Revista Ambientum -la primera revista on-line de medio ambiente
Buscador de contenidos. Buscar en Revista Ambientum y Enciclopedia Ambientum.

BUSCAR
HOME MÁS ARTICULOS - listado de articulos de numeros anteriores AMBIENTUM TARIFAS DE LA REVISTA
Edición abril 2003 - La Primera revista on-line de medio ambiente
El modelo de ciudad sostenible del futuro
Versión para Imprimir
La localidad segoviana de Bernuy de Porreros va a ser muy pronto la ciudad sostenible del futuro. Las 243 viviendas que se van a construir en la zona conocida como La Encina serán autosuficientes al disponer de su propia energía solar y gastar un 40 por ciento menos de agua potable que las viviendas habituales. Siguiendo los principios de la arquitectura bioclimática, la urbanización contará con pisos, adosados y casas individuales diseñados específicamente para respetar el medio ambiente. Estas son tan sólo algunas de las múltiples ventajas que ofrecen una vivienda bioclimática, también conocida como casa solar pasiva debido al buen empleo que hace del sol. Se trata de evitar el malgasto de los recursos naturales que ofrece el entorno (energía, agua) mediante el estudio detallado de la orografía del terreno, la ubicación de la casa y las condiciones climatológicas que soportará la casa. Teniendo en cuenta algunos de estos sencillos aspectos se pueden lograr cosas tan importantes como conseguir calor en invierno y frescor en verano de forma natural, reutilizar el agua y no generar contaminación.

La orientación de la casa, así como de todos los elementos que la forman, como las ventanas, es clave para el ahorro de energía
La base de todo ello es el diseño. Es cierto que la urbanización de la ciudad bioclimática no es sencilla porque el diseño de las casas debe hacerse en función de las horas solares y su exposición a las corrientes de aire para lograr minimizar el consumo energético y de agua. Pero la utilización de elementos de construcción adecuados puede hacer de una construcción una vivienda ecológica. Un ejemplo: según el lugar dónde se construya la vivienda, la orientación, las ventanas e incluso si tenemos plantas en lugares determinados, podemos conseguir un mayor aprovechamiento del sol, del agua y del aire.

Dependiendo de la forma de la construcción, la superficie de contacto con el exterior varía, influyendo esto sobre las pérdidas o ganancias caloríficas.
   
 
Para obtener un buen aislamiento la superficie debe ser lo más pequeña posible, de altura elevada y sin pasillos en el interior, lo que permitirá acumular energía solar sin necesidad de mecanismos adicionales.


Con esta filosofía nace el proyecto privado de la ciudad bioclimática de Bernuy de Porreros. En un período de cuatro años, las empresas promotoras (Isofoton, AIM y Acylm) prevén tener lista la urbanización en una parcela cedida por el Ayuntamiento de la localidad. La inversión ronda los 36 millones de euros y cuenta con el respaldo de la Consejería de Medio Ambiente y del ente regional de la Energía. Los pisos tendrán de 90 a 140 metros cuadrados, mientras que los adosados y las casas dispondrán de 150 metros cuadrados de casa y de 150 y 300 de terreno, respectivamente. El proyecto se dividirá en varias fases. La que se ha dado a conocer es la primera, que contará con la colocación de muros torbem, que acumulan energía solar durante el día y la redistribuyen por la noche; paneles térmicos, para el agua caliente en verano; y células fotovoltaicas, que suministran la energía eléctrica para las viviendas en una cantidad entre 2 y 5 kilowatios, cantidad suficiente para una vivienda familiar.

En cuanto al consumo de agua, la principal apuesta de los constructores es el aprovechamiento de las denominadas aguas grises. El sistema se basa en recoger y depurar el agua utilizada en la ducha y para fregar y reutilizarla para las cisternas de baño. “No tiene sentido utilizar agua potable para estas tareas como se hace ahora”, comentan Ismael de la Barba y Miguel Ángel García, arquitectos responsables de la construcción de la ciudad sostenible en Bernuy. Pero el aprovechamiento racional del agua no queda ahí. También se traslada al uso del agua de lluvia. Se construirá una red para la recogida de este agua desde las cubiertas y otras superficies con el objetivo de canalizarla hacia aljibes o cisternas y usarla para regar las zonas verdes de la urbanización. Estos sistemas permiten ahorrar entre un 40 y un 50 por ciento de agua.
Inauguración de la ciudad bioclimática en Bernuy de Porreros
La calefacción es un tema fundamental en cualquier vivienda. De ello son conscientes las empresas promotoras de la ciudad bioclimática y las necesidades de este tipo se cubrirán con gas natural. Pero las casas tan sólo dispondrán de una caldera para toda la urbanización, con lo que se evitará en gran medida la contaminación de dióxido de carbono (CO2).

La casa bioclimática aprovecha la energía solar en invierno para dar calor y en verano para refrigerar la vivienda
El principio de sostenibilidad tendrá su máxima expresión en el desarrollo urbano con la primacía del peatón sobre el coche, que será de obligatorio estacionamiento en el entorno de la urbanización.

Estas son algunas de las diferencias entre una vivienda sostenible y otra que no lo es. Las comodidades son prácticamente las mismas, sólo hay que colocar cada cosa en un lugar estratégico y ya está. Muchas personas piensan que una vivienda construida según principios bioclimáticos es fea, cara y mal diseñada. Pero nada más lejos de la realidad. Puede ser igual de bonita y confortable que una casa tradicional y a sus habitantes desde luego los hará sentir satisfechos de su residencia día tras día al pensar que habitar en este Planeta no significa despojarlo de sus elementos naturales.  

Otro prejuicio respecto a la casa bioclimática es su alto precio. Construir una casa solar pasiva cuesta entre un 5 y 10 por ciento sobre el coste habitual, debido a la mayor calidad térmica y sanitaria de los materiales y a un mayor aislamiento de la vivienda. En realidad no supone una gran diferencia respecto al precio de una vivienda convencional. Además, hay que tener en cuenta que permitirá ahorrar un 80 por ciento en calefacción y refrigeración e iluminación, haciendo la vivienda más sana y agradable además de respetuosa con la naturaleza. En este sentido, Ismael de la Barba y Miguel Ángel García afirman que “el precio de los pisos, casas y adosados de Bernuy de Porreros será de mercado, nunca con el objetivo de la especulación”.

Redacción Ambientum

Versión para Imprimir
atrás

SUBIR

Revista Ambientum home | articulos | ambientum | tarifas © ambientum 2003