La palabra paraíso cobra en el Parque Nacional Torres del Paine todo su significado: 227.298 hectáreas y una geografía excepcional compuesta por imponentes macizos, bosques vírgenes y lagos de color turquesa.

Todo ello con un cielo que adquiere unos colores irreales que invita a descubrir el porqué de los incontables reconocimientos que tiene como uno de los parajes más hermosos del planeta.

Situado a 154 kilómetros al noroeste de Puerto Natales y a 399 kilómetros de Punta Arenas, este santuario de la naturaleza ubicado cerca de los Andes en el extremo sur de Chile fue fundado bajo el nombre de Parque Nacional de Turismo Lago Grey el 13 de mayo de 1959, cuando la actividad principal de la zona todavía era la ganadería y el turismo estaba relegado a unos pocos aventureros.

El 30 de abril de 1970 el parque sumó 11.000 nuevas hectáreas a su terreno protegido y pasó a ser bautizado como se le conoce hoy: Parque Nacional de Torres del Paine. Desde entonces no ha dejado de sumar reconocimientos y turistas que quieren conocerlo.

En él se puede encontrar una geografía imponente compuesta por macizos, lagos, icebergs, glaciares, ríos, bosques de robles típicos de Tierra del Fuego y extensas pampas visitadas por guanacos, ñandúes y pumas.

Un entorno privilegiado al que uno de los primeros visitantes definió como “uno de los más espectaculares paisajes que la imaginación humana puede concebir” y que abre sus puertas a miles de turistas cada año que buscan experiencias en medio de la naturaleza y con todo tipo de comodidades: senderos señalizados, actividades de senderismo y aventura, así como alternativas de alojamiento y restauración.

Torres

El nombre de Torres es por sus dos características elevaciones, los famosos Cuernos del Paine.

Los materiales superpuestos se han erosionado por completo, dejando solo varias torres graníticas redondas y altas: éstas son las torres reales del parque. Algunos de los materiales originales permanecen y, como estos tienen diferentes pendientes y colores, forman las puntas tan características y reconocibles como imagen del parque.

Los indios tehuelches, descendientes de los paleoindios, dieron después el nombre de Paine al macizo, que significa “azul” en su idioma. Desde el siglo XV el área también ha sido el hogar de las personas nómadas kaweskar que conviven con pumas salvajes, cóndores y guanacos.

Por desgracia, en las últimas décadas la acción del hombre también se ha hecho notar en el parque y éste se ha debido enfrentar diversos incendios forestales que han consumido vastas extensiones de vegetación.

El 10 de febrero de 1985, un turista dejó una colilla mal apagada, lo que desató un incendio que consumió cerca de 14.000 hectáreas del parque. Veinte años después, otro visitante volcó una cocinilla y originó otro incendio que abrasó una superficie de más de 15.000 hectáreas, de las cuales más de 11.000 afectaron directamente al parque.

Incendio forestal

A finales de 2011, el Parque Nacional Torres del Paine sufrió un nuevo incendio forestal que consumió más de 17.000 hectáreas, esta vez debido a una fogata que realizó otro visitante, y que requirió ayuda internacional para sofocarlo.

El Parque Nacional Torres del Paine, Declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco y elegido la octava maravilla del mundo en 2013 por Virtual Tourist en un concurso en el que recibió más de cinco millones de votos, se ha consolidado como un atractivo turístico a nivel mundial y también como en un ejemplo también de conservación de la naturaleza.

Fuente: ALBERTO LÓPEZ / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/elpais/2019/05/13/ciencia/1557736046_163845.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de