Ambientum - Revista Ecotimes Especial Vehículos eléctricos - El cambio de coche (eléctrico)

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum - Revista Ecotimes Especial Vehículos Eléctricos

Editorial

Artículo

El cambio de coche (eléctrico)

Por Ambientum
redaccion@ambientum.com

coche electrico

Según datos de Naciones Unidas, los costes ambientales y sociales del transporte en términos de contaminación del aire, accidentes de tráfico y congestión pueden ascender actualmente a alrededor del 10% del PIB de una región o país. No solo eso: tanto en el ámbito urbano como fuera de él, el sector transporte es responsable de más de la mitad del consumo global de combustibles fósiles, y de casi un 25% de las emisiones de CO2 relacionadas con el consumo de energía. Y si se abre un poco más el campo de visión, aparecen otros problemas indirectamente provocados por el transporte o que se pueden ver agravados por él, como la degradación indirecta del suelo mediante la compactación o la producción de residuos secundarios como neumáticos, fuselaje, etc.

Con estas referencias, ¿cómo no plantearse un cambio de modelo de transporte? Las opciones para llevar a cabo una transición hacia la sostenibilidad de los desplazamientos son, además, amplias y diversas, de manera que según el tipo de localidad se puede adoptar una estrategia u otra y conseguir la máxima eficiencia en el transporte. Una de las soluciones planteadas, que podría decirse que es adaptable a todo tipo de lugares, es el coche eléctrico, a imagen y semejanza del vehículo tradicional de gasolina (presente en absolutamente todos los ámbitos de la vida) pero más ecológico.

El coche eléctrico no contamina, no hace ruido y su recarga es bastante más económica que la habitual con gasolina.

El coche eléctrico no contamina, no hace ruido y su recarga es bastante más económica que la omnipresente gasolina, a lo que hay que sumar unas prestaciones cada vez más similares a las de un vehículo “corriente”. Los problemas más relevantes a los que se enfrenta, sin embargo, aún tienen un largo camino por recorrer.

Es por ello que los aspectos positivos del vehículo eléctrico no son suficientes para que se dé, de una vez por todas, su implantación definitiva. Los inconvenientes que lleva asociados son principalmente tres: el precio, los puntos de recarga y las características tecnológicas.

En lo que va de 2012, la cifra de coches eléctricos matriculados asciende a 115, un 40% más respecto al mismo período del año anterior.

La primera cuestión se intenta solventar por medio de las subvenciones, aunque no son pocos los que, a pesar de las ayudas, recuerdan que la vida útil del coche eléctrico no compensa la inversión que se hace al adquirirlo. Es de esperar una bajada de los costes de compra en paralelo al abaratamiento de las tecnologías, pero es un cambio gradual que se presenta lejano en el contexto de crisis actual.

En segundo lugar, aparece la falta de puntos de recarga. Pero, ¿realmente hay escasez de los mismos? En las grandes ciudades ya es posible ver “electrolineras” en numerosos emplazamientos, que no tienen mayor problema que la visibilidad y el desconocimiento de la ciudadanía. Una campaña informativa sería una buena opción para resolver el problema y facilitar a los usuarios el repostaje eléctrico.

El tiempo de espera es otro problema unido a los puntos de recarga. La distribución a lo largo de una ciudad de numerosos lugares para cargar las baterías puede no ser un aliciente si el llenado se demora demasiado. Actualmente, uno de los principales temas de investigación asociados a los coches eléctricos es la rapidez de las recargas.

Los puntos de recarga rápida (con diferentes denominaciones según el distribuidor: semi-rápida, rápida, ultra-rápida…) ya ofrecen la posibilidad de que el vehículo esté listo en apenas 20 minutos y se estima que continúen la evolución en busca de un menor tiempo. La recarga lenta, por su parte, estará reservada para los ámbitos del domicilio o el lugar de trabajo, donde el vehículo vaya a permanecer estacionado durante periodos de mayor duración.
 
El último punto a resolver es la constante evolución de la tecnología de estos coches, o lo que a efectos prácticos importa, su autonomía, que de media ronda los 150 kilómetros aproximadamente. Quizá para trayectos dentro de la ciudad sea muy apropiado, pero a la hora de recorrer grandes distancias, los argumentos de ecología, ruido o bajo precio del “combustible” pierden fuerza. La desconfianza del consumidor ante la inseguridad de poder realizar grandes recorridos juega en contra, una vez más, de la expansión del coche eléctrico.

Sin embargo, los datos de compra de coches eléctricos en España son esperanzadores y crecen un año tras otro. En lo que va de 2012, la cifra de coches eléctricos matriculados asciende a 115, un 40% más respecto al mismo período del año anterior. Por eso, este número de Ecotimes está dedicado al vehículo eléctrico, porque es necesario difundir las bondades de este tipo de transporte con el fin de lograr unas ciudades más ecológicas y un aire más limpio.

Otros artículos de Tecnología

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies