Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista abril
Enviar a un amigo
 La protección legal de los espacios protegidos
Edición abril 2008


La naturaleza está protegida en su totalidad por diversa normativa ambiental y territorial. Asimismo, a algunos espacios naturales, por su estado de conservación o por sus valores, se les dota de un nivel de protección adicional, que puede provenir de distintas figuras internacionales, nacionales, autonómicas e incluso locales, como por ejemplo los parques naturales o nacionales, recogidos en la Red de Parques Nacionales del Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, diversos expertos aseguran que en estos espacios naturales protegidos se están cometiendo todo tipo de abusos, como la construcción de urbanizaciones o campos de golf, a pesar del desarrollo de la legislación europea y española en los últimos años. Además, apuntan a las comunidades autónomas como principales responsables de que no haya más espacios naturales protegidos.

Cristina Rabadán, experta en Red Natura 2000 de WWF/Adena, afirma que las Directivas de Aves (79/409/CEE) y de Hábitats (92/43/CEE) son las piedras angulares para que los países miembros de la Unión Europea (UE) cumplan su compromiso de detener la pérdida de biodiversidad en 2010 y alcanzar las metas globales del Convenio sobre la Diversidad biológica (CBD), para luchar también contra la pérdida global de biodiversidad.

Vista del Valle de Pineta en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ( España )
Foto: Wikipedia

Entre las medidas de conservación de estas Directivas se incluye la creación de la red de espacios protegidos, denominada "Natura 2000". Según María Ángeles López Lax, responsable de Asociación para la Comunicación e Información Medio Ambiental (ACIMA), la Red Natura 2000 pretende establecer corredores naturales en toda Europa para que las especies puedan moverse sin dificultad por ellos, "una vez comprobado el fracaso de proteger espacios cerrados (parques) como medida de preservación de la biodiversidad."

Para cumplir los objetivos de esta red, cada estado de la UE tuvo que presentar unas listas de espacios que asegurasen la conservación de los taxones (grupo de organismos emparentados) y los hábitats de interés comunitario. Para ello se seleccionaron unas Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) designadas según la Directiva de Aves y unos lugares conocidos en su primera fase como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y posteriormente como Zonas Especiales de Conservación (ZEC) para el cumplimiento de la Directiva de Hábitats.

En cuanto a la legislación española, la responsable de ACIMA señala que en los últimos años se ha producido un gran desarrollo de las leyes y tipologías que protegen a un determinado espacio natural, tanto en relación con los usos del suelo (Ley 8/2007), como de la naturaleza, como las recientes Leyes 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y la Ley 45/2007 para el desarrollo sostenible del medio rural, precedidas por la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental . En el ámbito autonómico, asegura esta experta, la legislación de protección de la naturaleza "no va mucho más allá que la estatal, es decir, no es más restrictiva o proteccionista."

De esta manera, la red Natura 2000 ocupa actualmente alrededor del 20% de la superficie europea e incluye prácticamente todos los valores naturales destacables: Hábitats singulares como las dehesas y especies amenazadas como el lince ibérico son algunos de los mejores ejemplos.

En cuanto al tamaño de estas áreas naturales especiales, España, sin contar los espacios marinos cuya declaración va muy retrasada, tiene 1.430 LIC, con una superficie de 118.165 km2 (23,4% del total), y 563 ZEPA, lo que suponen 96.488 hectáreas terrestres (19,1%). Se trata de los últimos datos aportados por el Barómetro de la red Natura 2000, compilado por la Comisión Europea y actualizado en junio de 2007.

Distintas posibilidades para un mismo espacio

Las combinaciones de todas estas normas pueden dar lugar a diversas posibilidades de protección de un mismo espacio. Joaquín Reina, responsable del Área de Conservación de la Naturaleza de Ecologistas en Acción, explica que para ello se cuenta básicamente con los siguientes aspectos:

  • La normativa: Unos espacios se declaran según la normativa comunitaria y otros por normativa autonómica.
  • El grado de protección: No es lo mismo un Parque Nacional, con una superficie relativamente pequeña, que un Parque Natural, con superficies de hasta 220.000 hectáreas.
  • Normas específicas de gestión y regulación. En algunos espacios se exige un plan de uso y en otros un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), dependiendo de la figura declarativa de protección.
  • Órganos de participación social: Se trata de instituciones que velan por la protección del espacio en cuestión. Dependiendo de la figura normativa, algunos contarán con dicho órgano, mientras que otros no.
Página 1 de 3
Página siguiente
   
Volver al menú de la revista

Consumer

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete