Ambientum - Revista Ecotimes Especial Formación y Empleo - Trabajo y revolución en el transporte

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum.com, portal profesional del medio ambiente
Revista Ecotimes Formación y Empleo <br />

Empleo

Artículo

Trabajo y revolución en el transporte

Por Felipe Nespral Sánchez
gestor de motoselectricas.net, bicicletaselectricas365.com
redaccion@ambientum.com

El punto de partida

Por todos es sabido que uno de los paradigmas del futuro económico de cualquier país es la relación de su tejido económico con el I+D. Inmersos en la que parece ser la nueva Gran Depresión, en un mundo donde la tecnología está presente en cada uno de los procesos productivos, incentivar la investigación y la innovación, en ciencia y en tecnología tiene que ser un hecho consumado.

Si buscamos algunos ejemplos en nuestro pasado reciente, encontramos que Inglaterra se nutrió de los avances tecnológicos que su sociedad propiciaba, partiendo de la máquina de vapor, pasando por el telar mecánico y la locomotora hasta los modernos navíos de guerra que se emplearon durante la I guerra Mundial; los cuales le permitieron ser una superpotencia económica durante mas de 100 años. O EE. UU., que desde la segunda guerra mundial, ha dominado la economía mundial sirviéndose de toda la tecnología (y los científicos) que sirvieron en el conflicto bélico. Por no hablar del espectacular crecimiento de Japón tras el desarrollo de una economía basada en la investigación y el desarrollo de productos y servicios tecnológicos desde la década de los 50.

Si atendemos a las cifras que dedican los distintos estados a inversiones que tengan algo que ver con I+D, podemos observar que los países más ricos son aquellos que dedican el mayor porcentaje a investigación.

Como se puede ver en el siguiente gráfico, Israel lidera esta clasificación mundial, seguido de los países escandinavos y Japón.

Israel ha lanzado una estrategia de desarrollo económico basada en la creación de empresas innovadoras, con casi 4.000 empresas startup y la mayor concentración de ingenieros en el mundo: 135 por cada 10.000 personas.

Excepcional es el caso de Corea del Sur, un país que adoptó la estrategia económica de invertir en investigación hace ya algunos años, y la que no solo es posible percibir sus resultados en cifras macroeconómicas, pues todos hemos sido conscientes de la irrupción de marcas como Samsung o Kia en el mercado Español.

El caso español

Las energías alternativas y el transporte como solución al problema del trabajo y el futuro económico en España

El caso español es paradigmático: la recesión ha invertido la tendencia de apuesta por las tecnologías como fuente de riqueza que se había dado en los últimos años, lo que refleja la escasez de miras de aquellos que dirigen la política de este país y los problemas de fondo que afectan a la nación en sí misma.

Durante los años de bonanza económica, la inversión en tecnología en España creció al abrigo de las instituciones públicas y las entidades no lucrativas. Desde las universidades se apostó fuerte por la investigación, y muchos equipos de trabajo firmaron importantes estudios publicados en las más prestigiosas revistas científicas de todo el mundo. Significativo fue el discurso de Barak Obama acerca de la alta velocidad española y la apuesta por las renovables que hizo enorgullecer al gobierno y a no pocos españoles.

Pero esta no es la realidad de la investigación en España, donde conviven dos problemas interconectados: el primero es la escasa inversión privada que financia la investigación; el segundo, el nulo trasvase que existe entre los espacios de investigación y de negocios en España. Ambos dan explicación a los problemas que surgieron tras el estallido de la crisis económica, y el subsiguiente cambio en la política económica de Europa. En los últimos años, la reducción de las despesas que han recibido todas las instituciones ha recortado el gasto en I+D de este país a niveles de 2005, situándolo en un 1.3% de PIB. Hasta la revista Nature aborda el problema en uno de sus números, e incide en la gravedad de las consecuencias que el recorte en investigación va a producir en este país (y en Grecia e Italia).

Punto de inflexión

Sobre este no especialmente alentador panorama, es relativo el que haya que desarrollar las políticas económicas de los años venideros en España. Esto significa que los problemas que hoy en día existen en España y que se centran alrededor del trabajo han de ser planteados con una visión a largo plazo, creando un tejido apropiado para la reducción del paro.

Los países más ricos son aquellos que dedican el mayor porcentaje a investigación.

Uno de los caminos que a nuestro juicio puede encaminar a España a la salida de la crisis es aquellos temas relacionados con el medio ambiente. Durante los últimos años del periodo de bonanza, se desarrolló en España una política de ayudas estatales para la implantación de fuentes de energía alternativas, que limitasen la dependencia de los combustibles fósiles. Las famosas primas a la energía eólica y solar propiciaron el incremento exponencial de la importancia de estos métodos de extracción de energía. Hasta el punto que durante el mes de febrero de 2013, el 51% de la energía consumida en este país provenía de fuentes renovables.

Siguiendo la misma línea, se encuentra el análisis de Greenpeace referente a la (R)evolución energética, en la que incide que actuar de acuerdo a las pautas planteadas en [R]evolución Energética producirá más empleo a nivel mundial según avanza la proyección. Según el estudio, se producen variaciones en el número de empleos bajo todos los escenarios para cada tecnología entre 2010 y 2030.

Los empleos en el sector del carbón declinan, lo que conduce a una pequeña disminución en la totalidad de empleos en el escenario de Referencia, pero un gran crecimiento en el sector renovable lleva a un aumento del 4% en el empleo total en el sector de la energía para 2015.

En 2030, las renovables contabilizan el 65% de los empleos en el sector de la energía (18,3 millones de empleos), repartidos con bastante uniformidad entre eólica, solar fotovoltaica, solar térmica y biomasa.

La recesión ha invertido la tendencia de apuesta por las tecnologías como fuente de riqueza

En cuanto al transporte, el escenario de la [R]evolución Energética asume que el sector aumentará el consumo energético hasta 2020 debido a una rápida y creciente demanda de servicios. Sin embargo, para 2050 la demanda caerá a los niveles actuales, de manera que entre 2009 y 2050, bajo el escenario de la [R]evolución Energética, la demanda energética en el sector del transporte aumentará solo un 26%.

Esta política energética española, que como ya hemos comentado, despertó la admiración del mundo, generó una serie de ventajas que desde la llegada de la crisis, ha sido dejada de lado. La primera ventaja es ese capital humano que se formó en las energías alternativas: técnicos en energía eólica, solar, etc., que se han ido dejando de lado al implantar, el Gobierno, políticas que retiraban las ayudas al sector, y por tanto, el frenazo a su implantación y el desaprovechamiento de este capital humano.

Siguiendo la misma línea, tratando de aprovechar los beneficios derivados de la energía limpia, desde numerosas organizaciones se ha tratado de implantar el vehículo eléctrico. Este tipo de vehículo, el cual solo tiene ventajas, sobre todo en entornos urbanos e interurbanos, puede ser el complemento ideal a la inversión generada con anterioridad. En primer lugar, por la utilización de esta energía limpia para la movilidad, obviando los combustibles fósiles, con lo que la dependencia del exterior y la contaminación se verán reducidas, seguido por toda la infraestructura que este tipo de vehículo necesita. Como podemos ver en este artículo, la implantación del vehículo eléctrico generará numerosos puestos de trabajo, directos e indirectos, pues existen numerosas marcas tanto de bicicletas como motos y coches eléctricos en el mercado Español, y su generalización será imparable en los años venideros. La diferencia se encontrará en que la tecnología utilizada puede ser de importación o generada en nuestro país.

Fuentes:
http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2012/02/por-que-la-inversion-en-id-deberia-ser.html

 

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies