Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Información > Revista mayo
Enviar a un amigo
Revista mayo 2008
 Aznalcóllar, X aniversario de una catástrofe anunciada
Edición mayo 2008


Tras el accidente en la mina de cobre de Boliden Apirsa en Aznalcóllar, Sevilla, el 25 de abril de 1998, casi un centenar de investigadores liderados por el CSIC se organizaron para emitir un informe científico sobre el impacto del vertido sólo cuatro días después del desastre. Algunos de los expertos que protagonizaron la gestión científica del mayor desastre ambiental de la historia en España hablan de la respuesta dada por la investigación durante estos diez años y se lamentan de que no se hayan sistematizado este tipo de actuaciones.

El accidente

Vertido
Foto: CSIC

Durante la madrugada del 25 de abril de 1998, la balsa de residuos de la mina de pirita de la empresa sueco-canadiense Boliden Apirsa S.L. en Aznalcóllar, Sevilla, se rompió, al producirse una fractura a 14 metros de profundidad por la que escaparon seis millones de metros cúbicos de agua y lodos tóxicos de pirita. Una riada excepcional, que llegó a alcanzar hasta tres metros de altura en algunos puntos, desbordó los ríos Agrio y Guadiamar, contaminó un total de 63 kilómetros de cauce y 4.634 hectáreas de terreno.

La "ola tóxica" ascendió entre dos y tres kilómetros cauce arriba antes de comenzar a descender por el río Guadiamar hacia las marismas de Doñana. No hubo víctimas mortales porque el accidente ocurrió durante la noche. La rotura de la balsa minera de Aznalcóllar ha constituido el mayor desastre ambiental en la historia de España. El vertido tóxico de Boliden fue unas 100 veces mayor que el del Prestige (seis millones de metros cúbicos de aguas ácidas, frente a 63.000 toneladas de fuel).

El vertido anegó entre 500 y 1.000 metros de llanura aluvial hasta llegar a las puertas del Parque Nacional de Doñana. La preocupación por la conservación del emblemático espacio confirió rápidamente una dimensión internacional al accidente.

Protagonismo científico en la crisis

Un hecho excepcional tras el accidente fue que los protagonistas de la gestión de la crisis, sobre todo en la fase de emergencia, fueron los científicos, que se autoorganizaron para emitir un informe de impacto tan sólo cuatro días después del accidente.
Así lo explica el que era director de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), en Sevilla, cuando se produjo el accidente, el investigador Miguel Ferrer: “El primer informe que le llegó al presidente José María Aznar venía del CSIC, y lo emitimos a los cuatro días. La información era entonces la que se daría después, bastante correcta y muy rápida. El CSIC organizó un comité científico con 90 investigadores, que dejaron casi todo para centrarse en este tema. Un mes y medio más tarde recibimos el encargo oficial de formar el comité”.

El presidente del CSIC en aquel momento, César Nombela, recuerda la experiencia: “En mi mente estaban otras situaciones anteriores, como la del síndrome del aceite tóxico, de la primavera de 1981, en las que la voz de los científicos quedó oscurecida por una pugna política muy radicalizada. Estaba convencido de que la voz de los científicos expertos era lo primero que se debía oír en circunstancias así, por lo que decidí reunir a un comité de personas del CSIC, muy basado en los expertos de la Estación Biológica de Doñana”.

Nombela rememora que algunos colegas trabajaron entonces sin tregua: “La disponibilidad de todas las personas a las que se pidió colaboración, para trabajar incluso en domingos, aportó un ánimo extraordinario. Pensé que el CSIC no debía defraudar a la sociedad española que lo sostiene y creo que fueron tiempos para poner de manifiesto el valor de la investigación científica. Como investigador, sentí que era un privilegio tener la responsabilidad, con el apoyo del Gobierno, de uno de los principales organismos de investigación del mundo”.

La Comisión de Coordinación de la Emergencia que puso en marcha el Plan de Medidas Urgentes estuvo formada por la Junta de Andalucía y la Administración del Estado y asesorada por un Comité de Expertos, constituido en origen por representantes del CSIC y liderado por uno de sus centros de investigación, la Estación Biológica de Doñana. Más tarde se sumarían otras instituciones científicas y universidades.

Página 1 de 5
Página siguiente
   
Volver al menú de la revista

CSIC

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete