Revista Ambientum :: La primera revista de medio ambiente on line ::
Revista Ambientum
Contacte con nosotros
Enviar
e-mail
Portal ambientum
Buscar contenido
Buscar
  Edición febrero 2002 - Publicación mensual del portal ambientum.com Versión para imprimir   Versión para imprimir
  Depuración de aguas en biodiscos

Los tratamientos de aguas residuales se encuentran hoy en día en un alto grado de desarrollo. Para una población estándar, una depuración consistente en un tratamiento primario con operaciones de desbastes y desengrasantes, secundario con decantadores y terciario con tratamiento biológico, y una línea de fangos es suficiente para obtener unos resultados finales de alta calidad. Como en cualquier otro terreno, todas las técnicas conocidas sufren pequeñas innovaciones y mejoras que optimizan los procesos.

Uno de estos casos es el contactor biológico rotativo o, comúnmente conocido como biodisco. Este sistema tiene aplicación como tratamiento secundario de todo tipo de aguas con carga orgánica. Su principal ventaja es el bajo consumo de energía y fácil mantenimiento. Surgen a principios del siglo XX, desarrollándose definitivamente, tanto en las aguas residuales industriales como urbanas, en los años 50, en Alemania.

Su funcionamiento se basa en la rotación de un disco semisumergido en el agua a tratar. Este movimiento provoca la

transferencia de oxígeno entre la atmósfera y la flora microbiana aeróbica adherida a los rellenos contenidos en los discos. Esta, a través de procesos bioquímicos, degrada y elimina la materia orgánica, consiguiendo la depuración del agua.

Biodisco.

En la actualidad, para usos urbanos, se emplea como una solución adecuada para pequeños núcleos de población; entre 2.000 y 5.000 habitantes equivalentes, ya que los costes de construcción y de mantenimiento de depuradoras comunes pequeñas, referidos a número de habitantes, pueden ser superiores que los

de las instalaciones mayores. En aguas residuales industriales, son diversos los casos donde se emplean.

Además, se han realizado otras experiencias con los biodiscos en el tratamiento de aguas residuales; ubicación en decantadores, convirtiendo la parte superior en reactor biológico, y conservando la función de decantación en la zona inferior, así como su incorporación en reactores de plantas de fangos activados, con el objetivo de incrementar su capacidad.

Las principales ventajas que presenta este sistema, encuadrado en las denominadas tecnologías blandas, deriva de su simplicidad; ausencia de personal especializado para el mantenimiento y control del proceso, no es necesario controlar el oxígeno disuelto en el depósito de tratamiento, da un nivel mínimo de ruidos, espumas, aerosoles y olores, las dimensiones de los depósitos son menores que los utilizados por otros procesos, el consumo energético es muy reducido y permite acometer un proceso de nitrificación-desnitrificación con garantía de buen funcionamiento.

  Agua
  Páginas 1, 2 y 3  
   Volver a portada