Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista marzo
Enviar a un amigo
Revista febrero
 La captura de CO2 y los sumideros de carbono son  falsas soluciones al cambio climático
Edición marzo 2008


En los últimos años, la industria ha intentado proponer en muchas ocasiones falsas soluciones al cambio climático generado por la quema de combustibles fósiles. Greenpeace se opone al uso e implementación de estas falsas soluciones que pasan la responsabilidad de combatir el cambio climático a las futuras generaciones y quitan recursos para la evolución de las verdaderas soluciones: el ahorro de energía, la eficiencia energética y las fuentes renovables.

Captura de CO2

Por parte de algunos gobiernos e industrias se está discutiendo y promoviendo de forma muy activa varias falsas soluciones para mitigar el cambio climático como por ejemplo la “captura y secuestro de carbono” (CCS en sus siglas inglesas). Se trata de un sistema para atrapar el CO2 emitido en la quema de combustibles fósiles y “almacenarlo” bajo el mar o bajo la superficie de la tierra.

A pesar de la gran presión que se está ejerciendo por parte de todos los países más contaminantes para el desarrollo de esta tecnología, hay muchas reservas al respecto por parte de diversos especialistas, incluyendo el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), quienes cuestionan la cantidad real de CO2 que se podría almacenar adoptando la captura y secuestro de CO2. Se demuestra que las instalaciones que utilizan la CCS necesitan una mayor cantidad de combustibles fósiles para obtener la misma cantidad de energía llevando a un gasto adicional de energía que puede llegar hasta un 30% en el caso de una central térmica.

La captura y secuestro de carbono eleva además considerablemente el coste económico y ambiental de la generación de energía ya que supone un aumento del 40 al 80% de los gastos de generación de energía respecto de los gastos de las centrales eléctricas convencionales, reduce la eficiencia de las centrales térmicas - se tiene que quemar hasta un 30% más de combustible para lograr la misma cantidad de energía - y produce gastos adicionales a largo plazo, debido a la necesidad de garantizar la supervisión y la verificación durante  cientos de años para vigilar que no haya escapes del CO2 almacenado cuando el deposito es sellado

Una de las técnicas más estudiadas de CCS es el almacenamiento subterráneo en capas acuíferas salinas profundas, en los yacimientos de petróleo y gas ya agotados, en minas de carbón y en otras formaciones geológicas.

Greenpeace advierte del peligro que supone apostar por la captura y secuestro de carbono ya que es una tecnología que no lleva a una reducción real de emisiones de CO2 ni a un cambio del modelo energético basado en los combustibles fósiles. Además, utilizar la CCS significa trasladar a las futuras generaciones el problema de qué hacer con el CO2 que hoy almacenaríamos en cuevas subterráneas. Nunca se podrá eliminar la posibilidad de escapes a la atmósfera tanto las lentas filtraciones a largo plazo como escapes catastróficos a corto plazo, que podrían poner en peligro vidas humanas,  contaminar depósitos de agua dulce, restringir los usos agrícolas de los suelos, contaminar las capas acuíferas y superficiales, además de actuar sobre el clima.

Sin embargo, la industria y los gobiernos están promoviendo esta tecnología como una solución al cambio climático y parecen olvidar que la necesidad de actuar sobre el cambio climático es inmediata y no se pueden esperar otros 15 o 20 años mientras esta tecnología puede que madure lo suficiente como para poder estar disponible.

En la actualidad, el Estado español se reserva lugares para almacenar emisiones de centrales térmicas. Ver el reportaje "Once sumideros para enterrar CO2", publicado en El País el 16 de febrero.

Emplazamientos para sumideros de CO2
Fuente: Instituto Geológico y Minero de España, Ministerio de Industria, Agencia
Internacional de la Energía y periódico El País


Página 1 de 2
Página siguiente
   
Volver al menú de la revista

Greenpeace

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete