Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista febrero
Enviar a un amigo
Revista febrero
 Finalizada la mayor repoblación hecha en España
 para la conservación del oso pardo
Edición febrero 2008


150.000 árboles productores de frutos han sido plantados durante dos años en el concejo asturiano de Belmonte de Miranda, uno de los territorios cantábricos de mayor importancia para la conservación de los osos

Parque eólico en zona de montaña

El FAPAS (Fondo para la protección de los animales salvajes)ha llevado a cabo una de las más importantes reforestaciones realizadas por una ONG en España en los últimos años para favorecer la conservación del oso pardo, una especie que comienza a recuperar sus poblaciones después de haber estado a punto de extinguirse.

El proyecto de reforestación realizado en el Concejo de Belmonte en Asturias ha supuesto una inversión de más de un millón de euros, aportados por la empresa Parque Eólico de Belmonte S.A. como medida compensatoria ambiental para favorecer el hábitat de los osos, al haber construido un parque eólico compuesto por cuarenta y seis aerogeneradores en las montañas de la Sierra de Begega en el asturiano concejo de Belmonte de Miranda.

La Sierra de Begega está dentro del área de distribución del oso pardo y aunque la cumbre de las montañas no es un área de intensa ocupación por esta especie, las obras viarías para la instalación de los molinos, así como sus propias estructuras, suponen una alteración del hábitat osero, por lo que el Gobierno de Asturias, impuso a la empresa eólica una medida compensatoria en beneficio de los osos.

Aldea de montaña

La aplicación de esta medida ambiental ha supuesto una innovación ya que las reforestaciones no han sido realizadas en zonas de montaña donde se favorece la recuperación de bosques naturales sino que se han efectuado aprovechando antiguas fincas de cultivo, abandonadas a causa del despoblamiento rural pero que se trata de territorios rurales que poseen unos suelos de alto valor biológico, capaces de favorecer el crecimiento de los árboles y potenciar la presencia de especies productoras de los frutos que consumen los osos.

Pequeñas aldeas y antiguas fincas de cultivo son el paisaje de los territorios de montaña. El oso utiliza la práctica totalidad del territorio donde habita, incluyendo los terrenos cercanos a los núcleos habitados.

Página 1 de 2
Página siguiente
   
Volver al menú de la revista

FAPAS

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete