Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias

Estás en > Actualidad > Revista noviembre
Enviar a un amigo
Revista noviembre
  Plantas que "florecen" energía
Edición noviembre 2007

Los cultivos energéticos están, como su propio nombre indica, integrados por una serie de especies vegetales que pueden cultivarse en suelo agrícola y forestal y cuya cosecha, llamada “biomasa”, a diferencia de la de los cultivos agrícolas y forestales tradicionales, se dedica a la producción de energía.
Sauce (Salix caprea)

Existen algunos cultivos agrícolas, como es el caso de los oleaginosos (girasol, soja, colza, palma etc), azucarados (caña de azúcar, remolacha etc) y amiláceos (cereales) cuyas materias primas ya se están dedicando indistintamente a la producción de alimento o de energía.

También algunas especies forestales utilizadas tradicionalmente para la producción de madera pueden ser empleadas como cultivos energéticos; tales son los casos del chopo, del sauce o del eucalipto, entre otras. No obstante, cuando estas últimas especies se destinan a la producción de energía se suelen emplear clones específicos que se cultivan en plantaciones mucho más densas (hasta 20000-25000 árboles por hectárea) y en las que los turnos de rotación (cortas) se efectúan en periodos mucho más cortos en el tiempo (normalmente 2-4 años) que los madereros. Finalmente, muchas de las especies que se están desarrollando para aplicaciones energéticas son distintas a las agrícolas y forestales tradicionales. Constituyen, junto con las especies forestales ya mencionadas cultivadas en corta rotación, los denominados cultivos energéticos no convencionales.

Características de los cultivos energéticos

Las especies o, en su caso, variedades, vegetales de interés para su empleo como cultivos energéticos se suelen caracterizar por un alto grado de rusticidad, superior, por lo general, al de las especies o variedades agrícolas tradicionales. Esto significa que los cultivos energéticos soportan pocas plagas y presentan una alta eficiencia en la utilización del agua y de los nutrientes, todo lo cual en la práctica suele traducirse en unas necesidades de fertilizantes, pesticidas y de agua netamente inferiores a las de los cultivos tradicionales, con los consiguientes efectos medioambientales positivos que ello conlleva. De hecho, con respecto al agua, gran parte de los cultivos energéticos que se están estudiando para implementar en España están adaptados básicamente a condiciones de secano.

Aplicaciones de los cultivos energéticos

Las biomasas obtenidas de cultivos energéticos tienen sus aplicaciones como combustible sólido en los sectores térmico, principalmente en el sector doméstico, y eléctrico; así como para la producción de biodiesel y bioetanol, que son biocombustibles líquidos (biocarburantes) utilizados fundamentalmente en el sector del transporte. Para la producción de biocarburantes se están empleando las materias primas agrícolas convencionales antes mencionadas. El biodiesel se obtiene de los aceites vegetales extraídos de los cultivos oleaginosos, siendo la colza y el girasol junto con posiblemente en un futuro su pariente cercana la carinata (Brassica carinata) los cultivos con mayores posibilidades en España para esta aplicación.

Como materias primas para la producción de bioetanol las mas adecuadas con las tecnologías actuales son las biomasas azucaradas, como la caña de azúcar o la remolacha, y amiláceas, principalmente los granos de cereales, como el maíz, cebada y trigo.

Planta de Pataca

En España se están empleando indistintamente trigo o cebada para la producción de bioetanol. La pataca (Helianthus tuberosus) es un cultivo energético que podría ser de interés para esta aplicación en numerosas zonas de España.

Para la producción de calor y electricidad los cultivos mas adecuados son los de tipo lignocelulósico, que, como se ha mencionado, se emplean como combustible sólido en calderas y otros equipos de combustión.

Algunos ejemplos de cultivos de este tipo mas estudiados en España son el chopo, para especies leñosas y el sorgo forrajero, brassica (colza y carinata) o el cardo (Cynara cardunculus,) para las herbáceas.

Página siguiente
 
Volver al menú de la revista

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete