Identifican la presencia de un agresivo caracol invasor en Chile y Sudamérica - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Es posible obtener permiso para visitar y fotografiar algún muladar en Monfrague?. Que r..."


"Solicito permiso para tentrar en la playa de las catedrales el dia 11 de agosto del 2017 ..."


"interesante reporte..."

AGENDA AMBIENTAL AGOSTO 2017

  • 1916-2016, 100 años de Parques Nacionales
  • tvebiomovies 2017. Concurso mundial de videos: jóvenes y cambio climático
  • VIII Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales año 2017

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

Identifican la presencia de un agresivo caracol invasor en Chile y Sudamérica

Internacional

Caracol invasor. FOTO: UBIOBIO


REDACCIÓN


redaccion@ambientum.com


El hallazgo fue publicado en una revista internacional de reconocido prestigio en el área de la zoología

Gonzalo Collado Inzulza identificó por primera vez en Chile y Sudamérica la presencia del caracol acuático Potamopyrgus antipodarum, conocido comúnmente como caracol de barro neozelandés. La vertiente del Parque O´Higgins y el estero La Dehesa en la región Metropolitana, el río Chalinga y el estero Consuelo en la región de Coquimbo, son los lugares donde se verificó la presencia del caracol invasor que amenaza con desplazar a especies nativas.

El caracol acuático Potamopyrgus antipodarum o caracol de barro neozelandés fue identificado por primera vez en Chile y Sudamérica. El hallazgo fue publicado en una revista internacional de reconocido prestigio en el área de la zoología. El responsable de dicho descubrimiento es el Dr. en Ecología y Biología Evolutiva, Gonzalo Collado Inzulza, del Departamento de Ciencias Básicas de la Universidad del Bío-Bío.

“Una especie invasora en un ecosistema natural es un problema, porque dicha especie no evolucionó en el lugar que ha invadido, por lo tanto, no tiene depredadores o competidores que sí tenía en su hábitat natural, y en algunos casos pueden avasallar a las especies nativas. Eso termina provocando desequilibrios en el ecosistema, y si tiene un alto potencial reproductivo, es sólo cuestión de tiempo para que se desplace a la fauna nativa”, aseveró el investigador.

El Dr. Gonzalo Collado Inzulza es uno de los científicos chilenos reconocidos internacionalmente en el estudio de la biología de moluscos. Realizó sus estudios de pregrado en la Universidad de Valparaíso, donde obtuvo el título de Biólogo Marino y el grado académico de Licenciado en Ciencias del Mar en la Estación de Biología Marina de Montemar, actual Facultad de Ciencias del Mar.

Los años 2005 y 2010 obtuvo, respectivamente, su maestría y doctorado en Ecología y Biología Evolutiva en la Universidad de Chile. Posteriormente se desempeñó por tres años como investigador posdoctoral en esta misma casa de estudios. Desde hace más de una década, el Dr. Collado dicta clases de biología celular, ecología, embriología e histología, reproducción y desarrollo, zoología y sistemática molecular a alumnos de pregrado y postgrado en diferentes instituciones de educación superior.

El investigador de la UBB es también editor jefe de la revista Amici Molluscarum, publicada por la Sociedad Malacológica de Chile. Es miembro de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar, de la Sociedad Malacológica de Chile y de la Sociedad Chilena de Evolución, de la cual fue socio fundador y donde actualmente es Director.

¿Qué especie invasora identificó recientemente, y cuál es la relevancia de su hallazgo?

La especie es el caracol acuático Potamopyrgus antipodarum (Gray, 1843), comúnmente conocido como caracol de barro neozelandés. La especie la hemos identificado por primera vez en Sudamérica, específicamente en cuatro sistemas hidrológicos de Chile central, dos de ellos se encuentran en la ciudad de Santiago en la Región Metropolitana, que corresponden al estero La Dehesa y a una vertiente del Parque O’Higgins, mientras otros dos focos fueron encontrados en la ciudad de Salamanca, Región de Coquimbo, específicamente en el río Chalinga y en el Estero Consuelo.

¿Qué clase de organismo representa la especie invasora que ha identificado en Chile central?

Potamopyrgus antipodarum es un caracol de pequeño tamaño, de hasta 4 ó 5 mm de longitud de la concha, originario de Nueva Zelanda e islas adyacentes. Este caracol ha invadido hábitats de agua dulce y salobre de Australia, Asia, América del Norte y varios países de Europa. Ahora la hemos identificado en Sudamérica.

¿Esta especie invasora podría afectar a la fauna nativa?

Potamopyrgus antipodarum es una especie generalista, por lo cual puede alimentarse de una serie de recursos tales como plantas acuáticas, algas verdes y diatomeas, así como también detritos orgánicos. También es capaz de tolerar un amplio rango de condiciones físico-químicas del agua, por lo que puede adaptarse fácilmente a una diversidad de sistemas hidrológicos prácticamente en cualquier zona donde logre dispersarse. En las localidades donde está establecida esta especie habitan varias especies de invertebrados, incluyendo platelmintos, anélidos y caracoles del género Physa.

Existe evidencia de que en otros países P. antipodarum compite por recursos con la fauna nativa y es lo que podría estar ocurriendo en Chile central. Por ejemplo, después de llegar al río Snake de Idaho en América del Norte en 1987, cinco especies de moluscos nativos de la cuenca de este río se enumeraron bajo la Ley de Especies Amenazadas en las categorías de “Amenazadas” o “En Peligro”, en parte debido a la proliferación de P. antipodarum. Otra de las amenazas de esta especie invasora sobre la fauna nativa está dada por su alta capacidad reproductiva. Este caracol es ovovivíparo, por lo cual las hembras ponen huevos que permanecen al interior de bolsas de crianza dentro de su cuerpo, alimentándose de las reservas vitelinas del mismo huevo, pasando por todos los estados de desarrollo y larvales, hasta que los caracoles juveniles son liberados por la madre como adultos en miniatura, en el mismo lugar donde ella se encuentra. Las hembras pueden llegar a liberar de 20 a 120 juveniles. La otra amenaza son las altas densidades que pueden alcanzar estos animales en los hábitats invadidos. En las poblaciones naturales se ha informado densidades de 4000 caracoles por metro cuadrado, pero en hábitats invadidos P. antipodarum puede alcanzar densidades tan altas como 500.000 caracoles por m2, e incluso más (800.000/ m2).

¿Qué medidas de prevención o control se han tomado?

El hallazgo de P. antipodarum es reciente por lo que las autoridades desconocen la presencia de la especie en Chile. Sin embargo, hay otras especies introducidas incluso más agresivas que éste, como el caracol manzana Pomacea canaliculatan (Lamarck, 1822), categorizada dentro de las 100 especies invasoras más agresivas del mundo, y que ha invadido la Laguna Conchalí en Los Vilos desde hace ya unos años. Nada se ha hecho al respecto y la población sigue proliferando.

¿Cómo llega a identificar esta especie?

Actualmente desarrollo un proyecto Fondecyt (2013-2017) denominado “El dilema de las especies crípticas en el género Heleobia del cono sur de Sudamérica”. La idea es revelar la identidad de especies nuevas usando taxonomía integrativa. La taxonomía integrativa es un método relativamente moderno que nos permiten identificar especies difíciles de clasificar. Por ejemplo, las especies crípticas son especies que no son distinguibles morfológicamente unas de otras. De esta manera, se puede mostrar a Potamopyrgus junto a varias especies de distintos géneros de caracoles como Heleobia, Potamolithus, Littoridina, Semisalsa, Heleobops, etc., y todos son muy similares morfológicamente.

Entonces, en mi proyecto Fondecyt, la taxonomía integrativa incluye una gama de caracteres tales como rádula, concha, estudio de la morfología del sistema reproductivo, análisis filogenético utilizando secuencias de DNA, realización de muestreos profundos en una zona, para llegar a definir una especie con mayor rigurosidad. Esa taxonomía integrativa incluye un muestreo extenso y nosotros muestreamos desde el Altiplano hasta el mar, y eso ha llevado a encontrar especies como Potamopyrgus, y a encontrar una gama de especies nuevas. De hecho, en nuestro laboratorio tenemos por describir al menos una decena de especies nuevas y dentro de unos días se enviará a publicación un artículo que describe una especie nueva de Heleobia, que habita un pequeño oasis en el desierto de Atacama. Lo interesante es que esta taxonomía integrativa incluye análisis filogenético, entonces uno también puede identificar especies utilizando herramientas moleculares.

¿Cómo habría llegado el caracol neozelandés a Chile?

Eso no se ha podido determinar. Si uno mira el mapa que grafica su presencia en Chile, podría elucubrar y pensar que colonizó primero el Parque O`Higgins, porque dicho parque se abrió en 1883, tras lo cual se trajeron plantas acuáticas, ornamentales y exóticas. Se ha descrito que Potamopyrgus puede ser transportado en plantas ornamentales, o bien ser transportado por aves. Si esto ocurrió acá en Chile es simplemente especulación. Nosotros secuenciamos el gen citocromo c oxidasa subunidad I en 16 caracoles, cuatro por localidad, y el DNA que se analizó no muestra variación con respecto a individuos de Japón, Nueva Zelanda y Europa.

Entonces, al menos con los datos que tenemos ahora, la ruta de introducción o el país de donde provienen los caracoles invasores es desconocida. Como ya fue señalado, P. antipodarum puede ser transportado por aves acuáticas o a través de plantas ornamentales, así como también en aguas de lastre de barcos, en tanques de agua dulce, acuarios, en ganado doméstico, a través del transporte de barro y tierra húmedas, equipos de pesca, PVC de piscicultura, ruedas de bicicleta, botas, carnadas, las posibilidades son muchas. En Chile los caracoles exóticos han aumentado durante los últimos años, siendo la principal vía de introducción, posiblemente, el comercio de acuarios. El investigador Sergio Letelier, curador del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, ha sugerido a los acuarios como probable mecanismo.

¿Qué se puede hacer ante la presencia de esta especie invasora?

El año 2013 se creó un grupo de trabajo en USA para mitigar la diseminación de P. antipodarum en ese país. Es así como se trazaron una serie de objetivos, y lo primero fue identificar dónde se encontraba. Acá lo hemos identificado en cuatro sistemas hidrológicos, pero eso no quiere decir que no esté en otros lugares. También fue propuesto identificar las vías y vectores de propagación de los animales. Respecto de Chile, lo más parsimonioso es pensar que llegó a un lugar y desde ahí se expandió a los otros. De este modo, se pueden proponer métodos que detecten nuevas poblaciones de esta especie y luego proyectar estrategias para controlar poblaciones ya introducidas o naturalizadas.

¿Por qué es tan importante adoptar medidas?

En general, la invasión de una especie exótica causa serios daños a los ecosistemas invadidos y a las especies nativas que en él habitan, siendo una de las grandes causas actuales de la pérdida de biodiversidad a nivel mundial. Dentro de los últimos 100 años, las especies invasoras han causado la extinción de una variedad de invertebrados, peces, reptiles, aves y mamíferos. Desde los años del 1800 el caracol de barro P. antipodarum, una especie predominantemente de agua dulce, se ha diseminado a través de varios continentes y ahora sabemos que se encuentra en Sudamérica. Después de 25 años de haber invadido Norteamérica, ahora está bien establecido en los principales ríos del oeste de USA, incluyendo los ríos Snake, Missouri, Columbia y el Parque Yellowstone, además de los Grandes Lagos del Este.

¿Potamopyrgus compite con alguna especie nativa específica de Chile?

A través de un proyecto de investigación interno de la UBB, denominado “Sobreposición de nicho entre el caracol invasor Potamopyrgus antipodarum y el caracol nativo Physa sp.”, se intentará obtener evidencia a través de estudios de campo y condiciones controladas que permitan demostrar si ambas especies están compitiendo. Es posible que compitan por hábitat, porque la vertiente del Parque O’Higgins tiene distintos microhábitats tales como macrófitas, sedimento blando, sustrato duro y hojarasca. A través de determinaciones de abundancia, veremos en cuál microhábitat pudiese ocurrir competencia. También estudiaremos la química del agua, para evaluar si hay sobreposición de nicho respecto a las variables ambientales. Es importante destacar que los proyectos de investigación internos de la UBB permiten la formación de capital humano, y el tema de las invasiones biológicas ofrece una buena oportunidad para que estudiantes de carreras biológicas o relacionadas con recursos naturales desarrollen sus actividades de titulación o tesis en nuestra universidad.

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

Potamopyrgus, caracol, especie invasora,

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes



<h2>El papel fundamental de los ODS</h2><p>Hasta hace poco, las organizaciones internacionales y los gobiernos tenían papeles relativamente bien definidos en el desarrollo mundial y la sostenibilidad. Mientras tanto, la participación del sector privado en todo este proceso se veía, a menudo, limitada a sus contribuciones al crecimiento económico, la creación de empleos y los ingresos fiscales. Pero ahora eso debe cambiar, y <strong>el sector privado debe asumir un papel más amplio e integrado en la agenda de desarrollo.</strong></p><p><strong>El sector privado puede convertirse también en financiador, desplazando miles de millones de dólares de capital hacia las economías en desarrollo.</strong> Y, puede desempeñar un papel importante como implementador, convirtiendo las ganancias en crecimiento económico sostenido, inclusión social y protección ambiental. Los principios subyacentes a estas medidas están anclados en el Objetivo ODS 12.6, que alienta a <em>“las empresas, especialmente a las grandes y transnacionales, a adoptar prácticas sostenibles y a integrar la información de sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes”.</em></p><p><strong>Las instituciones financieras y de gestión de activos pueden proporcionar incentivos positivos a dichas empresas</strong> -es decir a aquellas que incorporen criterios de sostenibilidad, pensamiento a largo plazo y de desempeño ambiental, social y de gobernanza (ASG) en sus modelos empresariales centrales- asignando activos en consecuencia. Medidas así contribuirían en gran medida a promover el progreso a largo plazo en los ODS.</p><p>Afortunadamente, muchas empresas ya encajan en esa descripción y la encuesta de directores ejecutivos del año 2016 realizada por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y Accenture mostró que muchos líderes empresariales consideran que la <strong><em>“solución de los desafíos sociales es un elemento central en la búsqueda de las ventajas competitivas”.</em></strong> Casi la mitad de los directores ejecutivos encuestados creen que <em><strong>“el empresariado por sí solo será el actor más importante en el logro de los ODS”.</strong></em></p><p>Según un informe reciente publicado por la agencia de calificación Moody´s, <strong>el interés de los inversores institucionales en las inversiones relacionadas con el cambio climático y el desarrollo sostenible ha crecido rápidamente en los últimos años.</strong> Ahora, a los inversores institucionales con largos historiales de inversiones ASG, como el Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de California (CalPERS), se les une creciente cantidad de inversores similares. Algunos incluso están optando por retirar sus inversiones de cualquier empresa relacionada con industrias o prácticas empresariales que muestran problemas de sostenibilidad.</p><p>Sin duda, <strong>esta tendencia hacia la inversión sostenible se acelerará. No obstante, incluso sin el acuerdo, el atractivo de tales inversiones se sostiene:</strong> la evidencia indica que la integración de las consideraciones ASG -cuando se implementan inteligentemente y se miden y se comunican de forma transparente- puede ayudar a que las inversiones superen las expectativas. Tanto en el caso de las empresas como en el caso de los inversionistas. Agregue a eso los incentivos del mercado financiero, y se podrían atraer enormes cantidades de capital a inversiones ASG.</p>

<h2>Un pino más longevo que las pirámides egipcias</h2><p>En su estudio utilizó una especie de perforador para sacar muestras de los troncos, pero en uno de ellos - etiquetado como WPN-114, apodado como Prometeo -se le quedó atascado. Currey avisó al Servicio Forestal, que taló el árbol titánico para recuperar el aparato. Cuando el científico empezó a contar los anillos se dio cuenta del error que había cometido. En un artículo para la revista <em>Ecology</em> escribió: <em><strong>"Se puede concluir tentativamente que WPN-114 comenzó a crecer hace unos 4.900 años".</strong></em> Currey, sin saberlo, había matado un árbol de 4.844 años. El árbol más viejo datado hasta ese momento.</p><p>La muerte de Prometeo enojó a prensa y público, pero por otro lado alentó la creación del Parque Nacional de la Gran Cuenca que protege los pinos longevos; no se puede talar ni recolectar su madera. <strong>Los <em>Pinus longaeva</em> también crecen en Utah y California donde habita el ejemplar con más años.</strong> En las Montañas Blancas sigue vivo - quintuplicando su tocayo bíblico - Matusalén, de 4.850 años de edad. Pero aún hay otro más viejo que Matusalén. El top del ranking es presidido por un árbol sin nombre de 5.067 años. </p><p>Estos árboles ya existían antes que los egipcios construyeran las primeras pirámides, por eso su ubicación es un secreto. El Servicio Forestal de Estados Unidos se niega a revelar sus coordenadas exactas para evitar vandalismos (de hecho, no hay ni imágenes). Ciertamente, sería una aberración encontrar los nombres de una pareja pasajera tatuados en la corteza de estos árboles milenarios.</p><p><strong>Los pinos longevos residen en altas altitudes por encima de los 3.000 metros, en tierras áridas y rocosas azotadas por gélidos vientos.</strong> A lo largo de los años, estas condiciones adversas los han convertido en una especie curtida, fuerte y, sobre todo, duradera. Paradójicamente, la naturaleza -como si fuera un escultor macabro- les ha otorgado un aspecto moribundo. El tronco retorcido está cubierto por una capa gruesa de resina que lo protege de la putrefacción, de parásitos y hongos. Por el contrario, el chispazo de un relámpago puede prender la corteza resinosa.</p><p>Afortunadamente, <strong>el fuego no suele acabar con estos pinos</strong> y aún menos con el bosque: su capacidad de recuperación es notable y el fuego no suele propagarse debido a que hay una distancia considerable entre ellos. En cierto modo, los pinos longevos alcanzan edades superiores gracias a que evitan o resisten los peligros externos. Asimismo <strong>donde viven no tienen que competir contra otras especies vegetales</strong> y, a pesar de la pobreza del suelo, los nutrientes son suficientes para ir creciendo lentamente. Viven piano piano sin peligros ni competiciones milenio tras milenio.</p><p><strong><em>Pinus longaeva</em> es el árbol individual más viejo, pero hay otros especies que pueden clonarse y llegar a edades inverosímiles.</strong> En el Parque Nacional Fishlake en Utah vive un álamo que asimismo es un bosque. Se trata de Pando; un colonia clonal que ha surgido de un único árbol de la especie <em>Populus tremuloides.</em> </p><p><strong><em>Pando</em> en latín significa “me expando”,</strong> ya que puede replicarse a través del sistema radicular dando lugar a nuevos tallos (algunos científicos especulan que no se ha reproducido sexualmente en más de 10000 años). <strong>Su extensión abarca un territorio tan grande como la Ciudad del Vaticano y en este crecen unos 50.000 troncos genéticamente iguales.</strong> Ninguno de estos clones vive más de 200 años, pero en total se le estima una edad aproximada de 80.000 años. Desgraciadamente, <em>Pando</em> está muriendo. </p><p><strong>Muchos de los árboles viejos empiezan a fallecer y los ciervos y el ganado se están comiendo los nuevos brotes.</strong> En algunas áreas se han instalado vallas perimetrales para proteger a los álamos jóvenes, pero los peligros no sólo son locales. Otra causa de su muerte podría ser la combinación del cambio climático, la sequía y los insectos. <strong>En última instancia, salvar al árbol más viejo del planeta depende de todos nosotros.</strong></p>

<h2>Aumento de muertes prematuras por culpa del cambio climático</h2><p>Los datos, publicados en <em>Nature Climate Change,</em> contribuyen a la creciente evidencia científica sobre los efectos negativos del cambio climático para la salud global. Los expertos han señalado además que <strong>el aumento de la contaminación también puede impactar significativamente en la salud de la población,</strong> recordando que millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire.</p><p>Los expertos usaron un conjunto de <strong>varios modelos climáticos globales</strong> para determinar el número de muertes prematuras que se producirían debido al ozono y a las partículas contaminantes en los años 2030 y 2100. </p><p>Para cada modelo, el equipo evaluó los cambios proyectados en la contaminación del aire que podrían contribuir en el futuro cambio climático. Posteriormente, trasladaron estos cambios a la población mundial, explicando el crecimiento de la población y los cambios esperados en la susceptibilidad a la contaminación atmosférica.</p><p>Tras el análisis de los datos, los investigadores concluyeron que <strong>el cambio climático podría aumentar las muertes relacionadas con la contaminación</strong> en todo el mundo, excepto en África. <em>“Nuestro hallazgo es la señal más clara de que el cambio climático será perjudicial para la calidad del aire y la salud”,</em> han zanjado los científicos.</p>

