Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista septiembre
Enviar a un amigo
Revista Ecotimes septiembre
Revista Ecotimes septiembre
Incendios forestales, un delito aún impune

Incendios forestales, un delito aún impune

Playa, calor, vacaciones, montaña... y, por supuesto, incendios forestales. Son los tópicos imprescindibles de cada verano, porque nuestros bosques se queman y en más del 96 por ciento de los casos como causa directa de la acción del hombre, y lo que es peor, más de la mitad de las ocasiones, de forma intencionada.

Nuestros bosques son fuente de oxígeno que los pirómanos se empeñan en quemar para recalificar terrenos y construir en ellos. Miles de viviendas surgidas sobre antiguos pinares, alcornocales, encinares...

Nuestra descendencia tendrá que aprender lo que fueron los bosques con fotografías y vídeos, ya que, a pesar del endurecimiento del código penal en cuanto a los pirómanos y la recalificación de los terrenos quemados, lo cierto es que todos los veranos, en mayor o menor medida, ocurre lo mismo.

El monte se quema y los culpables pocas veces pasan por prisión, la justicia es lenta, y más aún cuando se trata de temas medioambientales, donde predominan ciertos intereses urbanísticos muy poderosos. Poco a poco crece la conciencia entre la población sobre la necesidad de preservar nuestro entorno, con sencillos hechos como no tirar botellas de cristal al bosque o no hacer barbacoas en lugares prohibidos. Recordemos el slogan "el mejor cortafuegos eres tú".

Sin embargo, según la organización ecologista Greenpeace, en toda la superficie quemada en España, solo uno de cada mil responsables de incendios forestales acaba siendo juzgado. Y excepcionalmente, sólo unos pocos de los responsables de los grandes incendios forestales, es decir, aquéllos que afectan a más de 500 hectáreas y que suponen el 40% de la superficie quemada en la última década, acaban siendo juzgados.

En definitiva, que el camino hacia la desaparición de los incendios forestales provocados aún es arduo. La justicia y, en su caso, la prisión, son el único mecanismo legal que tenemos para luchar contra un mal que, año tras año, arrasa miles de hectáreas.

Y de nuevo el deseo para que el año que viene no tengamos que lamentar más incendios forestales.

Volver al menú de la revista
Cristina Martín
Ambientum
D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\revista\2008\septiembre\editorial.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//revista/2008/septiembre/editorial.asp?id=929

Los comentarios de los lectores

11/09/2008 9:25:42
La verdad es que es lamentable que estos delincuentes sigan en la calle
Pedro
23/10/2008 9:33:10
A pesar tener una tarea muy complicada de investigación y de esclarecimiento de los hechos, los culpables rara vez creo que reciben un "castigo" ejemplar. Creo que este tipo de acciones deberían estar castigadas como si de un asesinato fuera. A fin de cuenta están "matando" los pulmones verdes y los rincones de biodiversidad de todos nosotros
Rafa

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete