La sesión de tarde "Marca FSC y la responsabilidad empresarial. Cómo tu marca puede ser más impactante", moderada por Gonzalo Anguita, Director Adjunto de FSC España, contó con una representación muy diversa de los diversos sectores empresariales que habitualmente colaboran con FSC España y que han integrado la sostenibilidad a su estrategia empresarial.

La Asamblea Anual está patrocinada por Bureau Veritas, ENCE, Ferrovial Servicios, SIG Combibloc y Tetra Pak y cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, NH Hoteles y Despacho de Abogados Roca Junyent.

En la mesa dinámica participaron como ponentes Iñigo Gómez del Grupo ENCE; Víctor Marcos de TETRA PAK; María José Madroñal y Julio Cuerva de SIG‐Combibloc; Valentín Alfaya y Piedad Molina del Grupo FERROVIAL; Joao Raul Ferreira de CELIEGE; Carlos Martínez y Adrián Martínez de BUREAU VERITAS; y Daniel Villapol de VILLAPOL. La sesión contó además con una amplia mayoría de público procedente del sector empresarial que hizo notables contribuciones al debate.

Gonzalo Anguita inició la mesa comentando las cifras actuales, en clara expansión, de las Cadenas de Custodia (CdC) certificadas por FSC en España. Respecto a esta Certificación, que implica la evaluación de la línea de producción forestal desde el árbol hasta el producto final, ya se han certificado un total de 452 empresas, de las cuáles la cadena de suministro de papel y cartón, artes gráficas e impresión y embalaje suman el 58,7%; y la industria de la madera y el mobiliario representan el 34,3%. Vinculado a estos productos, se puso de manifiesto el hecho de que en España, a menudo se constata una falta de materia prima certificada, lo cual debería ser aprovechado para incentivar a más propietarios forestales a certificar sus productos.

Durante el debate se manifestó que, en el contexto actual de crisis económica, un elemento que preocupa tanto a empresas como a consumidores es sin duda el precio final del producto.

A menudo los consumidores no están dispuestos a pagar más por un producto certificado y, por esta razón, las empresas se plantean dos enfoques en cuanto al precio final de mercado.

Algunas empresas derivan el coste adicional del producto certificado al consumidor final y, en estos casos, es muy aconsejable la sensibilización previa del consumidor acerca del valor añadido por la certificación. En otras ocasiones la empresa decide internalizar ese coste adicional a fin de que el producto certificado no varíe su precio final y pueda ser más competitivo.

También se destacó que fomentar el recuerdo espontáneo del sello es uno de los objetivos a la hora de invertir en la comunicación, incorporando a los líderes de opinión, y a las redes sociales. Algunas empresas invierten además importantes esfuerzos en explicar a sus clientes qué es FSC como elemento para construir y reforzar su valor de marca; no obstante, estas estrategias de comunicación requieren de la colaboración del sector de la distribución comercial.

A pesar de que el logo FSC es conocido por el consumidor, en general, éste desconoce todas las implicaciones del proceso de certificación. Una manera de reforzar la comunicación de FSC hacia el consumidor final es resaltar los conceptos de renovabilidad y en ocasiones como el corcho de producto ecológico.

Cabe destacar que en muchos casos la política de Responsabilidad Social de la empresa es el factor determinante para que ésta asuma los valores de FSC con independencia de los requisitos o las demandas de los clientes.

En relación al diferencial de precio de los productos certificados una de las conclusiones del grupo fue la necesidad de desarrollar estrategias de integración, entre los comercializadores y sus proveedores, para racionalizar los costes de la certificación y facilitar el proceso a la propiedad forestal.

Finalmente, desde el sector empresarial también se recordó que las empresas no son los únicos agentes implicados en este proceso y se puso de manifiesto la importante responsabilidad que recae también en las administraciones; en los distintos niveles asociados a FSC, ya sea en la base, como gestores públicos de montes; en procesos como las compras y licitaciones públicas; o bien en la concienciación ciudadana para promover un consumo más responsable.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de