Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Revista Ecotimes: la revista online del medio ambiente
>> Especial Empleo y Formación

La Entrevista

“El mayor problema al que se enfrentan las abejas es al cambio de modelo productivo”

En 30 segundos:

Alberto Uría es un joven emprendedor asturiano, enamorado del mundo de las abejas, que puso en marcha la empresa Outurelos. Desde la misma realizan una apuesta por la apicultura artesanal, con el respeto al medio ambiente como base, y la calidad como bandera.

Outurelos no vende nada que no haya elaborado, ya que ésta es la única forma de vender cualquier tipo de producto proveniente de la colmena con la garantía de calidad.

Por esta razón poseen colmenares repartidas por varios municipios de los concejos de Ibias y Degaña, en el entorno del Parque Natural Fuentes del Narcea, para que sean sus abejas y no otras las que llenen sus tarros de miel.

Más información en su web: http://www.mieldeibias.com


redaccion@ambientum.com

Apicultores de outureros

Apicultores. Fotografía de Alberto Uría

En los últimos años nos han ido llegando noticias preocupantes sobre la disminución de la población de abejas a nivel mundial. ¿A qué problemas se enfrenta la abeja en nuestro país?

Creo que el mayor problema al que se enfrentan es al cambio de modelo productivo que está sufriendo el sistema agroganadero en España. Se está primando e incentivando que existan algunas grandes industrias en lugar de muchos pequeños productores. Eso conlleva al excesivo uso de pesticidas que unido a problemas de índole sanitario que afectan a las abejas, hacen que el animal sea incapaz de vivir en libertad.

Hay que estar muy encima de las colmenas para atajar cualquier enfermedad a tiempo y eso en grandes explotaciones es muy difícil. La polinización es fundamental para la conservación del medio natural, por ello me encantaría que hubiese mucha gente que ayudase a su entorno colocando colmenas. 

"Creo que el mayor problema al que se enfrentan las abejas es al cambio de modelo productivo que está sufriendo el sistema agroganadero en España"

¿En qué se diferencia Outurelos, tu marca comercial, de las grandes industrias apícolas?

Poco tengo que ver con ellos. En las grandes explotaciones prima más la productividad que el animal en sí. Yo no hago trashumancia, con ello obtengo una producción menor pero las abejas polinizan toda la cobertura vegetal, no sólo aquellas especies florales que resultan “comercialmente” interesantes.

Tampoco alimento mis colmenas con jarabe o glucosa porque entiendo el oficio como una actividad artesanal que debe ser respetuosa con la abeja. Resultado: dejarles su propia miel para que pasen el invierno, se pierde en dinero pero se gana en naturalidad.

Pero la mayor diferencia es que yo no me considero un empresario, sino un ganadero, un mero productor, y por ello sólo vendo lo que yo mismo produzco.

¿Hay alguna forma de diferenciar una buena miel natural de otras más industriales?

Miel de abejas de outureros

Miel de abeja Outureros. Fotografía de Alberto Uría

Claro que sí. Una miel natural cristalizará siempre, el problema reside en convencer al consumidor que debe rechazar mieles que estén siempre líquidas, ya que están desnaturalizadas.

Una miel natural y artesanal como la que yo produzco, sabrá siempre distinta en cada cosecha, ya que la cantidad de flores que hay en una zona cada año será distinta dependiendo de las condiciones meteorológicas.  Como consumidores deberíamos buscar que lo que comamos sepa y huela igual a lo que comíamos cuando éramos pequeños.

 

 

La crisis está obligando a mucha gente a reinventarse y apostar por nuevas formas de producción. Sin embargo tú, un joven con formación universitaria, has decidido apostar por la apicultura tradicional. ¿Cuál es el motivo que te llevó a emprender en el medio rural?

A veces hay que volver atrás para encontrar el origen y la autenticidad de las cosas. No me gusta hacer las cosas deprisa ni de cualquier manera.

Dejé la ciudad y volví al pueblo en el que mi familia produjo miel toda la vida. Hice de una gran afición mi oficio. Tengo una explotación pequeña y no sé si me podré ganar la vida con ello pero al menos vivo donde quiero y me siento orgulloso de cómo estoy haciendo las cosas.

Colmenas de abejas en Outureros

Colmenas en Outureros. Fotografía de Alberto Uría

Muchos de los colmenares en los que trabajas se hayan situados en una zona privilegiada de Asturias, en uno de los últimos reductos de especies emblemáticas como el oso pardo o el urogallo. ¿De qué forma influyen las abejas en la vida de estas especies?

Influyen de forma directa y muy beneficiosa, a través de la polinización. Las especies silvestres de las que se alimentan estas dos y otras muchas especies, aumentan su fructificación gracias a que las abejas se suman al resto de polinizadores que existen en el medio.

También en este caso, sería preferible tener pequeños colmenares en muchos sitios distintos que menos y muy grandes, volvemos a hablar del cambio de modelo. Creo que debemos tender a trabajar de forma sostenible y lo más respetuosa posible con el medio que nos rodea.

En el caso del oso, es bien conocida su afición por las colmenas. ¿Cuál es tu relación con este animal?

Agridulce, me hice “abeyero” por mi amor a la naturaleza, para así ayudarla. Debemos preservar no sólo al oso, sino a todos los animales que componen el ecosistema de la Cordillera Cantábrica. Sientes un gran orgullo al ver como al menos aquí la naturaleza no ha retrocedido ante el avance de las ciudades.

"Una miel natural cristalizará siempre, el problema reside en convencer al consumidor que debe rechazar mieles que estén siempre líquidas, ya que están desnaturalizadas"

Pero a la vez, convivir con la especie implica problemas y quebraderos de cabeza, esta semana un oso entró en uno de mis colmenares y me mató siete colmenas,  es difícil y doloroso también ver como pierdes colmenas que llevan tanto tiempo contigo.

A nivel mediático es un problema que apenas se trata, a diferencia de temas como el del lobo o el cormorán. Yo creo que en zonas de población estable de oso pardo, la Administración debería ayudar más a la gente que apuesta por vivir de la apicultura. La población osera está aumentando y el despoblamiento rural está haciendo que el oso se acerque más a los pueblos y a los colmenares.

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies