Revista Ambientum :: La primera revista de medio ambiente on line ::
Revista Ambientum
Contacte con nosotros
Enviar
e-mail
Portal ambientum
Buscar contenido
Buscar
  Edición julio 2002 - Publicación mensual del portal ambientum.com Versión para imprimir   Versión para imprimir
  Los protozoos en la depuración de aguas residuales

celular de los protozoos, lo cual equivale a un aumento de la biomasa poblacional más que en un aumento de la biomasa del propio individuo, principalmente mediante procesos de escisión binaria, donde cada individuo se divide en dos exactamente iguales.

La mayoría de los protozoos son de distribución cosmopolita, o sea, en colonias o comunidades poblaciones agrupadas dependientes siempre de las condiciones del medio. La presencia de un determinado tipo de protozoos, su concentración y proliferación dependen directamente de parámetros como la concentración de nutrientes, la cantidad y calidad de materia orgánica, temperatura, oxígeno, pH, poblaciones bacterianas, etc, por ello, se considera a los protozoos como elementos bioindicadores de las condiciones del medio donde habitan, o lo que es lo mismo, son una información directa sobre el estado real de los procesos de depuración de aguas residuales en una EDAR.

En función de esta característica se desarrolló el sistema de los saprobios, consistente en una serie de listas taxonómicas ordenadas en base a la

resistencia que presentan los organismos a la cantidad de materia orgánica presente. Es un método rápido, pero no preciso, de determinación de la calidad del agua residual. A medida que se va produciendo la degradación biológica de la materia orgánica y las condiciones del medio se modifican, los tipos y cantidades de protozoos varían, existiendo una relación entre la aparición de determinadas especies, su mayor o menor desarrollo poblacional y la cantidad de materia orgánica del medio.

Actualmente, la mayoría de depuradoras existentes y en construcción se basan en procesos de lodos activados, en los que es determinante la presencia de protozoos; ello mejora la calidad de los efluentes, reduce la DBO en plantas con una microfauna bien desarrollada, reduciendo la turbidez del medio al disminuir la cantidad de bacterias dispersas.

El correcto funcionamiento de uno de estos procesos puede determinarse a través del índice Biológico de Calidad del Fango, basado en la densidad, diversidad y composición de la microfauna. De este modo, una EDAR basada en un proceso

Planta depuradora de aguas residuales

de fangos activados presentará una gran cantidad de microorganismos; más de 106 células/l, alta concentración de protozoos del tipo ciliados fijos y reptantes, así como una gran diversidad de especies de protozoos, sin dominancia de ninguna sobre otra en un factor mayor de 10.

En conclusión, los protozoos pueden ser considerados como parámetros bioindicadores del estado de funcionamiento de las depuradoras, siendo una herramienta útil para el control de las mismas y para la detección y prevención de posibles problemas.

Redacción Ambientum

  Agua
  Páginas 1 y 2  
   Volver a portada