Secciones
Entrevista
Reportaje
Turismo rural
Cartas al director
Edición anterior
Contacto

Buscador:
Ángel Juárez, Presidente de Mediterrània – Centre d'Iniciatives Ecològiques

I Encuentro de Escritores por la tierra. Del 8 al 11 de marzo de 2007

Edición febrero 2007

¿Cómo es que una entidad como Mediterrània organiza el I Encuentro de Escritores por la Tierra?
Primero deje que le explique un poco nuestra historia. Todo comenzó en unos pequeños y modestos bajos de un bloque de Riu Clar, al entorno de la Asociación de Vecinos de este barrio de Tarragona, hace ahora quince años, cuando se gestó la entidad ecologista Mediterrània-Centre d'Iniciatives Ecològiques. Había buena voluntad, ilusión y ganas de hacer cosas velando por el medio ambiente urbano en una zona como la nuestra donde convergen parques temáticos, playas, patrimonio e industria química. Paulatinamente, aquel puñado de visionarios injertados de romanticismo, se agrandó con más y más socios, protectores, colaboradores y voluntarios, extendiendo sus brazos solidarios a diversas partes del planeta.
Hoy Mediterrània es una empresa de iniciativas ecológicas que a través de la Fundación Mare Terra colabora con diversos países. Precisamente con l'”Asociación para el Desarrollo de Solentiname”, impulsada por Ernesto Cardenal, organizamos este encuentro de alto nivel en Nicaragua.

Angel Juarez, Presidente de Mediterranea
Ángel Juárez,
Presidente de Mediterrània – Centre d'Iniciatives Ecològiques

¿En qué consiste este acontecimiento?
Queremos congregar a científicos y escritores de prestigio internacional para reflexionar sobre el futuro de nuestro planeta azul. El arte y la cultura en general son herramientas que nos humanizan y nos hacen crecer como individuos. La creación literaria; la poesía, el teatro, la novela, pueden servir por concienciar y transmitir un mensaje útil para luchar contra las amenazas que sufre nuestra civilización. Es importante que los científicos y los escritores compartan experiencias e información de forma transversal y conviviendo unos cuantos días juntos. Eso será posible con este encuentro en Nicaragua.

¿Cuáles son los principales problemas que se debatirán?
El mundo globalizado nos pone ante retos importantes. El Agua, que tendría que ser un bien común para toda la humanidad, es cada vez más escasa y su carencia puede llevar a conflictos que no deseamos. Nos preocupan los desequilibrios económicos provocados por la explotación de los fuertes contra los débiles, el cambio climático y la paz precaria en muchas regiones del mundo.

¿Cómo cree que se utilizarán las conclusiones de esta cita mundial?
De entrada es básico el fundamento científico consensuado con la creatividad literaria, que es un vehículo de expresión que no tiene fronteras. Piense que el cine, la radio y la televisión, de consumo de masas, se basan a menudo en la obra literaria previa. ¡Incluso para hacer un spot de TV de quince segundos es preciso escribir un guión! En este sentido tendremos un vehículo de expresión para alertar a la sociedad e impulsar un cambio en positivo.

¿Usted no es muy optimista si se cree que con este encuentro pueden cambiar el mundo?
Cualquier gesto que se haga a nivel personal o colectivo es un granito de arena del todo necesario para evitar un desastre. Queremos poner la sensibilidad de las palabras para establecer un código de comportamiento que haga nuestro mundo más sostenible. Queremos erradicar la pobreza y el hambre, alcanzar la enseñanza universal, reducir la mortalidad infantil, combatir la malaria, el Sida, promover la igualdad de géneros... hay mucho trabajo para hacer. El movimiento se demuestra caminando y la calidad humana y profesional de los científicos y escritores que asistirán (algunos premios Nobel, premios Príncipe de Asturias, científicos de prestigio reconocido, etc.), pueden acaecer una autoridad moral digna de ser escuchada.

Usted también ha hablado del cambio climático.
Tenemos que exigir que los gobiernos se pongan las pilas. También a nivel municipal se puede ahorrar o malgastar energía. La ciudad de Madrid ha gastado cuatro veces más que Barcelona en iluminación navideña. Es un gasto que se podía haber evitado y es un mal ejemplo que da la capital del estado. Tenemos que exigir que se respete el protocolo de Kioto, controlar las causas que produce el efecto invernadero, velar contra la desertización. Promover actitudes responsables y denunciar las negativas, el planeta es de todos.

 

Redacción AMBIENTUM

Comenta este artículo:
Nombre:
   
Comentarios:
 
   
 
Comentarios Los comentarios de los lectores:
05/03/2007 10:58:57

lo importante es que le den difusión

Isa