Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista > Especial
Hemeroteca | Artículos anteriores| Suscríbete aquí| Volver al menú Enviar a un amigo
Especial aves migratorias
Introducción
El viaje
Los Peligros
La aduna
Fin del viaje
  El final del viaje es el premio para los mejores: vida o muerte en los cielos
Edición Especial octubre 2007  


El viaje es una prueba más de selección del más fuerte. Darwin habló de la supervivencia de los mejores de cada especie y aquí llegan al destino sólo las mejores aves, las más fuertes y las que mejor se orientan durante el trayecto. La luz, la oscuridad o los sonidos son compañeros de viaje imprescindibles para este peregrinar por los cielos de los mejores viajeros de toda la historia. Las aves: las estrellas errantes de nuestros cielos.

Unas especies recorren miles de kilómetros para conseguir un lugar con más alimento para pasar el invierno y criar a sus polluelos, otras sobrevuelan distancias cortas, pero todas tienen el mismo objetivo: llegar al final del trayecto.

Como curiosidad se puede señalar que el Escribano, un ave muy pequeña, cruza el mar en una sola etapa de 650 km en línea recta para dirigirse desde América del Norta hasta Noruega, donde inverna. Los Zorzales ( Turdus spp ) y Estorninos ( Sturnus spp ) vuelan desde Noruega hacia Escocia haciendo 450 km.

El charrán ártico ( Sterna paradisea ) migra entre el Ártico y el Antártico, regresando cada año. Recorre en total 40.000 km, siendo la especie de animal que más distancia recorre durante su migración.

La golondrina ( Hirundo rustica ) llega a Europa con la primavera, "... volverán las oscuras golondrinas...", para regresar a África cuando acaba el verano. Un estudio demostró que, de diez ejemplares que se habían llevado desde Berlín, donde habían criado, hasta Madrid, dos regresaron a su lugar de nacimiento, es decir, recorrieron 1850 km.

Las pardelas grandes ( Puffinus spp ) se reproducen en el Atlántico Sur, luego viajan hasta Terranova y de ahí a Groenlandia , para volver en otoño al sur.

  • Aves como las golondrinas, y cigüeña blanca, viven en Europa en el verano y pasan el invierno en el sur y centro de África .
  • El chorlito dorado chico ( Pluvialis dominica ) llega a la pampa argentina en septiembre y pasa allí el verano. Al llegar el otoño regresa a su zona de reproducción y cría en la tundra ártica. Recorre en su migración 24.000 km entre ida y vuelta.

Estas aves lo hacen cada año desde los lugares en que se reproducen en verano hasta los lugares en donde pasan el invierno y suelen regresar al mismo lugar de donde partieron.

Muchas de las aves de la península ibérica en su migración hacia o/y desde África se concentran en el conocido paso del estrecho. La Sociedad Española de Ornitología desde su Programa Migres realiza un seguimiento periódico de la evolución de la migración por este lugar.

Este especial que hemos dedicado al viaje migratorio de las aves demuestra cómo seres aparentemente tan "simples" realizan un auténtico peregrinar año tras año para sobrevivir, para perpetuar su familia, su especie. En muchas ocasiones hacen la travesía en grupo. Un determinado día "X" se juntan todos los individuos en un lugar y emprenden el camino. No se sabe con certeza cómo lo hacen, puede ser por instinto, genética o a través de un lenguaje aún por descubrir por los humanos, pero lo cierto es que despegan al mismo tiempo y hacen las mismas paradas. Se supone que todo esto lo hacen para llegar al final, ya que es más seguro el viaje en compañía que en solitario.

Hasta el año que viene.

Cristin Martín
Ambientum

Ambientum 2009 | Aviso Legal | Política de privacidad | Contacto | Publicidad |
  Atención telefónica: 91 630 80 73