15 claves para reducir el coste del recibo de la luz

1. ¿En qué momentos puedo abaratar la electricidad en mi casa?

Una solución puede ser contratar el servicio de electricidad con la modalidad de discriminación horaria. Por otra parte, la electricidad es más barata cuando se da una mayor presencia en el sistema eléctrica de fuentes renovables. “La reglamentación actual del mercado no es adecuada y provoca que en momento de ausencia de esa energía de origen renovable provoque una excesiva elevación del precio de la electricidad”, dice Jorge Morales de Labra.

2. ¿Qué es lo primero que puedo hacer para no pagar tanto?

Bajar la potencia. La subida de un 100% en el término fijo del recibo de la luz entre 2013 y 2014 ha hecho muy difícil que el esfuerzo personas para ahorrar energía tenga un reflejo en el abaratamiento del recibo de la luz. Muchas veces, casi la mitad de lo que se paga es por la potencia contratada. Por eso, la primera medida que deben tomar los consumidores debe ser revisar y ajustar todo lo posible la potencia contratada y que no exceda de la electricidad que se necesite.

3. ¿Hasta qué punto puedo reducir el coste del recibo si reduzco los consumos de energía en casa?

Por desgracia, “el concepto de ahorro de energía no es tenido en cuenta por el sistema de regulación eléctrica, cuyo único objetivo es la sostenibilidad económica del sistema, es decir, garantizar los ingresos del sector eléctrico”, dice Javier García Breva. Por desgracia, no se reconoce un valor económico al ahorro de la energía y por eso los bancos no lo financian ni la fiscalidad lo favorece.

4. ¿Qué medidas son las más eficaces, pues, para abaratar la energía en mi casa?

Las primeras medidas pueden ser ajustar los cerramientos de la vivienda, un mejor aislamiento interior y exterior o evitar las fugas por las ventanas. También vigilar el uso de equipos eficientes de calefacción, refrigeración, iluminación o electrodomésticos. A partir de estas medidas, se puede plantear un cambio de hábitos de consumo.

5. ¿Por qué es tan cara la electricidad en España?

La primera causa es la elevada dependencia energética del exterior de España, 25 puntos superior a la media de la UE. Importamos el 98% del petróleo y del gas que consumimos, por lo que nuestra vulnerabilidad ante la volatilidad de los precios internacionales del gas y del crudo es mucho más alta que en el resto de países europeos. “El gran fracaso de la reforma energética del Gobierno es que no ha hecho nada para reducir las importaciones de gas, petróleo y carbón, que han supuesto un coste anual del 4% del PIB como media”, dice García Breva.

6. ¿Hay razones internas de esa carestía?

La segunda causa es la metodología de conformación de precios en el mercado mayorista. El precio de referencia lo marca siempre el modo de producción más cara, que es el gas. De esta manera, la regulación eléctrica obliga a todos los consumidores a consumir en todo momento la energía más cara. “En este sentido, son sorprendentes las reiteradas declaraciones del anterior y del actual gobierno en cuanto a no cambiar para nada el mercado mayorista”, opina García Breva.

7. ¿Qué deficiencias presenta el sistema actual?

En España, hay un problema que no se da en gran parte de los países de la UE. Es la opacidad a la hora de repartir los costes de recibo y se carga demasiado sobre el consumidor y las pequeñas y medianas empresas. Las primas a las renovables prácticamente no las pagan los consumidores industriales y sí las pagan los domésticos y las PYMES. Cuando hay mucha energía renovable, a los consumidores industriales les baja fuertemente el recibo, mientras que a los domésticos no les baja tanto.

8. ¿Es viable la generación distribuida?

Es viable, tecnológicamente. La generación distribuida permite convertir cada centro de consumo en un centro de generación. En los últimos años, el cambio tecnológico en las energías renovables y el almacenamiento hacen accesible a todo el mundo la generación descentralizada. El autoconsumo con energía renovable es el mejor ejemplo de generación distribuida porque son el instrumento probado más eficaz de ahorro de energía y de ahorro de costes e inversiones para el sistema eléctrico. Sin embargo, “España es el país del mundo con una regulación del autoconsumo más restrictiva”, dice Jorge Morales.

9. ¿Lo será en el futuro?

Cada vez será más competitiva. La reducción de costes de las energías renovables y de las baterías de almacenamiento en esta década hará más barata la generación eléctrica con tecnologías limpias que con combustibles fósiles.

10. ¿Es fácil cambiar de comercializadora?

En la actualidad ya es fácil. Hay alternativas a las grandes compañías: Som Energia, Factor Energía, Holaluz, Gesternova. Basta saber el identificador CUPS y darse de alta on line en muchos casos.

11. ¿Se puede contratar energía 100% renovable certificada?

Es una buena opción. Eso es ya posible. La mayor penetración de renovables reduce el precio de la energía y porque es la mejor contribución a la lucha contra el cambio climático. No obstante, las compañías pueden comercializar esa modalidad, pero sin que eso pruebe una mayor apuesta por las renovables. Es ya una condición necesaria, pero no la única exigencia para el consumidor.

12. ¿Puedo montar una planta fotovoltaica para autoconsumo en mi casa?

En casa, se puede montar el tejado solar con una potencia de menos de 10 kw sin que esté gravado con un impuesto al sol (pagar por la autoproducción), pero existen muchas trabajas administrativas. Además, la exención del impuesto al sol es solo temporal. De momento no se paga por la energía generada en casa (siempre que tenga menos de 10 kW) de potencia. Pero ese de momento es muy peligroso, pues son inversiones que hay que amortizar en más de diez años, y que por lo tanto pueden verse distorsionadas.

13. ¿Debería introducirse en los nuevos edificios?

La directiva 2010/31/UE de eficiencia energética de edificios obliga a que a partir de enero de 2021 los nuevos edificios y los que se rehabiliten deberán ser de consumo casi nulo. Esto hace imprescindible que las energías renovables formen parte del cálculo de la eficiencia energética de los edificios. En el “paquete de invierno” sobre energía presentado por la Comisión Europea el año pasado se propone impulsar el autoconsumo compartido (microrredes) y las cooperativas de consumidores. De la misma manera, en todos los nuevos edificios, los que se rehabiliten y en todos los aparcamientos se instalarán puntos de recarga para el vehículo eléctrico, dando lugar a un modelo energético que vincula el autoconsumo FV, el almacenamiento y el vehículo eléctrico en la gestión energética de los edificios.

14. ¿Qué importancia tienen los contadores inteligentes?

Son un instrumento clave para el nuevo modelo energético, porque dará poder al consumidor, pues permite saber cómo y cuándo consume electricidad. Es fundamental saber cuándo se consume para poder cambiar los hábitos. Sin embargo, los contadores que se están instalando en España no están pensados para el usuario, que no tiene acceso a esa información, sino que depende de la compañía para saber a qué hora ha hecho el consumo. Han sido instalados “para satisfacer las necesidades de las comañías eléctricas”, dice Morales. De momento es un instrumento de la eléctrica para explotar comercialmente el “big data” de los consumidores. El contador inteligente solo tiene sentido si el consumidor puede acceder directamente al mismo y si el consumidor puede interactuar con su contador.

15. ¿Algún incumplimiento más?

La directiva 2012/27/UE de eficiencia energética vincula el contador inteligente con el autoconsumo al determinar en su artículo 9 que el contador inteligente ha de contabilizar el balance neto, es decir, no sólo la energía que se toma de la red sino también la energía que el consumidor vierta a la red desde una instalación propia. El plan de renovación de contadores incumple las directivas europeas y, en la mayoría de casos, deja el contador bajo llave, inaccesible y sin información alguna al consumidor. Una medida apropiada sería que los Ayuntamientos aprobaran una “ordenanza de contadores” en los edificios que sigan lo establecido por las directivas europeas.