La necesidad de fortalecer la confianza de los consumidores en productos y servicios que avalen no sólo un buen resultado final, si no un proceso socialmente responsable, económicamente viable y respetuoso con el medio ambiente, es el principal objetivo por el que se creo la marca Calidad Rural.

En la última semana se han reunido en la comarca de La Garrotxa i Collsacabra, en Gerona, los máximos representantes de las 19 comarcas europeas pertenecientes a la marca Calidad Rural, para unificar y determinar una exhaustiva metodología común a seguir por los cuatro países pertenecientes a la marca (Francia, Italia, Grecia y España), para conseguir así una garantía total de calidad en la elaboración de sus productos y servicios.

La intención principal de este comité de gestión y control de la marca es demostrar de manera fehaciente que sus decisiones de consumo están convenientemente protegidas por un sistema riguroso y objetivo. Además, este comité evalúa de manera sistemática el cumplimiento de los requisitos relacionados con las tres calidades de este sistema de acreditación de la calidad: económica, social y ambiental, sin olvidar el cumplimiento de los restantes requisitos de naturaleza técnica y administrativa, obligatorios para cualquier empresa o producto.

Por estos motivos es necesario disponer de una herramienta y metodología eficaz que garanticen el cumplimiento de un “contrato basado en los valores” antes expuestos, que se manifiesta en todas las dimensiones de elaboración y consumo de los productos y servicios acreditados por la Marca Calidad Rural.

Para certificar la calidad económica se evalúa el uso de recursos locales, la gestión empresarial y el marketing responsable; la innovación o la implicación en el desarrollo local, entre otros. Para la calidad ambiental, se analiza el ahorro de agua, energía y materias primas, la gestión de residuos, la compra responsable, la integración en el entorno o el desarrollo sostenible. Mientras que para la calidad social, se estudia la igualdad de oportunidades, la formación, la participación y la competencia leal, entre otros.

La marca Calidad Rural engloba un conjunto de marcas territoriales a la que pertenecen empresas que producen productos y servicios. Por ello, todas las marcas comarcales ya cumplen con los principios aprobados desde septiembre de 2007 por la marca, que se verán reforzados por la metodología común que de este encuentro salga.

Esta Metodología se utilizará tanto para la acreditación de las Marcas Territoriales locales, como para acreditar a las que soliciten adherirse a la red en el futuro.

Para Sebastián Lozano, portavoz de la marca Calidad Rural en España “gracias a esta evaluación es posible obtener resultados que eviten que se perjudique la credibilidad del proyecto por algunos incumplimientos parciales o puntuales de los requisitos de calidad. Y además, establecer las medidas correctoras y de mejora oportunas aprovechando la estrategia establecida como vehículo para mejorar la credibilidad de Calidad Rural ante los consumidores”.

A través de una batería de 41 indicadores, diseñados a partir de los parámetros ya establecidos, se determinará si un territorio, puede ser portador de la etiqueta Calidad Rural.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de