<h2>Perros azules por la contaminación</h2><p>Las imágenes de los perros azules, que han dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales, fueron compartidas por una asociación defensora de animales del municipio de Navi Mombay. <em><strong>"Hemos detectado alrededor de cinco perros aquí. Fue espantoso ver cómo la piel blanca del perro se había vuelto completamente azul",</strong></em> declaró al diario Hindustan Times la directora de la protectora de animales, Arati Chauhan.</p><p>La organización presentó una queja ante la Junta de Control de la Contaminación local en la que acusó que en la zona industrial de Taloja se vierten desechos químicos directamente en el río Kasadi. </p><p>Después de investigar el caso, la dependencia confirmó que <strong>cinco o seis perros se pintaron de azul después de entrar a buscar comida en una fábrica que estaba usando un tinte de este color para hacer detergentes.</strong> Los funcionarios le dieron siete días para limpiar la zona y eliminar el tinte que estaba descargando.</p><p>Chauhan, de la protectora de animales, ha confirmado este martes en su Facebook que los perros están regresando a su color blanco gracias a la lluvia, pero aún tienen infecciones en los ojos. Aunque la fábrica ha puesto rejas para impedir el paso de animales, los perros siguen bebiendo del agua con residuos químicos que corre por el río. </p><p><em><strong>"Esta es la realidad en cada zona industrial. Es necesario tomar conciencia",</strong></em> ha escrito la activista alertando de los riesgos que tiene esta contaminación también para los trabajadores, que han sufrido problemas oculares y dolores de cabeza.</p><p><strong>En la zona industrial de Taloja, a las afueras de Bombay, trabajan 76.000 personas en 977 fábricas de productos químicos, farmacéuticos, de ingeniería y procesamiento de alimentos,</strong> de acuerdo con datos de la fundación de transparencia Watchdog, citados por el Hindustan Times. Según este diario, el río Kasadi tiene niveles de contaminación 13 veces superiores a lo aceptable. India es uno de los países más contaminados del mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud.</p>

<h2>Los contenedores verdes merecen tener una segunda vida</h2><p>El objetivo que persiguen consiste en brindar una segunda oportunidad a estos iglús: <strong>hay casi 212.000 repartidos por toda la geografía española</strong> y cada día, de media, albergan dos millones de kilos de vidrio; un material 100% reciclable de cuya gestión en España se ocupa Ecovidrio, entidad sin ánimo de lucro que también participa de la iniciativa que desarrolla la institución académica madrileña.</p><p>El equipo formado por la profesora Aurora Herrera y los alumnos Andrea García, Anais Porras, Carmen Huestamendia, Iván Ordoñez y Gerardo Martínez ha estudiado la viabilidad de esta y otras dos ideas -de entre un brainstorming de 50 propuestas- para el <strong>reciclado de contenedores de vidrio.</strong></p><p>El refugio móvil para aves consta de dos partes diferenciadas e independientes entre sí: el <strong>corral de picoteo</strong> (un armazón de malla por los lados y el techo) y la <strong>caseta</strong> (para dormir y cuando arrecia el fríos, el viento o la lluvia).</p><p><em>"Cada gallina necesita una media de un metro cuadrado de espacio interior de cobijo y tres metros cuadrados de espacio exterior adyacente",</em> explican los autores, que han tenido en cuenta tal información a la hora de concretar los gallineros y los corrales. Asimismo, para asegurar el bienestar de las aves, han construido un nido por cada cuatro gallinas. <em><strong>"Los nidales cumplen los requisitos de comodidad, oscuridad, frescura e higiene",</strong></em> aseguran. Los dormideros, por su parte, consisten en listones separados unos de otros, pero situados al mismo nivel para evitar que las gallinas se peleen o ensucien.</p><h3>No se estimula la puesta de huevos</h3><p><strong>Si cualquiera entrara en el gallinero notaría una penumbra que, por supuesto, favorece que las aves, que son capaces de percibir intensidades de luz muy bajas, descansen cuando el sol se pone.</strong> Los huecos del refugio móvil permiten solo la entrada de luz natural, por lo que no se estimula de forma artificial la reproducción y la producción de huevos. Tanto la ventilación, para eliminar los gases tóxicos que se producen en el gallinero, como la temperatura (entre 20 y 22ºC) también se controlan.</p><p><strong>El techo y el suelo del refugio móvil para gallinas presentan una inclinación para propiciar que el agua de lluvia se escurra y no se estanque,</strong> comenta el equipo de arquitectos.</p><p><strong>Los materiales necesarios para hacer realidad su idea serían el PVC y la madera.</strong> Los bebederos estarían fabricados a partir de plástico, resultando más fáciles de lavar y permitiendo que el agua se deslice sin originar charcos. Los comederos, en cambio, se pueden construir con madera, pero pensados de forma que las aves no puedan introducirse en ellos para que no desperdicien el alimento.</p>

<h2>Rechazan un proyecto minero por el gran impacto que causaría en los pingüinos de Humboldt</h2><p>El comité, integrado por los ministros de Energía, Minería, Agricultura, Economía, Medio Ambiente y Salud de Chile, se pronunció en la misma forma en que ya lo había hecho en marzo la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA), que desaprobó el proyecto Dominga de la firma Andes Iron.</p><p>Al término de la reunión, el ministro de Medio Ambiente, <strong>Marcelo Mena,</strong> dijo que <em><strong>"creo firmemente en el desarrollo, pero esto no puede ser a costa del patrimonio ambiental ni causar riesgos a la salud de las personas. Más aún en zonas de valores ecológicos únicos en el mundo".</strong></em></p><p>Desde hace años los habitantes de Coquimbo y los científicos buscan frenar este proyecto argumentando que afectaría a una zona de rica biodiversidad.</p><p>En las aguas costeras de la localidad de La Higuera, en la región de Coquimbo, se emplazan las reservas marinas Isla Choros-Damas, Isla Chañaral y <strong>la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, que ocupa más de 888 hectáreas y alberga una gran cantidad de especies endémicas marinas y terrestres.</strong> Alberga alrededor del 80 % de la población mundial del pingüino de Humboldt, el chungungo (nutria marina), la ballena azul y la ballena fin, entre otras especies en peligro de extinción.</p><h3>Beneficio económico, daño ambiental</h3><p><strong>La propuesta de Andes Iron supondría la construcción de una mina de hierro y cobre, además de un puerto en el norte de la región de Coquimbo,</strong> en el municipio de La Higuera. Tendría una producción anual de doce millones de toneladas de concentrado de hierro y 150.000 toneladas de concentrado de cobre, y supondría una inversión de 2.500 millones de dólares.</p><p>Después de ser rechazada por la CEA, los ejecutivos de la compañía habían recurrido al comité ministerial para que revirtiera ese fallo, argumentando que Dominga cumple la normativa y "se hace cargo de sus impactos" medioambientales. La sentencia del pasado lunes se basó en aspectos técnicos, basados en los pronunciamientos de 14 servicios, "sin consideraciones políticas", aseguró Mena.</p><p>El ministro chileno dijo que <strong>los reclamantes pueden recurrir al Tribunal Ambiental o a la Corte Suprema "si quedaron insatisfechos" con el fallo.</strong> Por su parte, la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) criticó la decisión del comité de ministros, que calificó de "política" y "sin justificación".</p>

<h2>¿Es posible que Occidente deje de comerciar con los productores de petróleo?</h2><p><strong>Guinea Ecuatorial</strong> encarna lo que algunos teóricos llaman la maldición de los recursos naturales. Es <strong>uno de los países más ricos de África gracias a sus reservas de petróleo.</strong> Desde que comenzó a explotarlas, hace un cuarto de siglo, el tamaño de su economía se ha multiplicado casi por 20. </p><p>Nada de ello parece haber repercutido en el nivel de vida de sus ciudadanos (dos tercios de la población vive en extrema pobreza, con menos de dólares al día). Pero sí en la de una élite que ha hecho del país su feudo y lo gobierna con mano de hierro para mantener las reglas de juego.</p><p>Algo similar sucede en Irak, Siria, Arabia Saudí, Qatar, Nigeria, Venezuela… Salvo contadas excepciones, como EE UU y Noruega, <strong>los países ricos en petróleo son menos democráticos, menos estables económicamente y sufren más violencia</strong> (delincuencia, guerras) que los que no tienen crudo. El filósofo Leif Wenar, profesor en el King’s Collegue de Londres, reflexiona en torno a esta maldición en Petróleo de sangre (Armaenia). </p><p>Responsabiliza en última instancia a los países consumidores por perpetuarla al acceder a comprar un petróleo obtenido de forma ilegítima y cuya venta sirve para financiar regímenes autoritarios como el saudí o la ofensiva del Estado Islámico. <em><strong>“En la mayoría de estos países, el petróleo comienza a ser explotado con una dictadura ya establecida y ese dinero fortalece al dictador”,</strong></em> explica el autor en una entrevista.</p><p><strong>El “petromundo” que describe Wenar en su ensayo mueve más de dos billones de dólares al año.</strong> Aunque cada vez se habla más de la necesidad de reducir la dependencia de los combustibles fósiles, sus derivados aún están presentes en multitud de productos, como gafas, cremas, insecticidas, champú, detergentes, productos de limpieza, zapatos, envases de alimentos, cables, bolsas de plástico, juguetes… Pero tan solo el 16% de las reservas del petróleo se encuentran en países considerados “libres” por la organización Freedom House.</p><p>Propone Wenar dejar de comprar petróleo a esos países por considerarlo un robo a la población. <em><strong>“Existe una ley no escrita en el comercio internacional que convierte en legal en un país algo obtenido ilegalmente en otro.</strong> Pasa con el petróleo y con minerales como el coltán, con el que se fabrican los móviles, a veces obtenido con violencia extrema en República Democrática de Congo”,</em> explica. También sucedió con los diamantes de sangre que financiaron las carnicerías de Charles Taylor en Sierra Leona y Liberia en los noventa.</p>

<h2>Nanotubos para conservar los alimentos</h2><p>Un grupo de científicos ha logrado crear un envoltorio con una película protectora de nanotubos de arcilla y aceite esencial antibacteriano. Con este nuevo film, que aún <strong>necesita de más pruebas,</strong> sobre todo de toxicidad, los investigadores consiguieron que tomates, plátanos y pollo se conservaran mejor, logrando "dos objetivos en uno": la prevención del exceso de maduración y del crecimiento bacteriano. </p><p>Los responsables de este plástico para alimentos frescos son científicos de la Universidad Sabanci de Turquía y su descripción y peculiaridades se presentaron hoy en el congreso de la Sociedad Americana de Química -el número 254-, que estos días se celebra en Washington con la exposición de <strong>más de 9.000 investigaciones.</strong> </p><p>Desde la antigüedad se han buscado métodos para <strong>preservar frutas, verduras o carnes,</strong> desde los tradicionales con salazón o fermentación hasta los más modernos como los enlatados, congelación o envoltura en películas plásticas, y ahora los envases capaces de "interactuar" con los alimentos pueden contribuir a su seguridad y prevenir los daños económicos causados por la pérdida de comida.</p><p>Aunque las empresas ya pueden fabricar envases que impiden que frutas y hortalizas se sequen, la incorporación de propiedades adicionales en estas películas de plástico "es un desafío", señaló en una nota de la Sociedad Americana de Química Hayriye Ünal. </p><p>Y es que entre los retos está <strong>reducir la contaminación bacteriana,</strong> la permeabilidad del oxígeno y el vapor de agua y la acumulación de etileno alrededor de los alimentos envasados. El etileno es un componente liberado naturalmente por frutas y verduras que ayuda al proceso de maduración, pero su exceso, atrapado bajo el plástico de envasado puede provocar que la comida madure antes y se pudra. </p><p>Para construir su film, los investigadores empezaron con una película de polietileno, a la que incorporaron <strong>nanotubos de arcilla</strong> con pequeños cilindros huecos para recoger el etileno, absorbiéndolo, y proporcionando así una barrera contra este gas: <strong>evitan que el oxígeno entre</strong> y que el vapor de agua y otros gases escapen. </p><p>Los nanotubos los cargaron además con un aceite esencial antibacteriano que se encuentra en el tomillo y el con el que recubrieron esas pequeñas estructuras tubulares en la parte interna del film para matar a los microbios. Así, los científicos envolvieron tomates, plátanos y pollo en la nueva película protectora y los compararon con otros alimentos envueltos en polietileno simple. </p><p>Diez días después los tomates con el nuevo film <strong>estaban mejor conservados;</strong> los plátanos, tras seis días, permanecieron "más firmes y mantuvieron su brillante color amarillo", y el pollo refrigerado durante 24 horas mostró un crecimiento bacteriano significativamente menor que otros.</p>
Nature este miércoles ha arrojado nueva luz a esta cuestión. Después de analizar escrupulosamente una gran colección de sedimentos fosilizados hallados en Australia, han concluido que el final de una edad de hielo hizo llegar una gran cantidad de nutrientes a los océanos. Todo apunta a que esto favoreció el crecimiento de las algas sobre las bacterias, y esto a su vez permitió después la aparición de los primeros animales.

"Aplastamos las rocas hasta convertirlas en polvo para extraer las moléculas de los antiguos organismos", ha explicado en un comunicado Jochen Brocks, investigador de la Universidad Nacional de Australia (ANU) y coautor del estudio. "Estas moléculas nos dicen que algo realmente muy interesante ocurrió hace 650 millones de años. Fue la revolución de los ecosistemas: el surgimiento de las algas".

En la reseca región central de Australia, los investigadores han encontrado una gran cantidad de rocas sedimentarias fosilizadas que les han permitido entender cómo eran las condiciones de la Tierra hace eones. En los resquicios de los minerales, han hallado restos de lípidos (grasas) que han indicado cómo era la composición de la vida en los océanos. A partir de cierto momento, parece que algo ocurrió, porque la población de algas se disparó y acabó dominando a las bacterias. Y, gracias a esto, los animales y los humanos aparecieron en el planeta, según Brocks. Pero, ¿por qué pasó todo esto?

Los nutrientes llegados de las montañas

"Unos 50 millones de años antes de que todo esto ocurriera (el surgimiento de las algas), hubo un evento dramático llamado Tierra bola de nieve", ha dicho Brocks. "La Tierra permaneció congelada durante 50 millones de años. Glaciares enormes molieron las montañas hasta polvo, lo que liberó nutrientes (minerales). Y, cuando la nieve se fundió a causa de un evento de calentamiento global extremo, los ríos arrastraron estos nutrientes y los vertieron a los océanos".

En estas condiciones, con océanos más cálidos y repletos de nutrientes, la vida se transformó. Pasó de estar dominada por bacterias, a formas de vida más complejas.

"Esos grandes y nutritivos organismos en la base de la cadena trófica (algas) proporcionaron la inyección de energía requerida para la evolución de los ecosistemas complejos, donde animales cada vez más grandes y complejos, incluyendo a los humanos, pudieron medrar", ha detallado Jochen Brocks.

">
<h2>La época de los animales comenzó con un gran cambio climático</h2><p>Los cambios climáticos son una realidad que ha acompañado siempre a la Tierra, aunque el actual es el único causado por el hombre y el que pondrá a prueba a la actual civilización humana. Pero hace cientos de millones de años, durante el llamado Eón Proterozoico (un período de tiempo que va de los 2.500 a los 541 millones de años de antigüedad), el clima del planeta cambió en varias ocasiones y sacudió a la vida que se abría camino. Los continentes se movieron, las edades del hielo convirtieron al planeta en una bola de nieve y, a pesar de todo, <strong>al final aparecieron los primeros animales visibles a simple vista. Estos se caracterizaban por un rasgo que revolucionaría la vida para siempre: la simetría bilateral.</strong> Gracias a ella apareció casi toda la diversidad de animales que conocemos hoy en día.</p><p>Geólogos y biólogos tratan de cruzar sus conocimientos para tratar de entender cómo fue este proceso. ¿Por qué los animales aparecieron entonces y no antes? ¿Fue algo progresivo o más bien explosivo? Un artículo publicado en <a href=Nature este miércoles ha arrojado nueva luz a esta cuestión. Después de analizar escrupulosamente una gran colección de sedimentos fosilizados hallados en Australia, han concluido que el final de una edad de hielo hizo llegar una gran cantidad de nutrientes a los océanos. Todo apunta a que esto favoreció el crecimiento de las algas sobre las bacterias, y esto a su vez permitió después la aparición de los primeros animales.

"Aplastamos las rocas hasta convertirlas en polvo para extraer las moléculas de los antiguos organismos", ha explicado en un comunicado Jochen Brocks, investigador de la Universidad Nacional de Australia (ANU) y coautor del estudio. "Estas moléculas nos dicen que algo realmente muy interesante ocurrió hace 650 millones de años. Fue la revolución de los ecosistemas: el surgimiento de las algas".

En la reseca región central de Australia, los investigadores han encontrado una gran cantidad de rocas sedimentarias fosilizadas que les han permitido entender cómo eran las condiciones de la Tierra hace eones. En los resquicios de los minerales, han hallado restos de lípidos (grasas) que han indicado cómo era la composición de la vida en los océanos. A partir de cierto momento, parece que algo ocurrió, porque la población de algas se disparó y acabó dominando a las bacterias. Y, gracias a esto, los animales y los humanos aparecieron en el planeta, según Brocks. Pero, ¿por qué pasó todo esto?

Los nutrientes llegados de las montañas

"Unos 50 millones de años antes de que todo esto ocurriera (el surgimiento de las algas), hubo un evento dramático llamado Tierra bola de nieve", ha dicho Brocks. "La Tierra permaneció congelada durante 50 millones de años. Glaciares enormes molieron las montañas hasta polvo, lo que liberó nutrientes (minerales). Y, cuando la nieve se fundió a causa de un evento de calentamiento global extremo, los ríos arrastraron estos nutrientes y los vertieron a los océanos".

En estas condiciones, con océanos más cálidos y repletos de nutrientes, la vida se transformó. Pasó de estar dominada por bacterias, a formas de vida más complejas.

"Esos grandes y nutritivos organismos en la base de la cadena trófica (algas) proporcionaron la inyección de energía requerida para la evolución de los ecosistemas complejos, donde animales cada vez más grandes y complejos, incluyendo a los humanos, pudieron medrar", ha detallado Jochen Brocks.

" width="90" height="90" />
Global Change Biology, señala que, con el actual escenario de cambio climático es difícil anticipar la capacidad que tendrá Europa, -a pesar de tener la red de espacios protegidos más extensa del mundo-, para proteger su biodiversidad local.

El cambio climático podría tanto forzar la salida de muchas especies nativas fuera de los espacios protegidos, como facilitar la entrada a ellos de especies exóticas invasoras. Las EEI son aquellas especies cuya introducción y propagación fuera de su ámbito ecológico natural suponen una amenaza tanto para la biodiversidad como para la economía.

En España se consideran EEI plantas como el ailanto y la hierba de la pampa, animales como el visón americano, el mapache y la cotorra de Kramer; insectos como el mosquito tigre y la hormiga argentina, además de acuáticos como el cangrejo rojo o la almeja asiática.

Belinda Gallardo, investigadora del IPE-CSIC señala que tan solo un 25% de los espacios protegidos en los últimos 100 años en Europa está invadido por alguna de las 100 peores EEI.

Según el estudio, en el que ha intervenido también la Universidad de Cambridge y el Zoological Society of London, las EEI avanzarán en unos años a una velocidad sin precedentes hacia el norte y este de Europa, y pondrán en peligro el papel protector de estos espacios.

El estudio ha evaluado 15.000 espacios protegidos terrestres y marinos de Europa, con información procedente de 1,5 millones de localizaciones de las 100 peores especies invasoras existentes en territorio europeo para anticipar su impacto sobre 150 especies protegidas por las directivas comunitarias Hábitat y de Aves.

Los resultados apuntan a que el número de especies invasoras es menor en los Parques Nacionales y Reservas Naturales más antiguos y que en los localizados en zonas remotas de difícil acceso, como la alta montaña "apenas encontramos ninguna de las especies investigadas", asegura Belinda Gallardo.

">
<h2>Los espacios protegidos frenan el avance de las especies invasoras</h2><p>El estudio, publicado en la revista especializada <a href=Global Change Biology, señala que, con el actual escenario de cambio climático es difícil anticipar la capacidad que tendrá Europa, -a pesar de tener la red de espacios protegidos más extensa del mundo-, para proteger su biodiversidad local.

El cambio climático podría tanto forzar la salida de muchas especies nativas fuera de los espacios protegidos, como facilitar la entrada a ellos de especies exóticas invasoras. Las EEI son aquellas especies cuya introducción y propagación fuera de su ámbito ecológico natural suponen una amenaza tanto para la biodiversidad como para la economía.

En España se consideran EEI plantas como el ailanto y la hierba de la pampa, animales como el visón americano, el mapache y la cotorra de Kramer; insectos como el mosquito tigre y la hormiga argentina, además de acuáticos como el cangrejo rojo o la almeja asiática.

Belinda Gallardo, investigadora del IPE-CSIC señala que tan solo un 25% de los espacios protegidos en los últimos 100 años en Europa está invadido por alguna de las 100 peores EEI.

Según el estudio, en el que ha intervenido también la Universidad de Cambridge y el Zoological Society of London, las EEI avanzarán en unos años a una velocidad sin precedentes hacia el norte y este de Europa, y pondrán en peligro el papel protector de estos espacios.

El estudio ha evaluado 15.000 espacios protegidos terrestres y marinos de Europa, con información procedente de 1,5 millones de localizaciones de las 100 peores especies invasoras existentes en territorio europeo para anticipar su impacto sobre 150 especies protegidas por las directivas comunitarias Hábitat y de Aves.

Los resultados apuntan a que el número de especies invasoras es menor en los Parques Nacionales y Reservas Naturales más antiguos y que en los localizados en zonas remotas de difícil acceso, como la alta montaña "apenas encontramos ninguna de las especies investigadas", asegura Belinda Gallardo.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

12/11/2014

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies