La iniciativa solicita al Gobierno que la Administración General del Estado, en coordinación con las Comunidades Autónomas y las entidades locales que puedan verse afectadas, realice los estudios y previsiones que permitan disponer, en el plazo lo más breve posible, de un sistema de alerta de tsunamis, pudiendo establecer para ellos los acuerdos que resulten necesarios con otros países de nuestro entorno geográfico.

Los motivos de la iniciativa señalan que, aunque la peligrosidad de tsunamis en nuestro país es inferior que en otras zonas del mundo, es posible que puedan ocurrir estos fenómenos, habida cuenta de las características sismo tectónicas y geográficas del área donde se encuadra tanto la España peninsular como la insular mediterránea y atlántica.

Asimismo, aún considerando la baja probabilidad de que se produzca un maremoto en España, el alto grado de desarrollo humano de las costas españolas incrementa considerablemente el riesgo. Por ello, incluso un pequeño tsunami podría acarrear graves consecuencias.

Los datos de nivel del mar son imprescindibles para la confirmación rápida de la presencia de tsunamis, permitiendo predecir incluso su hora de llegada. Es por esto que, desde hace tiempo, en el ámbito de la protección civil, funciona en nuestro país un Grupo de Trabajo que estudia la posibilidad de anticipar la llegada de un tsunami a las costas españolas, al objeto de poder tomar las medidas oportunas. A su vez, existen redes que podrían participar en la aportación de datos, aunque pertenecen a distintas instituciones y no están concebidas con esa finalidad.

Por todo lo mencionado, es aconsejable fortalecer los mecanismos de prevención y alerta de tsunamis para hacer frente a una eventualidad de esta naturaleza.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de