Este miércoles se han hallado en Japón unas 16 toneladas de tierras raras que podrían cubrir, por ejemplo, 730 años de demanda de disprosio, un elemento empleado en vehículos híbridos. Pero conviene explicar qué son y para qué sirven estas tierras raras.

Se trata de un total de 17 elementos: escandio, itrio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio.

Reciben este nombre porque la mayoría son escasas en la corteza terrestre y se les llama tierras en el sentido de que se pueden disolver en ácido. Bien es cierto que hay excepciones y algunas de ellas sí tienen una presencia importante en el día a día.

En los encendedores mecánicos y en los catalizadores se utilizan algunos elementos de la lista, y como se ha mencionado, otros también están presentes en algunas piezas que forman parte de los vehículos híbridos, por tanto van a ser muy relevantes en el futuro. Además, en las resonancias magnéticas se emplea por ejemplo el lantano. 

Fueron descubiertas en los países del norte de Europa y nuestro continente se ha encontrado con una especie de dependencia. En este sentido, Finlandia, Suecia y Noruega han utilizado las tierras raras en su desarrollo industrial.