Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista marzo
Enviar a un amigo
 "Manifiesto de Solentiname"
 I Encuentro de Escritores por la Tierra
Edición marzo 2007


Granada, Nicaragua, marzo 2007

En nombre de la palabra, de nuestra palabra, de la palabra de todos, hoy deseamos exhibir, aquí y ahora, la realidad de un planeta que se destruye, que navega a la deriva en el mar de la globalización, el deterioro ambiental y la violación de los derechos humanos.

Al calor de esta aldea global llamada Tierra, donde habitamos 7.000 millones de almas, de vidas, de semejantes, de mundos heterogéneos, consumimos por encima de la capacidad de reproducción de la naturaleza, cosechando lo suficiente para alimentar la población mundial, aunque paradójicamente, casi la mitad padece hambre; consumimos irresponsablemente y en algunos lugares ya no hay agua potable para todos, mientras las rentas y las desigualdades aumentan de una forma alarmante.

Las cifras enormes, de los expertos economistas del Fondo Monetario Internacional, se alejan de nuestra pequeña vida diaria, de nuestra cotidianidad.

La mayoría de las personas cierra los ojos a la autodestrucción y vive una vida frenética, de consumo, regida por una lógica que depreda la Tierra y expolia sus riquezas, la misma que establece clases y somete a los pueblos.

Porque el vínculo entre pobreza y deterioro ambiental, derechos humanos y conservación de nuestro entorno, existe, es real. El desarrollo sostenible conlleva un desarrollo humano equivalente, en el que la educación, la cultura y el conocimiento han de ser los principales pilares, asociados a la igualdad de oportunidades, la justicia social y el desarrollo, del que está privada una parte importante de la humanidad.

Y es en este desarrollo sostenible, donde la mujer es llamada a jugar un papel decisivo, ya que la liberación de la naturaleza y de la humanidad vendrá impulsada por una feminización del mundo, un mundo al que también le debemos exigir justicia social, prudencia ecológica, eficiencia económica y respeto a los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

Es necesario, ya, dejar de ser meros espectadores y reescribir el mundo. Y en este empeño, los Escritores por la Tierra estamos comprometidos en la participación activa que haga brotar la conciencia responsable.

Debemos utilizar el patrimonio propio y común: la palabra y el arte, para abrir caminos y alzar la voz en pro de una reflexión de alcance planetario, sobre la vida que queremos para nosotros y para nuestros hijos.

Porque en un planeta finito, el crecimiento infinito no es posible, tenemos que levar anclas y reconducir el futuro de nuestra nave Tierra, la Pachamama, la madre naturaleza, Gaia.

Y “Porque el agua es Vida y la Tierra es Madre”

En este Primer Encuentro de Escritores por la Tierra, hoy demandamos acciones reales, encaminadas a:

  • Erradicar la pobreza extrema y el hambre
  • A lograr la enseñanza primaria universal  
  • A promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer
  • A reducir la mortalidad y la explotación infantil
  • A mejorar la salud materna
  • A combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades
  • A garantizar una vida digna
  • A fomentar una asociación mundial para el desarrollo
  • A impulsar la información, educación y la economía ambiental.
  • A garantizar a los pueblos autóctonos los derechos humanos fundamentales, sus tradiciones y libertades, así como la permanencia en sus territorios tradicionales.
  • A impulsar un comercio justo internacional, que posibilite el desarrollo sostenible.

Sólo el cumplimiento de estos objetivos nos llevará a una alianza mundial para un desarrollo justo y racional.

Los países más pobres cumplirán esta agenda, cuando los ricos cumplan con su parte del acuerdo. Es necesaria una ayuda efectiva, una reducción de la deuda y reglas de comercio desde la conciencia escrupulosa, antes de 2015.

Las mujeres y hombres reunidos en el Primer Encuentro de Escritores por la Tierra, propusimos iniciativas para objetivos concretos, que incluyen redes comprometidas con la vigilancia y la denuncia de la situación en determinadas regiones del planeta, el uso de medios remotos como internet para otorgarle continuidad y compromiso, y presenciales y periódicas para exigir su cumplimiento.

Las propuestas deberán tener un lenguaje dirigido a toda la población, olvidando tecnicismos e innecesarias retóricas. Incluir a los niños y a la juventud. Hacer una clara denuncia de la necesidad de aumentar los presupuestos dedicados al fomento del arte y la ciencia, pues no sólo somos lo que comemos, sino el entorno en el que vivimos. Es decir, líneas de acción concretas y factibles, congruentes con los objetivos del Encuentro.

Exigimos ya, cambios en las actitudes de los gobiernos e instituciones internacionales, para que esta misión llegue a buen puerto.

Rompamos la rutina y el silencio, sumando esfuerzos y sinergias, logrando entre todos el control de nuestro planeta, con la voluntad de Mujeres y Hombres.

Gritemos, para que se nos oiga, con eco al futuro, nuestro hastío por la prepotencia, el abuso, la guerra, la corrupción, el hambre, las injusticias…y conquistemos el derecho a la vida, para todos por igual…

Usemos las palabras de Thiago de Melo:

“Queda decretado que los hombres están libres del yugo de la mentira.

Nunca más será preciso usar

La coraza del silencio

Ni la armadura de las palabras.

El hombre se sentará a la mesa

Con la mirada limpia,

Porque la verdad pasará a ser servida antes del postre”

Que así sea…

Firmas de todos los participantes..

 

Redacción AMBIENTUM

Comenta este artículo:
Nombre:
   
Comentarios:
 
   
 
Comentarios Los comentarios de los lectores:
 
Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete