Home ¡Visita aquí el portal actual y su nuevo contenido!
  Noticias
Estás en > Actualidad > Revista diciembre
Enviar a un amigo
Revista diciembre
 ¿Fósil o caracol?
Edición diciembre 2007


La Fundación para la Investigación Agraria en la Provincia de Almería (FIAPA) está investigando la cría ex–situ de un caracol endémico de la provincia de Almería, Iberus gualtierianus subsp. gualtierianus, con el que pretende conseguir la optimización de la cría en cautividad en ambiente protegido y la puesta en valor de una especie que juega un papel fundamental en la educación ambiental de la población .

Antecedentes

Durante generaciones el hombre ha vivido en estrecha relación con el medio que le rodea, obteniendo de éste los recursos necesarios para su supervivencia, desde los alimentos hasta las materias primas para la fabricación de útiles. Sin embargo, con el nuevo modelo de vida actual, hemos dado de lado al binomio hombre-biosfera, cambiándolo por un modelo consumista capaz de arrasar relativamente en poco tiempo lo que la naturaleza ha tardado miles de años en conseguir. Aunque las actuales tendencias, siguen patrones encaminados a conseguir un equilibrio entre la frágil frontera que separa el desarrollo económico y social con la conservación ambiental, el llamado Desarrollo Sostenible.

Ejemplares adultos de I. gualtierianus subsp. gualtierianus. Fuente: FIAPA

Aún dentro de este sistema, hemos conservado tradiciones que enriquecen nuestra forma de ser y que recuperan la conectividad del hombre con la naturaleza, si se hace de forma sostenible y responsable. Una tradición muy arraigada en la provincia de Almería, es la recolección en el campo de caracoles tras episodios lluviosos. Uno de los objetivos de ciertos recolectores del sur de la provincia (Sierra de Gádor) es la captura de un caracol endémico de esta sierra, el denominado caracol “Chapa” (Iberus gualtierianus subsp. gualtierianus), por lo preciado de su carne y su uso culinario en la gastronomía popular almeriense . Esta práctica, actualmente a menor escala, sigue realizándose a pesar de ser sancionable y del estado crítico de conservación en el que se encuentran sus poblaciones.

Con el objetivo de poder conservar la especie y cubrir la demanda de mercado de ejemplares de chapa, surgió la idea de realizar el Proyecto de “Cría en ex–situ de Iberus gualtierianus subsp. gualtierianus en Ambiente Protegido”.

Este proyecto esta apoyado financieramente por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, perteneciente a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, como proyecto de Incentivos al Fomento de la Innovación y al Desarrollo Empresarial, con una duración estimada de tres años y cuenta con los permisos necesarios de la Consejería de Medio Ambiente para poder recolectar parentales de Iberus gualtierianus subsp. gualtierianus en su medio natural.

Características de la especie y amenazas sobre el hábitat

Este caracol recibe el nombre coloquial de “chapa” debido a la morfología que presenta su concha aplanada, resultado de la adaptación al medio en el que habita y que le facilita poder introducirse entre las grietas del sustrato calizo de Sierra de Gádor, para protegerse cuando las condiciones externas no son favorables; puede alcanzar un tamaño por encima de los 5 cm. de diámetro de concha y una coloración de fondo blanco-parda, similar al color de la caliza, que le confiere aspecto de fósil. Su alimentación aún no está suficientemente documentada, auque es muy probable que una parte de su alimentación esté basada en la ingesta de hojas secas y húmedas de plantas aromáticas como romero y tomillo.

Momento de la cópula.
Fuente: FIAPA

Las condiciones climáticas de su medio natural son muy extremas, con precipitaciones menores de 250 mm. de lluvia al año, concentradas en pocos episodios tormentosos y temperaturas superiores a los 45ºC en los meses más calurosos, todo esto sumado a la escasa vegetación de porte aéreo, hace que los periodos de actividad de este animal se produzcan tras los episodios lluviosos de los meses comprendidos entre septiembre y febrero, momento que aprovechan para aparearse. Estos caracoles son hermafroditas incompletos, por lo tanto necesitan de otro ejemplar adulto para poder fecundarse, siendo inviable la autofecundación. La recolección furtiva produce por tanto un doble efecto perjudicial para la especie, debido a que los individuos son sustraídos en los periodos de lluvias que coinciden con los de apareamiento, imposibilitando la reproducción y disminuyendo por tanto la viabilidad de la siguiente generación.

A esta situación, hay que sumarle la pérdida de hábitat que se lleva produciendo desde hace algunos años para la construcción de nuevas urbanizaciones y vías de comunicación, que están provocando un aislamiento entre poblaciones, acelerando los procesos de extinción.

Página 1 de 2
Página siguiente
 
Volver al menú de la revista
FIAPA

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.
 

Noticias de última hora
Especial S.O.S. Costas Españolas
Suscríbete