Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Información > Revista mayo
Enviar a un amigo
Revista mayo 2008

Se castiga a Narbona y ¿también a Medio Ambiente?

Tras las pasadas elecciones generales y la victoria del PSOE, uno de los aspectos más llamativos del nuevo gobierno es la desaparición del Ministerio de Medio Ambiente, creado en 1996 por José María Aznar y gestionado en los últimos años por Cristina Narbona. De lo que no había duda era de la salida de esta ministra del gobierno, debido a sus importantes detractores, entre ellos la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. Sin embargo, pocos presagiaban lo que se avecinaba: la integración en uno del ministerio de Medio Ambiente y el de Agricultura, Pesca y Alimentación. El resultado es el nuevo Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en manos de Elena Espinosa.

Como dato positivo destacar el puesto preferente que ocupa el Medio Ambiente en la denominación, un dato semántico que no implica que se extrapole a la realidad. Una situación que por lo pronto se presenta convulsa y polémica ya que se unen dos estamentos hasta ahora “enemigos”. Recordemos las batallas del agua cuando Narbona pedía reducir el consumo de agua y Espinosa fomentaba el regadío. Ahora, una de las dos es la responsable de gestionar todos los temas, ¿será capaz de tener en cuenta todas las variables y no dejarse influenciar por su reminiscencia del MAPA?

Espinosa se hará cargo de un amplísimo ministerio, un lugar común donde convergen agricultura, pesca, agua, caza, alimentación, ganadería, biodiversidad, incendios, costas y un largo etcétera. Muchos temas a los que se une indudablemente el cambio climático, algo que según el presidente Zapatero es uno de los grandes retos de la legislatura.

El nuevo ministerio despierta grandes recelos. Por un lado, la desconfianza de las principales ONG's españolas que valoran negativamente el trabajo de Elena Espinosa como ex ministra de agricultura, pesca y alimentación; y por otro la falta de confianza de agricultores que no se ven ni tan siquiera reflejados en la nueva denominación.

No se puede juzgar sin analizar los hechos, sin embargo, apenas unos días después de asumir el cargo, se ha producido su primera actuación, que no ha sido otra sino aprobar el “trasvase” de agua a Barcelona, - perdón- “la cesión voluntaria y temporal del agua”. Y esto mientras el gobierno reafirma la derogación del trasvase del Ebro. ¡Benditos juegos lingüísticos de los políticos!

(Si prefiere escuchar el editorial pulse play)



Volver al menú de la revista
Cristina Martín

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete