Ambientum - Revista Ecotimes Febrero - La entrevista: Sergi Cuadrat, Consultor en Mitigación del Cambio Climático

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum - Revista Ecotimes - Febrero

La Entrevista

La Entrevista

La entrevista: Sergi Cuadrat, Consultor en Mitigación del Cambio Climático

En 30 Segundos

Consultor en Mitigación del Cambio Climático y profesor EOI del Programa Ejecutivo Carbon Training

Por Águeda García de Durango
redaccion@ambientum.com

El objetivo principal del Protocolo de Kioto establecía una reducción del 5% de GEI respecto a las emisiones de 1990.

Ante este horizonte y tras la reciente cumbre de Cancún, la próxima reunión a nivel mundial sobre cambio climático en Durban se plantea como un reto para cumplir los objetivos ambientales antes mencionados, a través del desarrollo de los mercados de carbono. Ambientum.com ha entrevistado Sergi Cuadrat, profesor EOI del Programa Ejecutivo Carbon Training, para conocer la situación actual y las perspectivas futuras de estos mecanismos de reducción de emisiones.

El concepto de “Mercados de Carbono” resulta algo confuso, ¿en qué consiste dicho mecanismo? ¿Cómo beneficia al medio ambiente?

Los Mercados de Carbono funcionan en conjunción con un tope de emisiones de CO2 permitidas para cada país o empresa (a la que su gobierno le ha asignado una cuota límite de emisiones) que se acordaron internacionalmente en el marco del Protocolo de Kioto ya en 1997, entrando en vigor en 2005, cuando empecé mi carrera profesional en este ámbito.

De esta manera, los entes contaminadores que están por debajo de su tope pueden vender el exceso de sus emisiones a otros que están por encima del límite, estableciéndose así una oferta y una demanda que desencadena el comercio de emisiones o Mercados de Carbono. Alternativamente a este comercio de emisiones, el Protocolo de Kioto permite utilizar el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) como una herramienta para mitigar el cambio climático mediante proyectos que ahorran emisiones de CO2 en países en vías de desarrollo (países No Anexo I) como son las energías renovables o evitar que el metano producido de la descomposición de basura se emita a la atmosfera. Estos proyectos MDL reciben las Reducciones de Emisiones Certificadas (CER), al haber evitado la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero una vez se hayan verificado dichas reducciones según los procedimientos de las Naciones Unidas.  

A pesar de esta situación económica,la situación de los Mecanismos de Desarrollo Limpio es buena ya que hay más de 2500 proyectos MDL registrados en 70 países en vías de desarrollo.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio contribuye al medio ambiente no sólo con la implantación de proyectos que mitiguen en un futuro los efectos del cambio climático con la reducción de emisiones reales y mesurables, sino que supone una serie de ingresos a los países menos favorecidos, contribuyendo a crear un desarrollo económico sostenible en dichos países con la transferencia de tecnologías limpias. Además, puesto que la obtención de los CER mediante proyectos es utilizado por cada país o empresa para alcanzar su cumplimiento de emisiones a menor costo que en el comercio de emisiones, se intenta mejorar en la efectividad y coste de la tecnología verde para que reduzca más emisiones a un coste más bajo y esto es un beneficio indirecto a las políticas medio ambientales no sólo de los países en vías de desarrollo sino que también para los países desarrollados.

¿Qué oportunidades ofrece a las empresas adoptar este tipo de mecanismos? ¿Y a las entidades públicas?

En el ámbito regulado, las empresas que deben cumplir con el Protocolo de Kioto, deberían implantar una filosofía de gestión baja en carbono como una oportunidad para reinventar sus procesos productivos. A corto plazo, este cambio puede suponer un esfuerzo económico pero la reducción de la dependencia en los combustibles fósiles y medidas de eficiencia energética deben tomarse como una inversión a largo plazo que sin duda aportará beneficios a las empresas.

Por otra parte, en el ámbito voluntario, las empresas que etiqueten sus productos con una huella de carbono más baja, podrán exportar a mercados más concienciados en el ámbito del cambio climático.

Las entidades públicas tiene la oportunidad de ser un ejemplo a seguir promoviendo una actividad empresarial y social baja en carbono que revierta en la lucha contra el cambio climático.

En el contexto actual de crisis, ¿cómo se encuentra la situación de las herramientas de reducción de emisiones?

Ha habido algunos momentos durante los dos últimos años en que la producción industrial cayó en picado y con ella, la demanda de activos de carbono cayó. Por el lado de la inversión necesaria para invertir en proyectos MDL, la crisis financiera ha hecho que las instituciones financieras e inversores privados reorienten sus inversiones en mercados con menos riesgo.

En Cancún el objetivo era una reducción de GEI de entre un 25 y un 40% en base a los niveles de 1990, que es un horizonte muy ambicioso comparado con Kioto.

No obstante, a pesar de esta situación económica, la situación actual del Mecanismo de Desarrollo Limpio es buena si consideramos que hay más de 2500 proyectos MDL registrados en 70 países en vías de desarrollo, y casi 1000 ya han emitido un total de más 500 millones de CER. La principal razón para que el Mercado de Carbono no se haya resentido de manera irreversible es que se trata de un sector muy diversificado tanto en tecnología como en localización, resultando en que inversiones hechas por el ámbito privado de países como China, India, Brasil o México no hayan percibido tanto la crisis financiera como en Europa.

Desde el punto de vista de alguien que vio nacer el MDL cuando sólo había un centenar de proyectos, como es mi caso, la perspectiva es positiva por el gran impacto medioambiental y social que han supuesto estos mecanismos. Sin embargo, hay otras visiones más negativas del MDL cuando se considera  esta herramienta como la salvación integral al cambio climático o cuando se intenta comparar con otros mercados más maduros y con un resultado más palpable. Mi visión es que la herramienta  MDL es un paso más hacia la lucha contra el cambio climático pero la solución definitiva debe proceder de los países desarrollados, capitaneados por Europa y con una consenso por parte de las economías más intensivas en carbono, especialmente EEUU y China.

En España, ¿qué ejemplos son más notables a la hora de aplicar estos mecanismos?

España se comprometió a no aumentar sus emisiones por encima del 15% respecto de los niveles de 1990 para el periodo 2008-2012 y antes de la crisis financiera, España incrementaba sus emisiones en un 40% por encima de estos niveles. Estas cifras son indicadores de que hay pocos ejemplos de empresas españolas que hayan tomado acción real en los cumplimientos de Kioto. Sin embargo, por extraño que parezca,  la crisis en el sector de la construcción y por tanto en el sector cementero, nos está haciendo cumplir con los objetivos de Kioto sobre el papel, aunque difícilmente se llegará al 15%.

Las empresas energéticas españolas son las más activas en los Mercados de Carbono a nivel nacional. Cabe destacar que el sector energético origina aproximadamente el 80% de las emisiones de CO2 y así se explica la evolución de muchas empresas energéticas hacia las renovables, evolucionando de forma cada vez más eficaz en la producción de energía con un menor empleo de los combustibles fósiles. De ese modo, muchas empresas españolas del sector energético ven la posibilidad de incrementar su competitividad a la vez que contribuyen a la protección del medio ambiente sin ser penalizadas por no cumplir con los % de reducción del Protocolo de Kioto.

¿Cuáles son las tendencias futuras en los Mercados de Carbono?

Como he comentado, los Mercados de Carbono en el ámbito regulado tienen una especial relevancia para aquellos países y empresas que deben cumplir con Kioto y, por tanto, a medida que se aproxime el final del 2012, la tendencia estará marcada por la compra de reducción de emisiones para llegar al cumplimiento de los % preestablecidos en el Protocolo.  

Al mismo tiempo, a medida que se acerca el 2012, si no hay un acuerdo internacional con objetivos concretos de reducción de emisiones a largo plazo, las inversiones en MDL serán cada vez más escasas ya que las entidades financieras necesitan saber que habrá un mercado para las emisiones que permita recuperar su inversión en unos tiempos razonables.

A pesar de esta tendencia del Mercado de Carbono marcada por los acuerdos políticos y las vicisitudes económicas, creo que el Mercado de Carbono está en un punto de inflexión en el que se están mejorando los procesos de registro y certificación de emisiones en Naciones Unidas, los profesionales del carbono son cada vez más capaces y selectivos, y los desarrolladores de proyectos MDL  apuestan cada vez más por las energías renovables y el desarrollo sostenible en países en vías de desarrollo desmarcándose de reducciones de emisiones en ámbitos industriales que carecen de adicionalidad.

El Mercado de Carbono también se articula cada vez más en el ámbito voluntario, promoviendo acciones de mitigación de emisiones en los ámbitos más coloquiales. El Mercado de Carbono Voluntario es utilizado por diferentes organizaciones que quieren mostrar su compromiso con la lucha contra el cambio climático aplicando medidas de eficiencia energética o de una gestión más sostenible de los recursos para la fabricación de productos en los que se mide la huella de carbono. La eclosión de este Mercado de Carbono Voluntario está a punto de extenderse en diferentes ámbitos en un futuro próximo, aunque, a nivel estatal, son pocas las empresas que apuesten por esta forma de mejorar la competitividad de sus productos cuando éstos son exportados a países como Inglaterra o Francia, que ya tienen proyectos de ley para fiscalizar la huella de carbono de los productos. Por ejemplo, en Inglaterra puedes encontrar una oferta de un vino chileno que tiene una huella de carbono menor que un vino sudafricano y este etiquetaje está calando en el comprador en el proceso de escoger un producto u otro.

Después de la cumbre de Cancún, ¿ve posible la materialización de un acuerdo internacional con objetivos concretos de reducción de emisiones? ¿Qué perspectivas de negociación  hay respecto a la próxima cumbre sobre cambio climático en Durban?

Mi visión es que el proceso de negociación de Cancún fue un paso más hacia la materialización de un acuerdo con objetivos concretos y legalmente vinculante pero que es muy difícil acordar un hito tan global entre 200 países cuando se intenta abarcar el cómo y no sólo el qué. No olvidemos que en Cancún se intentaba llegar a un acuerdo para un porcentaje en la reducción de emisiones de efectos invernadero de entre un 25 y un 40% por debajo de los niveles de 1990, que es un horizonte muy ambicioso si lo comparamos con el Protocolo de Kioto, que estableció la reducción en un porcentaje de sólo un 5%, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012 y que se comenzó a fraguar en 1992, firmándose en el 1997 y entrando en vigor en 2005.

Creo que las perspectivas respecto a la próxima cumbre en Durban deben ser optimistas, ya que seguro que se establecerá un paso más hacia la definición del cómo garantizar la reducción de emisiones a nivel global para mantenernos por debajo del nivel de seguridad de 2 grados centígrados de aumento de la temperatura global sobre los niveles preindustriales, como necesarias para evitar el peligroso cambio climático.

No obstante, creo que, independientemente de que en Durban se llegue a un acuerdo o no, los mecanismos de reducción de emisiones continuarán bajo el nombre de Kioto o bajo otro mecanismo bilateral entre países. Por ejemplo, Europa ya ha anunciado unilateralmente una reducción del 20% de sus emisiones para el 2020. Los que nos dedicamos a la tarea de la mitigación del cambio climático desde el punto de vista técnico, reducimos y reduciremos emisiones independientemente de los acuerdos políticos que se alcancen.

Otros artículos de Entrevista
  • Compártelo
  • Delicious
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Reporter MSN
  • Technorati
  • Wikio
  • Yahoo

Los comentarios de los lectores

22/05/2011 4:37:14
Por que nunca le dan importancia a la generación de gases por la descomposición y fermentación de la basura que según se conoce se genera 2.73 kgs de CO2 por cada kilo de basura, pero esto es por el tiempo que este confinada esa basura que pueden ser años
HECTOR ADAME RIVERA

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies