Buscador:
La Unión Europea, un paso más para frenar el cambio climático
Edición Especial marzo 2007

La Cumbre europea celebrada en este mes de marzo, que ha reunido a los líderes de los Veintisiete, ha concluido con el acuerdo para establecer un objetivo obligatorio de uso de las energías renovables del 20 por ciento del consumo de la UE en 2020.

Angela Merkel, Jacques Chirac y José Luis Rodríguez Zapatero - REUTERS

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión dieron su respaldo a un conjunto de medidas propuestas por la Comisión Europea para frenar el cambio climático y reducir la dependencia energética de Europa, entre las que destacan las siguientes:

- La reducción de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2020 en comparación con 1990. Este porcentaje llegará al 30% si otros países ricos se comprometen a reducciones comparables y los que están en desarrollo colaboran en este objetivo en un acuerdo global y completo a partir de 2012, fecha en que expira el Protocolo de Kioto.

- Lograr una cuota mínima de un 10% de biocombustibles (obtenidos de biomasa o de materias agrícolas) en el consumo total de gasolina y gasóleo de transporte en 2020. Los líderes de la UE acordaron que todos los Estados miembros deben alcanzar ese porcentaje.

- Fijar un objetivo vinculante del 20% de energías renovables en el consumo total de energía en 2020. La Comisión Europea debe presentar ahora una propuesta de objetivo para cada país, en función de su situación de partida. La negociación sobre este punto será, según coincidieron varios mandatarios, 'muy complicada'.

Francia propuso incluir las fuentes renovables en un cuadro más amplio de energías poco emisoras de dióxido de carbono, lo que incluye el carbón limpio y la energía nuclear.

- Alcanzar en 2010 al menos un 10% de la capacidad de interconexión de electricidad y gas en varios estados, como España.

- Respecto a la propuesta de la Comisión Europea de acometer una separación efectiva entre las actividades de suministro y producción, y la gestión de las redes de gas y electricidad, los líderes se mostraron de acuerdo en que es necesaria, pero no mostraron su preferencia por ninguna opción para llevarla a cabo.

La separación de la gestión de las redes de transporte implicaría la partición de grandes empresas como la alemana E.ON y las francesas EDF y GDF. Fuentes comunitarias indicaron que los líderes no discutieron esta cuestión en profundidad, que queda, por tanto, pospuesta hasta el Consejo Europeo de junio.

- Acelerar el acuerdo de colaboración con Rusia, con especial atención a cuestiones energéticas, pero al mismo tiempo tratar de intensificar las relaciones en este sector con los países de Asia Central, Mar Caspio y Mar Negro, para diversificar al máximo las fuentes de aprovisionamiento.

- Pidieron a la Comisión Europea que presente, antes de 2008, propuestas legislativas para mejorar la eficiencia del alumbrado urbano y de oficinas y, antes de 2009, para las lámparas incandescentes y demás formas de alumbrado en los domicilios privados.

Polémica
La polémica se plantea por el carácter obligatorio de un objetivo de energías renovables, por el rechazo sobre todo de Francia y Polonia, aunque por motivos distintos. La delegación francesa insistió una vez más en que se establezca un objetivo de energías con bajas emisiones de carbono, entre las que debería figura la nuclear.

El presidente francés, Jacques Chirac, que asiste a su última cumbre, manifestó con contundencia que "las energías renovables sólo son una respuesta parcial al problema; hay que recurrir en gran medida a otras fuentes de energía, como la nuclear y el carbón limpio". Chirac indicó que Francia sólo apoyaría el carácter obligatorio de las renovables si se incluía también a la energía nuclear. El líder francés, recordó que "Francia, gracias a su programa nuclear, emite un tercio menos de CO2, en relación con el PIB, que Alemania", y agregó: "Estamos por delante de los objetivos de Kioto".

Desde otro frente, Lech Kaczynski, presidente de Polonia, país con un elevadísimo uso de carbón, manifestó que el plan de reducción de CO2 "no es factible", y pidió una propuesta más realista.

El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, precisó que España apoyaba el plan de energías renovables propuesto por la presidencia. Según las últimas cifras disponibles por el Gobierno, las energías renovables representan ya un 7% en España y se prevé alcanzar el 12,1% en 2010.

El primer ministro británico, Tony Blair, subrayó que "los efectos del cambio climático están causando una gran preocupación social que debe ser tendida". Blair insistió en que Europa debe ejercer el liderazgo en este campo.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, introdujo en el debate la necesidad de reforzar las interconexiones entre los distintos países, un objetivo especialmente perseguido por España, para asegurar los suministros. La cumbre tiene previsto aprobar que las interconexiones supongan al menos el 10% de la capacidad en gas y electricidad. Barroso también insistió en la necesidad de que Europa se presente con una voz común ante Rusia, hoy imposible por el veto de Polonia.

 

Volver al menú del especial

Redacción Ambientum

Comenta este artículo:
Nombre:
   
Comentarios:
 
   
 
Comentarios Los comentarios de los lectores:
02/02/2007 13:03:17

mola

Rober