No todos tienen la misma incidencia ni proceden de las mismas fuentes, y de la misma manera cada uno prolonga su permanencia en la atmósfera por un periodo de tiempo dispar.

Para conocer un poco mejor estos gases, hemos preparado una infografía estática donde podrás comprobar de manera sencilla todos los datos sobre gases de efecto invernadero en una tabla. Están excluidas otras variables como la formación de agua de origen antropogénico y el carbón negro en nieve por su menor incidencia.

Incidencia de los gases de efecto invernadero

Son cinco los gases de origen humano que contribuyen en mayor medida -hasta un 95 % del total en conjunto- al aumento del calentamiento global. Descubre su fuente emisora, su tiempo de estancia en la atmósfera y en qué porcentaje contribuyen a potenciar el efecto invernadero.

El dióxido de carbono es responsable del 53% del nivel de calentamiento global. Es resultado de procesos como el empleo de combustibles, la deforestación o la producción de cementos y otros bienes.

Su permanencia en la atmósfera varía, pero es muy alta en cualquier caso: el 80 % dura hasta 200 años y el 20% restante puede tardar hasta 30.000 años en desaparecer.

Metano

El metano es el siguiente de los gases de efecto invernadero que mayor incidencia tiene en el calentamiento global (15%).

Está provocado por actividades como la ganadería, la agricultura, el tratamiento de aguas residuales, la distribución de gas natural y petróleo, la minería del carbón, el empleo de combustibles y también emana de los vertederos. Tiene una permanencia promedio en la atmósfera de 12 años.

Los compuestos halogenados como los CFCs, HCFCs, HFCs, PFCs, SF6 y NF3 son responsables del 11% del calentamiento global y son emitidos a raíz de la producción química para diversos sectores, tales como la refrigeración y climatización, eléctrico y electrónico, médico, metalúrgico… Dependiendo de qué tipo de compuesto sea, su duración en la atmósfera varía desde unos pocos meses hasta decenas de miles de años.

El ozono troposférico también tiene una incidencia del 11% en el calentamiento global. Es producto de la reacción entre los gases CO (monóxido de carbono, NO₂ (dióxido de nitrógeno) y COV (compuestos orgánicos volátiles), emitidos en la quema de combustibles. Su tiempo de permanencia en la atmósfera es muy corto, inferior a meses.

Por último, el óxido nitroso contribuye en un 11% al total del calentamiento global. Su emisión procede principalmente del uso de fertilizantes, el empleo de combustibles, la producción química, y el tratamiento de aguas residuales, y su permanencia en la atmósfera es larga ya que alcanza hasta los 114 años.

¿Cómo evitar la generación de gases de efecto invernadero?

Para evitar el calentamiento global es necesario reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

La mejor manera es apostar por las energías renovables, que generan electricidad limpia sin dañar el medio ambiente ni verter polución al aire. Además, ayudan a preservar los océanos y los bosques, los sumideros de carbono naturales que absorben parte del dióxido de carbono.

Fuente: Sostenibilidad,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de