Ambientum.com - Enciclopedia Medioambiental - Suelos y Residuos - Limpieza de residuos especiales

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Ambientum.com, portal profesional del medio ambiente

Suelos y residuos

TRATAMIENTO DE LIMPIEZA PARA RESIDUOS ESPECIALES

Existe una serie de residuos de carácter diverso que podrían clasificarse como especiales, dado que su limpieza requiere personal y medios muy concretos. Son las hojas de los árboles, los restos de la poda, los excrementos de animales, las áreas degradadas, los vehículos abandonados, etc.

La retirada de estos residuos de pueblos y ciudades requiere planificaciones especiales. Por tratarse de residuos muy variados y poco homogéneos, además de puntuales y estacionales, su solución depende de tres factores:

  • Colaboración ciudadana.
  • Medios técnicos específicos y sofisticados.
  • Especialización de los operarios.

Los servicios que se precisan alcanzan costes considerables, razón por la que deben planearse con mucho detalle y bajo un prisma de prestación complementaria.

  • Caída de hojas. Éstas son un tipo de residuo que, aunque ligero, es muy voluminoso y presenta una gran dificultad para ser recogido y recargado. La caída de las hojas constituye un problema sectorial y estacional que llega a desbordar a los equipos habituales de limpieza, especialmente durante el otoño y parte del invierno. Su mayor o menor presencia depende de las características climáticas de las zonas. Para controlarlo es necesario una medida preventiva, favorecer las plantaciones de especies arbóreas de hoja perenne sobre las de hoja caduca, y otra correctiva, acometer su retirada en las zonas arboladas. La recogida de hojas se puede realizar mediante dos procedimientos:
    • El tradicional, que consiste en aplicar los sistemas ordinarios de limpieza en las zonas afectadas.
    • La nueva tendencia, que tiende a estructurar y poner en servicio sistemas de refuerzo con medios técnicos y humanos específicos para dar una solución a este tipo de ensuciamiento.
  • Restos de poda de árboles alineados. La poda es una operación que se lleva a cabo en las ciudades de forma puntual, de acuerdo con el tipo de árbol y el clima, y que se realiza normalmente durante las estaciones de otoño e invierno.

Hasta ahora, estas labores se han venido haciendo de una forma un tanto rudimentaria y con pocos medios. Una vez efectuada la poda, los operarios la dejan bajo los árboles para su posterior recogida, que no suele ser el mismo día. Más tarde, un equipo con un camión de caja abierta de gran volumen carga los residuos, dejando el área sin ramas pero llena de pequeños restos y hojas. Debido a estos restos, el ensuciamiento de la zona suele ser importante. En grandes ciudades y en localidades con gran número de árboles, este proceso se realiza de una forma más técnica e industrializada.

  • Excrementos caninos. El cambio experimentado por el hombre desde el medio rural al urbano ha sido seguido también por el perro. Este animal se ha adaptado perfectamente a las condiciones de vida de las ciudades, pero parece que la actitud del hombre hacia él no ha evolucionado en la misma medida, pues no se hace responsable de los excrementos de perros en los núcleos urbanos.

    Entre el 10 y el 20% de la población española tiene perros en casa. La mayoría de excrementos caninos queda en los acerados de las ciudades y representa del 0,04% al 0,06% de los residuos de una ciudad. El problema de los excrementos caninos está muy mal visto por el resto de los ciudadanos, que no dejan de ser mayoría, pues además de su desagradable presencia, llega a implicar riesgos sanitarios. Ante este problema, más cualitativo que cuantitativo, los propietarios de los animales mantienen normalmente una actitud pasiva.

    El coste de la recogida de excrementos de los perros es muy elevado. Frente al coste de la recogida de 1 kg de residuos sólidos, valorada en 1996 entre 5 y 10 pesetas, o de residuos procedentes de la limpieza viaria, entre 100 y 200 pesetas, la recogida de 1 kg de excrementos cuesta entre 500 y 1.000 pesetas.

    Para minimizar el problema, los municipios han seguido dos vías: una normativa, que regula el comportamiento de los dueños de los perros mediante ordenanzas municipales; y otra de tipo técnico, que abarca medidas preventivas y correctivas.

    El municipio suele facilitar una serie de medios para que los propietarios de los perros colaboren con la recogida de los excrementos. Los principales sistemas son:

    • Expendedores gratuitos de bolsas vacías.
    • Pinza recogedora de excrementos.
    • Pipicanes (natural, de arena, duro y mecánico).
  • Excrementos de caballos. Su presencia implica riesgos sanitarios, olores e incomodidades. La solución de este problema necesita de la colaboración máxima del cochero, pues resulta demasiado costoso emplear equipos técnicos para su limpieza en relación a los pocos coches de caballos que hay en una ciudad. La clave para minimizar el problema es evitar en lo posible las deposiciones sólidas y líquidas de los caballos sobre la calzada. La mejor solución es colocar una bolsa sustentada en el propio carruaje que recoja la mayoría de los excrementos tanto en reposo como en marcha. Este recipiente tiene forma de cuenco y se sitúa desde cerca de las patas traseras del animal hasta la parte baja de la delantera del dosel del coche. El cochero se encarga de recoger los residuos y vaciarlos en los contenedores o receptáculos previstos para este fin en las paradas y a lo largo del recorrido. Los cocheros deben asumir la obligatoriedad de mantener limpias las paradas de los coches; para ello, deben ponerse a su disposición estaciones de limpieza, que estarán siempre bajo su responsabilidad. El banco de limpieza es una variante de las estaciones que posee capacidad para contener los instrumentos de limpieza. Es responsabilidad de los servicios públicos de limpieza un tratamiento a estas zonas, que suele ser el baldeo.
  • Excrementos de palomas y otras aves. Estos excrementos son de materia orgánica de poca consistencia y ligero olor, no usual en todas las ciudades ni en todas las zonas, que suele centrarse en grandes plazas y parques. El problema toma una cierta entidad cuando la colonia no está controlada y su número aumenta rápidamente. Los excrementos se localizan en dos lugares principalmente: debajo de los árboles donde pasan la noche, y en monumentos, fuentes y fachadas. En el primer caso, si los árboles están situados en zonas enlosadas o asfaltadas, la retirada de los excrementos precisa un sistema periódico de limpieza intensiva con tratamientos de baldeo, agua a alta presión, baldeo mecanizado de acerados o tratamientos energéticos similares. En el caso de monumentos, fuentes y fachadas, los excrementos producen manchas y decoloraciones que deben ser tratadas con agua a alta presión. Cuando los excrementos de aves se acumulan en fachadas y cornisas de edificios privados, la limpieza corre a cargo de sus propietarios.

Volver a sección Suelos y residuos

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies