Ambientum - Revista Ecotimes Febrero - La entrevista: Manuel Maqueda

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum - Revista Ecotimes - Febrero

La Entrevista

La entrevista: Manuel Maqueda

"Gran parte del plástico que se recupera en contenedores termina en el basurero o siendo exportado a países como China"

En 30 segundos

Manuel Maqueda es madrileño, aunque reside en California desde hace 10 años. Es licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas, y se ha formado como empresario, comunicador, estratega y ambientalista. Tras una temporada en Silicon Valley, Manuel lleva años trabajando en la promoción de la transición hacia una cultura de sostenibilidad. Es fundador de 4 ONG en Estados Unidos, entre ellas las que se encuentran Kumu, un laboratorio dedicado a descubrir e incubar nuevas formas de activismo transformador, con un enfoque en problemas socio-ambientales emergentes. También es fundador de El Plástico Mata, una campaña en español para alertar de los peligros de la contaminación por plásticos y sus efectos tóxicos sobre la fauna, el medio ambiente y la salud humana.

Además, Manuel es miembro fundador de Midway, un proyecto transmediático y una película dirigida por Chris Jordan que ofrece un viaje visual a la remota y diminuta isla de Midway, en medio del Pacífico septentrional, donde millones de albatros están alimentando a sus polluelos con plástico en lugar de comida. 

Maqueda también es cofundador de Plastic Pollution Coalition, una alianza global de organizaciones que trabajan para detener la contaminación por plásticos. Más de 150 organizaciones internacionales forman parte, entre ellas Greenpeace, Surfrider, NOAA, y Breast Cancer Fund. Entre los miembros notables se encuentran Sylvia Earle y Fabien Cousteau, Jackson Browne, Jeff Bridges, Tim Robbins, Kelly Slater, Benicio del Toro, Kiko Veneno o Luz Casal. 

Por Águeda García de Durango
redaccion@ambientum.com

Manuel Maqueda. El tarro de la imagen contiene
el plástico encontrado en el estómago
de uno de los miles de polluelo de albatros que
mueren cada año en Midway, una de las islas más
remotas del planeta.

Para ponernos en situación, ¿cuáles son los principales problemas que conlleva la contaminación por plástico?

El plástico es un material que dura cientos de años en el medio ambiente, un material que la Tierra no puede digerir. Fabricar masivamente objetos desechables con un material tan duradero tiene consecuencias devastadoras. Los plásticos se fragmentan en trozos tóxicos cada vez más pequeños, incluso microscópicos, que entran en la cadena alimentaria y contaminan ya todos los océanos, ríos y playas del mundo.

Además, los aditivos tóxicos del plástico son peligrosos para las personas. El plástico es un secreto industrial. Eso significa que no sabemos qué aditivos tóxicos hay en un plástico determinado, y utilizarlo para comida o bebida es arriesgado. Los estudios muestran que el 90% de los bebés nacen ya contaminados con aditivos tóxicos del plástico, como el bisfenol A, un disruptor endocrino muy potente y que causa cáncer, trastornos sexuales y otras muchas dolencias graves. El listado de enfermedades asociadas a los aditivos tóxicos del plástico es sobrecogedor, comenzado por la enfermedad cardiovascular y los cánceres de mama, pecho, próstata, vejiga, hígado, estómago, cerebro, tiroides… Así como linfomas y leucemia. Luego tenemos los trastornos reproductivos, como baja fertilidad, pobreza del esperma, abortos espontáneos, pubertad prematura, problemas menstruales... También problemas metabólicos como la diabetes, además de problemas de aprendizaje, déficit de atención por hiperactividad, y autismo.

Plástico hay en todo el planeta, pero ¿en qué zonas el problema de la contaminación por plástico es más grave?

El problema es global. En los países pobres, la contaminación por plástico es más visible, pero eso no significa que el problema sea mayor. Los países ricos parecen más limpios, pero en realidad generan más residuos y la carga tóxica en los cuerpos de las personas es mayor.

No sabemos qué aditivos tóxicos hay en un plástico determinado, y utilizarlo para comida o bebida es arriesgado.

El problema de los plásticos no es por mala gestión de residuos, sino por mal diseño, por usar un material no biodegradable y tóxico de forma poco inteligente y temeraria. La solución pasa por eliminar los plásticos desechables y por cambiar nuestros hábitos de usar y tirar. La buena noticia es que no necesitamos tanta basura de plástico. Hace apenas un par de décadas se usaban materiales como cristal, metal que son duraderos, inocuos, reutilizables y reciclables, o el papel, que también es biodegradable y reciclable. Además, mientras los fabricantes de plástico sigan sin declarar qué aditivos tóxicos ponen, conviene no emplear plástico para almacenar, preparar o servir comida o bebida.

Entonces, ¿cuál es el destino principal de nuestros plásticos? ¿No se reciclan?

En los países pobres, la contaminación por plástico es más visible, pero eso no significa que el problema sea mayor.

El mal llamado reciclaje del plástico es un mundo lleno de secretos y verdades a medias. Para empezar, el plástico es un material que no tiene mucho valor y que no se puede reciclar fácilmente en un ciclo cerrado, como el cristal o el metal. Mucho del plástico que se recupera en contenedores termina en el basurero o siendo exportado a países como China. El plástico para reciclar tiene un punto de fusión muy bajo, y suele ser una mezcla de los más de 80.000 tipos de plásticos que hay en el mercado. Normalmente, la pasta resultante se emplea para elaborar objetos de bajo valor y no reciclables de nuevo. Esto sólo retrasa la llegada del plástico al medio ambiente, y no disminuye la necesidad de más y más plástico virgen para elaborar más y más de los objetos de plástico originales. Si vemos las cifras mundiales de recuperación y reciclaje de plástico, veremos que no funciona y apenas sirve para poner un parche a una epidemia global. En definitiva, se trata de un sistema diseñado para perpetuar esta cultura de usar y tirar que está destruyendo nuestro planeta y poniendo en riesgo nuestra salud.

Para actuar contra todos estos problemas, ¿qué organizaciones has creado y qué funciones tienen?

He creado 4 ONGs en EEUU. Una de ellas, Kumu, es un laboratorio de innovación con sede en Berkeley dedicado a descubrir e incubar nuevas formas de activismo transformador, con un enfoque en problemas socio-ambientales emergentes, como el plástico, la nanotecnología o las barreras a la aparición de nuevos modelos económicos y de gobierno. También fundé Plastic Pollution Coalition, una alianza mundial de ONG dedicadas a detener la contaminación por plásticos, y El Plástico Mata, una campaña en español para alertar de los impactos tóxicos del plástico sobre las personas, los animales y el medio ambiente.

¿Cómo se puede participar en alguna de estas iniciativas?

Desde España, lo mejor es visitar la web El Plástico Mata, y dedicar unos minutos a leer y compartir sus contenidos. En ella se detallan cosas que todos podemos hacer para protegernos de la toxicidad del plástico y para reducir drásticamente nuestra adición a los objetos de plástico desechable, como bolsas, botellas, pajitas, etc.

Por último, yo, como consumidor, ¿qué puedo hacer para ayudar en la búsqueda de un solución al problema del plástico?

Para empezar, dile adiós a las bolsas de plástico. Lleva tu propia bolsa cuando vayas de compras. Dile adiós al agua embotellada en plástico: elige cristal, o mucho mejor todavía: bebe del grifo. Pon un filtro en el grifo si el agua en tu zona no te gusta -además, te ahorrarás cientos de euros al año. Si bebes refrescos y otras bebidas embotelladas, evita las que vienen en plástico. Si viajas, lleva tu propia botella de metal rellenable. Evita los envases de plástico: compra a granel si puedes y elige vidrio o metal siempre cuando tengas la opción. No uses pajitas para beber. Evita que te pongan la comida en plástico en el mercado y no dudes en llevarte tus propios recipientes. Pide a tu ayuntamiento, comunidad o Gobierno que tome medidas para prohibir o poner impuestos a las bolsas de plástico. Muchas ciudades de todo del mundo lo han hecho, como San Francisco o Melbourne y también países como Irlanda y Dinamarca.

Otros artículos de Entrevista

Los comentarios de los lectores

04/03/2013 18:01:20
Increible. Creemos que estamos reciclando plástico y contribuyendo a hacer las cosas lo mejor posible y resulta que no es así. ¿cuándo nos responsabilizaremos de nuestros actos? Información y mas información para ver si todos reaccionamos un poquito.
teresa
05/03/2013 10:25:14
¿Sirve entonces de algo reciclar el plástico? ¿Le estamos haciendo el negocio a alguien los que lo reciclamos?
Araceli

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies