PIXABAY

El hidrógeno verde, que aún se encuentra en una fase incipiente, está llamado a ser uno de los puntales de la nueva economía de las energías renovables. A diferencia de otras modalidades, como son el gris y el azul, la producción de este tipo de hidrógeno tiene una huella de carbono cero. Uno de los ejemplos de este combustible ecológico es la iniciativa Power to Green Hydrogen Mallorca, una planta de hidrógeno verde que comenzará a operar a finales de 2021.

El proyecto utilizará terrenos de la cementera CEMEX junto con la aportación de dos plantas de energía fotovoltaica construidas por ACCIONA, un sistema de electrólisis proporcionado por Cummins (antes Hydrogenics), en asociación con Enagás, IDAE y la propia CEMEX y con la colaboración de REDEXIS, entre otros. La iniciativa se enmarca en el plan estratégico de la FCH-JU (The Fuel Cells and Hydrogen Joint Undertaking) de la Unión Europea.

En total, se calcula que la reducción en emisiones de CO2 ascenderá a las 20 700 toneladas al año. “El proyecto Power to Green Hydrogen Mallorca va a permitir incentivar multitud de casos de uso de hidrógeno verde para la descarbonización de las Islas Baleares”, explica Rafael Mateo, CEO de Energía de ACCIONA.

Blockchain para garantizar el origen de la energía

Como complemento de esta apuesta por las energías renovables se utilizarán tecnologías blockchain. Así, el proyecto se complementará con el uso de GreenH2chain®, la primera plataforma blockchain del mundo que permite garantizar el origen del hidrógeno verde. Las empresas que utilicen este sistema digital podrán monitorizar su descarbonización y contar con un sistema de certificación de sus credenciales ecológicas. Por último, la plataforma permitirá tener constancia del consumo realizado y los costes operativos.

¿En qué se diferencian el hidrógeno gris, azul y verde?

Aunque el hidrógeno es un gas incoloro, la forma de producirlo se ajusta a un código de colores. Los más importantes son el gris, el azul y el verde. El hidrógeno gris se basa en la transformación de gas natural y, aunque su uso como combustible no genera emisiones de efecto invernadero, la producción sí que tiene emisiones de CO2. El hidrógeno azul, en cambio, opta por capturar y almacenar CO2, lo que reduce, pero no elimina las emisiones.

Por último, estaría el hidrógeno verde, que utiliza energías renovables en el proceso de electrólisis y, por tanto, no genera emisiones en ninguna fase de su ciclo de vida. Por ahora, el principal reto es reducir el coste de producción del hidrógeno verde para convertirlo en una verdadera alternativa renovable. Se espera que, para el año 2030, este tipo de combustible sea competitivo en términos de costes de producción y que en el año 2040 cueste lo mismo que producirlo a partir de combustibles fósiles.

Fuente: ACCIONA, I´MNOVATION #hub,

Artículo de referencia: https://www.imnovation-hub.com/es/energia/hidrogeno-verde-energia-renovable-industria-transporte/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de