Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista julio
Enviar a un amigo
Revista julio
 La energía y su problemática
Edición julio 2008


La Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) y la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid (AIIM) presentan un documento de trabajo sobre la energía y su problemática para acercar al público todos los aspectos relevantes a un tema que, en ocasiones, por falta de información, resulta confuso.

Ambas instituciones sostienen que una estrategia energética bien estructurada y sostenible debe proporcionar ante todo un marco estable a largo plazo (mínimo de 20 años), que permita a los distintos agentes planificar sus decisiones de inversión, de modo que aquellas que requieren plazos largos para el retorno de la misma no corran el riesgo de cambios de legislación y reglamentos en cada legislatura, que impidan su materialización. Esto lleva a que la energía deba considerarse un tema de Estado y ser objeto de acuerdos a nivel político y social. Desde hace muchos años España carece de una estrategia energética

Además de lo expuesto, una estrategia energética bien estructurada y sostenible debe ser capaz de dar respuestas a los requisitos de: seguridad de suministro, competitividad de precios con respecto a los países en los que compiten nuestros exportadores y particularmente los de la UE y sostenibilidad. De nada sirve poner el énfasis en alguno de los aspectos citados si no se atienden los demás.

Seguridad de suministro

Rayo, energía
Un rayo es una forma de
transmisión de energía
Foto: Wikipedia

Con respecto al punto primero, seguridad de suministro, cabe decir que España ha importado en 2007 del orden del 80% de la energía primaria consumida, porcentaje muy elevado si se compara con el 55% de la UE. Si se siguen las políticas actuales este porcentaje será superior al 85% en 2015, (mientras que la UE se esfuerza en tender al 50%) y nos hará vulnerables a factores geopolíticos y económicos. Como ejemplo, cabe mencionar el efecto tan negativo de la factura del petróleo y el gas, que en el mes de diciembre de 2007 superó los 3.600 millones de euros, en la balanza de pagos.  Al considerar lo expuesto en el marco de los tres requisitos del párrafo anterior, parece deseable avanzar hacia una mayor diversificación de las tecnologías de generación de electricidad. Sería conveniente equilibrar los crecimientos de generación entre las diferentes fuentes de energía, considerándose como objetivo razonable que ninguna de ellas aportase más del 30% de la producción eléctrica total.

Competitividad en precios

Con respecto al punto segundo, competitividad de precios con relación a los países con los que compiten nuestros exportadores y particularmente los de la UE , hay que destacar una peculiaridad de la península Ibérica, que es la debilidad de sus interconexiones, particularmente en el sector eléctrico, que actualmente es sólo del 3% y puede llegar al 6% cuando se concluya la interconexión con Francia a 400 KV a través de la subestación de Bescanó en Cataluña. Esto hace que desde el punto de vista energético y muy particularmente eléctrico, la península Ibérica sea una isla con lo que ello conlleva de imposibilidad de conseguir precios alternativos, si la política energética del país resultase en precios menos competitivos que los de nuestros vecinos. Ello, a su vez, implicaría pérdida de puestos de trabajo y deslocalización de industrias a países de nuestro entorno en los que los precios de la energía y particularmente de la electricidad sean previsibles a largo plazo y competitivos.

Veamos como ejemplo el caso de países como Dinamarca o Austria conocidos por su política de liderazgo en energías renovables. Si al paso del tiempo se enfrentasen con pérdida de competitividad de su modelo con respecto a países como Francia, Alemania o Suecia, el impacto en su tejido productivo se aminoraría porque se encuentran en mercados fuertemente interconectados y con posibilidad de acceder al suministro eléctrico a precios menores, bien sea por efectos de la energía hidráulica o de la generación nuclear. Desafortunadamente este no es el caso de la península Ibérica, y por tanto parece de prudencia elemental disponer de una cesta energética diversificada, y llevar a cabo un debate político y social desapasionado y objetivo sobre todas las fuentes de energía, inclusive la nuclear.

Página 1 de 3
   
Volver al menú de la revista

COIMM y AIIM
D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\revista\2008\julio\energia.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//revista/2008/julio/energia.asp?id=

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete