Disruptores endocrinos

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Revista Ecotimes: la revista online del medio ambiente

General

Disruptores endocrinos


redaccion@ambientum.com

Disruptores endocrinos Peligros ocultos

En la actualidad son muchas las sustancias tóxicas contenidas en objetos con los que estamos en contacto  en nuestra vida cotidiana. Éstas sustancias son utilizadas por la industria en multitud de procesos productivos  y en diferentes fases de los mismos y aunque su uso está regulado por las autoridades nuestro organismo va acumulando contaminantes  que no tiene forma de eliminar por lo que el efecto se va amplificando.

Éstas sustancias reciben el nombre de disruptores endocrinos, se trata de compuestos químicos que penetran en nuestro organismo ante una exposición a los mismos alterando el sistema hormonal y con ello multitud de funciones vitales, desde el crecimiento hasta un correcto desarrollo sexual. Los disruptores endocrinos afectan tanto a seres humanos como animales en los que se han observado incluso variaciones demográficas debido a la alteración de sus sistemas reproductores produciendo infertilidad de los ejemplares, feminización de los machos o malformaciones de los aparatos reproductores.

¿Dónde están los disruptores endocrinos?

España Tóxicos, una amenaza silenciosa Homo Toxicus

Se pueden encontrar  en  numerosos sitios, como por ejemplo en muchos de los materiales presentes en nuestra vivienda, ya sea en paneles de yeso, materiales de aislamiento, moquetas o alfombras. Adentrándonos en el  mobiliario del hogar, existen un grupo particular de sustancias, los ftalatos usados ampliamente en electrodomésticos como ablandadores de plásticos o retardantes de llama utilizados para evitar el sobrecalentamiento de estos objetos. En ambos casos estas sustancias se van liberando poco a poco al medio, hecho que queda reflejado en numerosos estudios, algunos de los cuales aluden a un cambio en la composición del polvo relacionado con un incremento en el uso de éstas sustancias químicas.

La ropa es otro de los lugares en los que la incidencia de estas sustancias es mayor. Éste hecho tiene que ver con que desde el inicio del proceso se aplican químicos a las propias fibras para mejorar su conservación, a lo largo del proceso con el fin de facilitar su manejo o de dotar a las prendas con un acabado especial. Por ello se van acumulando varias sustancias químicas  que al contacto con nuestra piel terminan por entrar en nuestro organismo.

puntadas toxicas

Greenpeace llevó a cabo una campaña llamada puntadas tóxicas en la que demostró la presencia de éstos contaminantes en  ropa procedente de empresas nacionales de moda  con gran proyección internacional. En la mayoría de los casos éstas empresas llevan a cabo su producción en países extranjeros dónde la normativa es más laxa respecto a éste tema para luego comercializar su producto por todo el mundo evadiéndose esta manera el  cumplimiento de leyes más estrictas.

Otro de los casos más importantes es el de los cosméticos y productos de higiene personal, perfumes, productos de limpieza del hogar o ambientadores con los que nuestro organismo entra en contacto por inhalación o cutáneamente.

Cómo se menciona al inicio éstas sustancias están a nuestro alrededor, las citadas anteriormente son algunos ejemplos pero hay muchos más casos.

Grupos de riesgo

Los disruptores endocrinos actúan como falsos mensajeros.

Los disruptores endocrinos afectan a toda la población pero son más sensibles a ellos bebes, niños o mujeres embarazadas ya que éstas sustancias provocan incluso fetotoxicidad.

Alteran el sistema hormonal y con ello multitud de funciones vitales.

Los niños corren más riesgos frente a los disruptores por varios motivos. El primero de ellos es que su sistema inmune aún no es totalmente maduro por lo que tienen mayor dificultad para combatirlos. Otra de las razones es que realizan más respiraciones que las personas adultas por lo que inhalan una mayor concentración de sustancias tóxicas.

Enfermedades provocadas

Los disruptores endocrinos se integran en el sistema hormonal actuando como falsos mensajeros lo que desequilibra el organismo y con ello ocasiona diversos tipos de enfermedades como cánceres, enfermedades crónicas, asma, retraso del crecimiento, enfermedades degenerativas, infertilidad… y en el caso de embarazadas puede provocar en el feto malformaciones cardiacas congénitas, malformaciones del aparato reproductor, defectos del tubo neural, malformaciones esqueléticas, labio leporino, bajo peso al nacer o parto prematuro.

Como me afectaConscientes de la peligrosidad de los disruptores endocrinos son muchas las organizaciones que llevan campañas  informativas con el objetivo de concienciar a la sociedad  del riesgo que constituye estas sustancias para la salud. La fundación vivo Sano forma parte  de la campaña ¿Cómo me afecta?, en la que se invita a los ciudadanos a fotografiar objetos de su vida cotidiana que piensen que pueden contener EDC y subirlos a la  web  con el objetivo de hacer llegar éstas fotografías a los políticos como señal de protesta.

D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\revista\2013\diciembre\Disruptores-endocrinos.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//revista/2013/diciembre/Disruptores-endocrinos.asp?id=1481

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies