a otra creencia popular de que las jirafas forman grandes grupos para el cuidado comunitario de sus pequeños. El estudio, publicado esta semana en la revista Journal of Zoology, presenta la primera evidencia que demuestra que, en realidad, es todo lo contrario.

Las poblaciones de jirafas han disminuido en un 40% en los últimos 30 años, y ahora se cree que quedan menos de 98.000 individuos en libertad. En reconocimiento a su drástico declive en la naturaleza, recientemente han sido catalogadas como vulnerables en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación en la Naturaleza. Sin embargo, la revisión de la conservación está en curso debido al debate actual sobre su estado taxonómico, ya que algunas subespecies pueden estar aún más en riesgo de extinción de lo que se reconoce actualmente.

Según Muller, esta investigación agrega otra pieza importante al rompecabezas para comprender cómo viven las jirafas en la naturaleza. "Las jirafas son una especie amenazada, que sufre un declive constante en África, y esta investigación destaca que son en realidad una especie increíblemente incomprendida. Solo podemos gestionar y conservar las poblaciones de jirafas de manera efectiva si comprendemos adecuadamente su comportamiento y ecología, algo que apenas estamos comenzando a hacer", dice.

A pesar de su importancia, las jirafas han sido significativamente menos estudiadas en comparación con otros carismáticos mamíferos africanos. La idea errónea común es que las jirafas están en todas partes en África. Sin embargo, los recientes esfuerzos de investigación han resaltado la naturaleza fragmentada y en rápido declive de sus poblaciones. "Su reciente inclusión como vulnerable en la lista roja de la UICN es un paso valioso para reconocer su potencial de extinción, y se necesita más investigación para comprender las amenazas y los desafíos que enfrentan en la naturaleza", señala Muller.

Los próximos pasos para esta investigación serán replicar los hallazgos en otras áreas de África. El estudio se llevó a cabo en África Oriental, y se necesita saber si se observan los mismos efectos en otras poblaciones de jirafas. Los resultados se pueden utilizar para comprender cómo el manejo de los hábitats, las variables ambientales y sociales pueden apoyar la conservación de las poblaciones de jirafas.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

16/03/2017

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies