El desierto ha cambiado drásticamente. Los bosques exuberantes y las piscinas naturales de agua dulce comenzaron a atraer animales como elefantes, rinocerontes, hipopótamos y los cocodrilos.

Desierto

Del latín desertus, desierto es un lugar despoblado e inhabitado. Un desierto puede ser un terreno arenoso o pedregoso que carece de vegetación debido a la escasez de precipitaciones. En este caso, un desierto es un ecosistema o un bioma que recibe menos de 250 milímetros de precipitaciones al año.

Se entiende como desierto a aquellos lugares llenos de arena y que no tienen vegetación ni fauna aparente, pero hay que entender que desiertos también son considerados aquellos lugares en donde no es fácil la habitabilidad de los seres vivos y de las plantas, aun llenos de agua como en los polos (estepas), por lo que sus características se deben entender también en los lugares en donde no hay habitantes o sus habitantes son muy reducidos.

Lluvia

Las lluvias de monzón que rejuveneceron el suelo una vez árido persistieron durante un par de milenios hasta que se incautaron hace unos 7.300 a 5.500 años, coincidiendo con el comienzo de la civilización egipcia antigua, a la que la mayoría de los habitantes del desierto regresó.

Sin embargo, la lluvia paró abruptamente en el lapso de unos 300 años, por lo que el suelo empezó a secarse lentamente. No fue hasta alrededor de 1.100 años más tarde que alcanzó su actual estado árido.

Los científicos de la NASA creen que las lluvias de monzón se retiraron debido a un cambio en el eje de la tierra de 24,1 grados a los 23,5 grados actuales, exponiendo la tierra de la región a la luz del sol más directa. En la actualidad, el desierto árabe está cubierto por arenas y tienen uno de los más inhóspitos climas del planeta.

Fuente: Planeta Curioso,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de