Hoy en día, el 90% del todo el comercio global se transporta por mar y la industria marítima depende en mayor medida del fuel, un combustible cada vez más caro y escaso, al tiempo que contaminante. Mientras, las normativas medioambientales internacionales son cada vez más existentes. Sólo la innovación, puede encontrar soluciones a este desafío.

Representa el futuro del transporte marítimo, ecológico más sostenible. Tras 32 meses de investigación, el proyecto EU-CargoXpress del 7º Programa de la Comisión Europea aporta el diseño de un buque sostenible de carga, que incorpora el uso complementario de energías renovables y reduce más de un 50% el consumo de energía fósil y las emisiones. El proyecto se ha presentado en la ciudad sueca de Karlskrona, donde se ha fabricado un modelo a escala real de parte del casco del buque.

En este proyecto, dirigido por Volker H. Rosenkranz y coordinado por ACCIONA Transmediterránea, trabajan 12 socios de 5 países, representando universidades y centros tecnológicos, ingenierías, sociedades de clasificación, navieras, puertos y astilleros. Entre ellos, 4 socios españoles: la propia Acciona Transmediterránea, la Universidad Politécnica de Madrid, Autoridad Portuaria de Gijón e Innovación y Logística CargoXpress.

El proyecto se inició en una idea innovadora del ingeniero de logística alemán Volker H. Rosenkranz, con el objetivo de responder a las exigencias del transporte marítimo de corta distancia a corto y medio plazo (entre 2015 y 2030): un buque con la capacidad especial de transformarse en un velero de gran porte durante la navegación, con la capacidad de cargar y descargar mercancías mediante una grúa pórtico que le permitirá atracar en puertos sin infraestructuras.

Tras 30 meses de trabajo y el apoyo de la Comisión Europea, que ha permitido financiar 2,6 millones de euros de un total de 3,8 necesarios para llevar a cabo la investigación, se ha presentado su resultado que muestra que es posible reducir el consumo energético en un 50%, en comparación con un buque convencional equivalente en volumen de carga.

Durante el proyecto se han construido a escala y ensayado 3 modelos del caso y una vela, así como un módulo del casco a escala real, investigando el uso complementario de la energía eólica y solar para reducir el consumo de energía fósil y las emisiones, además del empleo de materiales compuestos y aluminio para aligerar su peso. Incorpora también una grúa a bordo y puente móvil para dar servicio en puertos pequeños con un buque de estas características y capacidad para 200 TEU, equivalente a 100 camiones.En el túnel de viento de la Universidad Politécnica de Madrid, el Instituto de Microgravedad Ignacio Da Riva ha medido las cargas de viento sobre un modelo de buque porta-contenedores clásico y sobre el modelo de catamarán del proyecto para compararlos. Además, en los ensayos también se ha medido la capacidad propulsiva del modelo de vela, tanto distribuciones de presión sobre la vela rígida como cargas globales.

Bautizado como CargoXpress, este innovador carguero puede transportar 200 TEU -contenedores de 20 pies- o largas piezas como tuberías, palas de aerogeneradores, etc.

El aumento de eficacia de este buque permitirá acortar los tiempos de descarga/carga, de manera que podrá navegar con menos velocidad al próximo puerto, redundando en un mayor ahorro de energía. Como ejemplo, disminuyendo la velocidad solamente un nudo (3,7 km/h) se ahorran unas 2,4 T/día (23% de fuel) y se evitan más de 7,5 T/día en emisiones de CO.

El diseño del buque CargoXpress está totalmente modularizado para permitir su construcción en serie y de fácil mantenimiento. Esto supone una importantísima carga de trabajo a astilleros europeos y a otros sectores industriales que forman parte de la cadena de fabricación. Además, su fabricación contribuiría a renovar la flota actual de buques de transporte de carga.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de