Urano

Urano es el séptimo planeta del sistema solar, el tercero de mayor tamaño, y el cuarto más masivo. Se llama así en honor de la divinidad griega del cielo Urano (del griego antiguo «Οὐρανός»), el padre de Crono (Saturno) y el abuelo de Zeus (Júpiter).

Aunque es detectable a simple vista en el cielo nocturno, no fue catalogado como planeta por los astrónomos de la antigüedad debido a su escasa luminosidad y a la lentitud de su órbita.

Sir William Herschel anunció su descubrimiento el 13 de marzo de 1781, ampliando las fronteras entonces conocidas del sistema solar, por primera vez en la historia moderna. Urano es también el primer planeta descubierto por medio de un telescopio.

Telescopio

Con la ayuda del telescopio Gemini North, Patrick Irwin, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y colaboradores globales que analizaron espectroscópicamente la luz infrarroja de Urano, encontraron sulfuro de hidrógeno en las nubes del planeta gigante.

“Si alguna vez un humano desafortunado descendiera por las nubes de Urano, se encontrarían con condiciones muy desagradables“, dijo el líder del estudio, Patrick Irwin, al describir el mal olor presente en la atmósfera superior del planeta.

Olor desagradable

Pero, el olor a huevo podrido no sería lo peor que los humanos podrían experimentar si decidieran visitar Urano. La asfixia y la exposición en la atmósfera negativa de 200º C compuesta principalmente de hidrógeno, helio y metano los mataría fácilmente.

A pesar de su mal olor, Urano es uno de los planetas más impresionantes y misteriosos que tiene nuestro sistema solar.

Fuente: Planeta Curioso,